HoraCero Horacero

Disculpen las molestias, pero nos están matando

En las plazas centrales de Esperanza, Santa Fe, Rosario y otras localidades de la provincia se concentró una multitud para repudiar el asesianto de la joven de 17 años, Agustina Imvinkelried. Pocas horas después, se conoció otro grave femicidio en la ciudad de Gálvez.

Santa Fe 15 de enero de 2019 Redacción
49864509_1274765696021643_915048576323682304_n
La marcha en Santa Fe por el femicidio de Agustina Fotografía: gentileza de Mercedes Pardo

La primera convocatoria que se conoció fue la que organizó el colectivo de mujeres "Se dice de mi" en la plaza central de Esperanza, luego el movimiento "Ni una menos" de Santa Fe también decidió hacer lo mismo, algo similar ocurría en Rosario y otras localidades, como Reconquista.

Fue a la noche, y con las mismas consignas que hablan de un reclamo cada vez más fuerte contra los femicidios. Las convocatorias también sumaron el espontaneísmo de las redes sociales que con mensajes de tristeza y bronca proliferaron en facebook, twitter y whatsapp cuando se conoció el hallazgo del cuerpo sin vida de Agustina Imvinkelried.

En Esperanza cerca de 10 mil personas caminaron alrededor de la plaza y se dirigieron a la Fiscalia (MPA), que se encuentra a 100 metros, luego regresaron al lugar desde donde partieron.

En el mismo horario se realizó una misa en la Basilica de la ciudad en honor a Agustina, algo que le dio la oportunidad al párroco para hacer declaraciones a la prensa. Cuando integrantes del colectivo feminista reclamaron desde el micrófono la implementación de políticas públicas y la inclusión de la Educación Sexual Integral (ESI), una mujer que no entendió el mensaje se acercó a la oradora con violencia para retirarle el micrófono. Hubo sectores que se identificaron con esa agresión que luego prosiguió en las redes, pero esto no empañó la movilización que fue importante por una consigna que ya está inserta en nuestra sociedad "ni una menos".

La sociedad esperancina "es muy conservadora, donde cuesta hacer crecer el movimiento feminista", dijo Rosana Oitana, integrante del colectivo de mujeres "Se dice de mi". Lo cierto es que quienes no entienden el contexto patriarcal en el que suceden estos femicidios y argumentan que no hay que "meter la política" en esto, ven natural, por ejemplo, que la religión sí se meta. 

La estadística demuestra la gravedad de estos femicidios. En los primeros 15 días  de 2019 fueron asesinadas Celeste Castillo, de 27 años, en Santiago del Estero; Joselin Nayla Mamani, de 10 años,  Aires; Gisel Romina Varela, de 33 años, en Mar del Plata; Daiana Moyano, de 24 años, en Córdoba; Liliana Loyola, de 64 años, en San Juan; Valeria Juárez, de 32 años, en Chaco; Susana Yas, de 77 años, en Mar del Plata y ahora Agustina Imvinkelried, de 17 años, en Esperanza.

Pero, la lista no terminó allí, este martes por la tarde, en la ciudad de Gálvez, otra localidad de la provincia de Santa Fe, minutos antes de las 17, la central del Comando Radioeléctrico de la policía recibió un llamado telefónico en el que un hombre manifestaba haber matado a su pareja. El femicida confeso, Jorge Trossero, se encontraba sentado junto a la mesa del comedor, al lado de la víctima a quien había golpeado con una maza en la cabeza. La mujer, Danisa María del Luján Canale, de 39 años falleció en el hospital Cullen.

Ante este nuevo hecho, se refuerza el pedido que el colectivo de mujeres hizo en la plaza de Esperanza reclamando políticas públicas para evitar más femicidios, frente a quienes quisieron ejercer la censura.

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias semanal

Recibilo gratis en tu correo