Horacero Horacero

¿Qué estamos haciendo?

Parecería que una buena parte del ideal social está parado en alentar el autoritarismo como un horizonte a alcanzar. Es necesario que quienes creemos en otro imaginario social no perdamos fuerzas para construirlo colectivamente.

Opinión 30 de abril de 2018 Antonio Miguel Yapur*
solidaridad

Por Antonio Miguel Yapur*

Relato I

Un señor ingresa a una clínica privada para consultar a un médico cirujano, tenía una verruga en su pierna derecha que lo preocupaba.

Con anterioridad acudió a un médico clínico y éste le sugirió que hiciese una cita con un cirujano, eso lo llevó a pedir el turno, llamó por teléfono a la clínica privada, le solicitó a la secretaria un turno para un médico cirujano diciéndole el motivo de la consulta, la secretaria le indicó el médico, el día y el horario al que debía concurrir.

Luego de una semana llegó ese día y en el horario indicado, al ingresar a la clínica, lo atendió una señorita que muy amablemente le solicitó la orden de la obra social y le cobró el coseguro. Luego con una sonrisa generosa le señaló dónde debía esperar y le dijo que el médico lo llamaría por su apellido.

Tras esperar alrededor de una hora y media, desde adentro de un minúsculo consultorio que tenía la puerta apenas abierta, oye un grito que alude a su apellido.

El señor se levantó y emprendió rumbo al diminuto consultorio cuando volvió a escuchar otro grito que volvía a mencionar su apellido, abrió la puerta e ingresó incómodamente por un estrecho espacio entre la puerta y el escritorio donde se encontraba sentado el médico. Una vez dentro del mismo, quedó parado frente al escritorio y esperó a ser atendido.

El médico estaba mirando parsimoniosamente su aparato celular y luego de un breve rato, levantó su cabeza y le dijo:

-Buenas tardes, ¿Qué lo trae por aquí?

A todo esto el señor parado frente a su escritorio le respondió:

-Vengo a hacerle una consulta sobre esta verruga. Y le señaló con un dedo el lugar donde tenía la verruga.

-¡Ah!, pero yo soy cirujano gastroenterólogo -le respondió- no puedo atender su verruga, va a tener que ver a un cirujano general o a un dermatólogo.

-Pero... usted entonces no es cirujano -le dijo el paciente-

-¡Ah sí!, pero yo soy gastroenterólogo.

-Entonces no puede atenderme y tendré que consultar con otro médico -le replicó el señor-

-Y sí. -contestó el médico-

-Bueno, ¿me puede devolver la orden médica y el coseguro que le aboné?

-¡Ah no, yo a usted lo atendí! No le voy a devolver nada.

Relato II

En una escuela pública de nivel primario en un barrio de la ciudad, estaban reunidas una maestra, la vicedirectora y la mamá de un alumno de ocho años.

Ambas docentes le señalaban a la mamá sobre la dificultad de aprendizaje del niño y sobre su conducta que a juzgar por su maestra, era agresiva e “insoportable”.

La madre explicaba que ella trabajaba todo el día de empleada doméstica y que sólo veía a sus hijos a partir de la tardecita cuando llegaba a su casa, que durante el día su hija mayor de doce años era la que se encargaba de sus dos hermanitos.

La madre decía que su hijo, el niño alumno, a veces iba a la escuela sin almorzar y que por eso quería que lo aceptasen en el comedor de la escuela. Y agregó que estaba asombrada por la revelación que le hacían, pues su niño en su casa y en el barrio, se portaba muy bien y jugaba con sus amigos sin dificultad, “Nunca tuve una queja de él”.

Al terminar la reunión, la maestra y la vicedirectora despidieron a la madre acompañándola hasta la puerta, la saludaron y cuando la madre ya estaba cruzando el patio de la escuela, ambas volvieron a ingresar a la vicedirección, se sentaron y con gesto cansino y enojoso, la vicedirectora le dice a la maestra:

-¿Sabés lo que pasa?, es que estos negritos tienen demasiados derechos.

La maestra le respondió:

-Y sí..., eso es lo que pasa.

