Yo también fui un Gorila

A confesión de parte relevo de pruebas mencionaría un juez. Es lo que se podría decir de esta nota de opinión, donde su autor narra un testimonio personal que también es político.

Opinión 12 de diciembre de 2023 Por Gustavo Courault*
gorila-773x458
"Yo también fui un Gorila"

COURAULT

Por Gustavo Couraul*

Como todos saben, fui un gorila. Así, con todas las letras.

Pensaba que el peronismo había “achanchado” a la sociedad, dándole gratis a los pobres aquello que debían haberse procurado por su propio esfuerzo.

Ya con mejores armas políticas para pensar, me volví de la izquierda más formada e intelectual y vi al peronismo como un obstáculo para que no se haya producido la revolución socialista en la Argentina.

Como muchos, desperté al hermoso movimiento que es el peronismo con Cristina Fernández de Kirchner.

Siempre recuerdo el momento donde se me produjo el quiebre. Un amigo me había invitado a cenar. Cuando llegué a su casa, estaba mirando el famoso programa militante “678” por la TV Pública.

Me sorprendí, lo increpé, le pregunté qué estaba haciendo mirando ese programa que sólo difundía mentiras.

Me explicó lo que estaban haciendo en ese momento en el programa: deconstruyendo una serie de noticias publicadas por Clarín, una por una. Mostrando la arquitectura de las falacias que habían publicado.

—Fijate todas las cosas que hizo este gobierno—, siguió diciéndome ante mi gesto azorado.

—Me pude comprar la casa y el auto, vivimos muy bien.

Luego comenzó a enumerar todas las cosas que había hecho el gobierno K.

—¿Acaso no es lo que queríamos hacer? —me preguntó.

Me quedé mudo. No supe responderle.

Esa charla comenzó a resquebrajar mi aversión al peronismo, cambió mi percepción del mismo, me di cuenta que estaba ante un animal hermoso y desconocido.

Empecé a escuchar a Cristina, comencé a estudiar los textos del peronismo, comencé a leer sobre la resistencia y las idas y venidas.

En una charla alguien me dijo que el peronismo tenía dos ejes fundamentales que lo diferenciaban de toda otra ideología.

El primer aspecto es el amor. El peronismo había introducido el amor en la política gracias a Eva Duarte de Perón. Ella había hecho de la acción con sus descamisados un acto de amor. Por ejemplo las casas de los obreros no tenían que ser humildes y mínimas, tenían que ser dignas, porque los obreros eran dignos y ellos se merecían lo mejor.

Los torneos Evita incluían a todos. Los niños y jóvenes en los torneos eran inspeccionados por los médicos, vacunados y a veces escolarizados. Las escuelas también servían de centros comunitarios donde los niños y los jóvenes podían socializar.

El segundo aspecto es la inmediatez. No hay que esperar para ser feliz.

El socialismo haría la revolución y luego a futuro todos seríamos felices, la derecha siempre promete un duro invierno y luego todos seremos ricos y adinerados. En el peronismo el goce es ahora, no mañana. No hay nada que esperar porque la vida pasa.

Los cambios deben ser inmediatos para la felicidad del pueblo.

Javier Milei es el verdadero antiperonismo.

Javier Milei postula el egoísmo y el lucro como motores de la sociedad que intenta imponer, no ya la solidaridad, la justicia social, sino la competencia y el solo me importa yo mismo.

Javier Milei nos dice que dentro de 30 años seremos como Alemania, como si yo, mis hijos y aún mis nietos podrían esperar para que seamos ricos y ganemos mucho dinero.

Es el verdadero antiperonismo. Esa visión tan ingenua y tan norteamericana de que el egoísmo por arte de magia y porque la vida es así nos va a hacer a todos más felices.

Los libertarios (palabra horrenda), creen que siendo egoístas y avaros van a vivir mejor.

Yo quiero la sociedad postulada por el peronismo, una sociedad basada en el la solidaridad, el amor fraternal, el cuidar al otro.

Aunque no lo sea explícitamente, los libertarios son el verdadero antiperonismo.

*Gustavo Courault, ingeniero e integrante de Contrapunto

HORACERO

Lo más visto
659165e9805aa_1200

El transporte público de pasajeros y el amén de su Karma

Por Antonio Miguel Yapur*
Opinión 25 de febrero de 2024

Para que el transporte sea público, necesariamente debe estar en manos del Estado en sus diferentes instancias. El Estado es un excelente administrador y un eficiente proveedor de servicios, en nuestra provincia de Santa Fe tenemos ejemplos claros.

imagen_61287

Acindar paralizará sus plantas durante un mes por la caída de ventas

Redacción HC
Noticias 28 de febrero de 2024

"La caída es muy superior a la que proyectamos”, admitió uno de sus ejecutivos. "En los 20 años que tengo en la empresa nunca se registró un derrumbe semejante”. El grupo siderúrgico Acindar que paralizará sus plantas fabriles en todo el país en las próximas semanas.