Relato III

En la reunión del equipo multidisciplinario de un centro de salud en un barrio de la ciudad, estaban haciendo un balance específico sobre la atención a la comunidad boliviana que pertenecía al área de atención de ese centro.

Luego del balance de los diferentes profesionales, enfermeros, administrativos, trabajadores sociales, psicólogos, intervino la médica generalista o de familia recibida en la Facultad de Medicina de la ciudad y en medio de su balance dijo:

-“Yo no puedo atender a estos bolivianos, a mi no me enseñaron como hacer eso en la Facultad...”

Esta secuencia de relatos tienen en común mostrar el ejercicio del poder ante el más débil.

El autoritarismo, la xenofobia, la intolerancia y demás actitudes violentas y discriminatorias ante otros seres humanos no son sólo privilegio de algunos gobiernos sino que conviven en el seno de las sociedad. Es más, algunos dirigentes y gobiernos autoritarios son emergentes de ese conjunto social y que en un momento determinado predominan y se visibilizan.

Es necesario saber que estas actitudes también tienen una base material que las alienta, es el sistema social, es la sociedad capitalista que es esencialmente individualista, promueve el éxito como valor y virtud unipersonal.

Los seres humanos que forma el capitalismo son objetos productores de riquezas, se los mide en función de competir, ganar o perder, necesitan descalificar al diferente para eliminarlo, pues esos humanos no creen en una sociedad erigida entre muchos diferentes que sea equitativa y democrática.

Los médicos de los relatos anteriores muestran su negación a darse cuenta que quienes los necesitan, es porque están enfermos y en inferioridad de condiciones, sus actitudes profesionales sólo protegen su comodidad individual. Transforman a un sujeto en un objeto de lucro. O bien lo desechan por pertenecer a una etnia o pueblo diferente hasta el límite de no considerarlos humanos.

En ambos casos ignoran que su misión profesional es sanar y curar, como también olvidan deliberadamente que se formaron en una Universidad Pública que es sostenida por el aporte económico de toda la sociedad, inclusive de las personas que no han podido acceder a una formación universitaria.

Las dos docentes del relato consideran que algunos de sus alumnos tienen muchos derechos y que no deberían tenerlos. No se perciben como trabajadoras, como constructoras de conocimiento, de valores o como formadoras de los futuros ciudadanos que hoy tienen a su cargo. No identifican a sus alumnos como sujetos libres y con derechos.

Está claro y no hace falta ser investigador o científico para saber que desde el mismo momento en que se logró en nuestro país la asignación universal por hijos, el sector mas pequeño y privilegiado de la sociedad argentina comenzó a estigmatizar esa conquista social.

Tal es así, que es muy conocido el dicho calificatorio y violento que ellos impusieron afirmando que “se embarazan para cobrar la asignación universal” y tuvieron como aliados a un sector de la burguesía media que lo repetía como un Credo Sacramental.

Parecería que una buena parte del ideal social está parado en alentar el autoritarismo como un horizonte a alcanzar.

Pero quizás no todo está perdido, sería bueno que los que creemos en otro imaginario social en aquel en que predomine la equidad, la solidaridad, la democracia y las decisiones colectivas sepamos caminar abrazados hacia esa otra utopía.

Quizás debamos aprender en cómo podemos fundar juntos y entre todos, una sociedad que no nos violente.

*Docente universitario y escritor

Te puede interesar

INVASIÓN ET - HoraCero

Prisiones domiciliarias, Mala leche, Fake News y Comunismo

Ricardo Luis Mascheroni*
Opinión 06 de mayo de 2020

El autor de esta columna de opinión, Docente en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional del Litoral, se pregunta cuál es el trasfondo de esta arremetida creciente a través de los medios y las redes sociales con fake news y nuevas grietas que quieren instalar en la sociedad argentina.

BIOTERRORISMO

Teorías conspirativas ¿Ciencia Ficción o Realidades?

Ricardo Luis Mascheroni*
Opinión 11 de abril de 2020

En estos tiempos de pandemia y cuarentena obligatoria, el autor de esta columna desempolvó algunos libros que según él "le enseñaron a pensar". En estos textos editados hace algunas décadas se mencionan los nuevos campos de batalla y también se explica que la guerra biológica no requiere biotecnologías sofisticadas. Algunos de estos párrafos son transcriptos para que podamos contestarnos la pregunta del título: ¿realidad o ficción?

DÍA DE LA TIERRA - HoraCero

22 de ABRIL: Día de la Tierra, nada para festejar

Ricardo Luis Mascheroni*
Opinión 22 de abril de 2020

Casi un tercio de la humanidad no tiene lo mínimo necesario para su subsistencia, el agua escasea o está contaminada, las catástrofes ambientales se han hecho más pronunciadas y recurrentes. Mientras tanto, un sector minoritario que tiene todos los botes salvavidas sigue bailando en la cubierta del Titanic.

TECHINT

Ganar menos...

Norberto Alayón*
Opinión 05 de abril de 2020

En algunos momentos de la historia, el Estado opera como el “socio oculto” de las empresas privadas y en otros como el “socio desfachatado” que ya no necesita disimular, momentos en los cuales los sectores del gran capital despliegan obscenamente sus enormes privilegios, con toda soberbia y hasta como si se tratara de un hecho “lógico y normal”. Muchos empresarios “nacionales” se enriquecieron de manera exponencial e inimaginable con los negocios que encararon con el Estado.

LA PESTE

Cuando el miedo nos abandone

Antonio Miguel Yapur*
Opinión 04 de abril de 2020

El autor de este artículo opina que los poderes neoliberales le quitan importancia a los peligros de existencia que enfrenta en la actualidad toda la humanidad. Esa mínima cantidad de empresarios cree que muchos humanos sobramos y hacemos “no sustentable” al planeta, por eso presionan para que las decisiones políticas ante esta pandemia estén puestas en no ralentizar la economía global. La vida humana y del planeta serán para ellos, solo “daños colaterales”.

MEMPO GIARDINELLI

Mempo Giardinelli: Carta pública al Señor Presidente

Mempo Giardinelli*
Opinión 13 de abril de 2020

El escritor Mempo Giardinelli, fundador del movimiento de opinión "Manifiesto Argentino", hizo pública una carta dirigida al presidente de la Nación Alberto Fernández. En esta misiva menciona que el grado de concentración de la riqueza es, además de obsceno, agobiante. Afirma, es el momento político para que se termine "de una vez, con o sin pandemia".

MANOS ESCLAVAS - HoraCero

La esclavitud es cosa de bandidos en el poder

Antonio Miguel Yapur*
Opinión 04 de mayo de 2020

Las películas de Hollywood suelen revelar que el desarrollo norteamericano estuvo basado en la esclavitud, motor de un capitalismo naciente que se imponía a través de la "Ley del Orden". El autor de esta columna de opinión descorre el velo de algo que hoy en día prosigue de otras formas, pero con la misma matriz.

ROEMMERS

Alejandro Roemmers, el empresario poeta

Norberto Alayón*
Opinión 10 de mayo de 2020

El autor de esta nota traza una semblanza del magnate argentino Alejandro Roemmers, dueño del laboratorio que lleva su nombre, reconocido “Personalidad Destacada de la Cultura” de la ciudad de Buenos Aires por Macri. Fue uno de los firmantes del reaccionario manifiesto de Mario Vargas Llosa y José María Aznar.

Lo más visto

PAR0 DE COLECTIVOS - HORACERO

Continúa el paro de colectivos este viernes

Redacción Santa Fe
Santa Fe Hace 5 horas

Sigue el paro del transporte urbano e interurbano de pasajeros en Santa Fe La medida de fuerza empezó sorpresivamente el miércoles por la tarde y amenaza con extenderse por más días si no hay acuerdo esta tarde en el Ministerio de Trabajo. El conflicto afecta a 1500 trabajadores del sector urbano e interurbano.

Día-del-locutor

¿Por qué cada 3 de julio se celebra el 'Día del Locutor'?

Redacción HoraCero
Medios Hace 3 horas

Los profesionales y las profesionales de la locución y de la radiodifusión tienen su fecha de homenaje. Esta fecha conserva todavía el nombre con género masculino, a pesar de las muchas locutoras que también se desempeñan en los medios de comunicación, ya no como una "voz bonita", también con protagonismo y opinión.

Boletín de noticias