Golpe en Bolivia: "La lucha sigue. Somos pueblo", dijo Evo al dimitir

Internacionales 10 de noviembre de 2019 Por
A diferencia de lo que ocurre en Chile donde el pueblo en la calle salió a protestar por las políticas neoliberales que generan desigualdad, en Bolivia los sectores de la ultraderecha junto a la policía y las Fuerzas Armadas han consumado un golpe de Estado contra el gobierno constitucional.
EVO MORALES - HoraCero
Evo Morales obligado a renunciar por un golpe de Estado

El presidente constitucional de Bolivia habló desde Cochabamba junto a su vicepresidente Álvaro García Linera. Coincidieron en que no quieren un baño de sangre para Bolivia y pidieron parar con la violencia a Carlos Mesa, segundo en la elección del 20 de octubre, y Luis Camacho, el ultraderechista del oriente boliviano que lidera los grupos más radicalizados contra el Movimiento Al Socialismo (MAS). 

"Aquí no termina la vida. La lucha continúa”. Con esta frase el presidente constitucional Evo Morales cerró el comunicado de su renuncia, que emitió el canal Telesur. Morales estaba en Chimoré, Cochabamba, junto al que fuera su vicepresidente desde que en enero de 2006 asumieron por primera vez los más altos cargos de Bolivia, batiendo todos los records de estabilidad en un país atravesado por golpes y contragolpes de Estado desde casi su fundación, en 1825.

“Como dijo Tupac Katari (el líder aymara que encabezó una rebelión contra el colonialismo español en 1781) volveremos y seremos millones”, sentenció Álvaro García Linera en esta última intervención que ambos tuvieron como jefes de gobierno.  

“Renuncio a mi cargo de presidente para que (el candidato opositor Carlos) Mesa y (el líder ultraderechista cruceño Luis Fernando) Camacho no sigan persiguiendo a dirigentes sociales”, explicó Morales.

"El golpe de Estado se ha consumado", avanzó García Linera a su turno. El ahora ex vicepresidente recalcó en todo su mensaje su fidelidad a un mandatario indígena al que siempre afirma haber respaldado y respaldado en estos 13 años y 10 meses.

"Mi lucha continúa, pero tengo la obligación de buscar la paz. Duele mucho que entre bolivianos estemos enfrentados, duele mucho que señores y comités cívicos que han perdido lleven a la violencia y enfrentamiento entre bolivianos. Por eso y muchas razones estoy renunciando y enviando mi carta de renuncia a la Asamblea Legislativa Plurinacional", volvió Morales a tomar la palabra.

La escalada se completó con renuncias en los estamentos nacionales y departamentales y un comunicado de la Fiscalía General de Bolivia, que abrió este domingo una causa contra los siete miembros del TSE por su presunta responsabilidad en las irregularidades cuestionadas por la OEA.

DECLARACIONES DE CRISTINA Y ALBERTO SOBRE BOLIVIA

La ex presidenta y vicepresidenta electa Cristina Fernández de Kirchner rechazó el golpe de Estado en Bolivia contra Evo Morales y reclamó “pronunciamientos y, sobre todo, acciones claras en defensa de la democracia”.

“En Bolivia, manifestaciones violentas sin ningún tipo de limitación por parte de las fuerzas policiales, incendian viviendas y secuestran personas mientras las Fuerzas Armadas le ‘sugieren’ al presidente indígena y popular Evo Morales que renuncie, escribió CFK en su cuenta de Twitter.

“En Chile, masivas movilizaciones durante semanas piden la renuncia del presidente neoliberal Sebastián Piñeira y las Fuerzas Armadas y policiales reprimen brutalmente. Lo de Bolivia se llama golpe de Estado”, completó.

Por último, pidió que los gobiernos rechacen el golpe. “Si queremos vivir en paz, es hora de que haya pronunciamientos y, sobre todo, acciones claras en defensa de la democracia, independientemente de cuál sea la orientación política de los gobiernos que surgen de la voluntad popular”, sostuvo Cristina.

El presidente electo argentino Alberto Fernández condenó el golpe de Estado contra Evo Morales en Bolivia y aseguró que “el pueblo boliviano debe escoger cuanto antes, en elecciones libres e informadas, a su próximo gobierno”.

“En Bolivia se ha consumado un golpe de Estado producto del accionar conjunto de civiles violentos , el personal policial autoacuartelado y la pasividad del ejército. Es un golpe perpetrado contra el presidente Evo Morales, que había convocado a un nuevo proceso electoral”, escribió Fernández en su cuenta de Twitter.

Agregó que repudia “la violencia desatada que impidió a Evo Morales concluir su mandato presidencial y alteró el curso del proceso electoral”.

“El quiebre institucional en Bolivia es inaceptable. El pueblo boliviano debe escoger cuanto antes, en elecciones libres e informadas, a su próximo gobierno”, expresó Fernández.

Aseguró que desde el Frente de Todxs defenderán “firmemente la democracia en toda América Latina". "Después de este quiebre institucional Bolivia debe volver cuanto antes al sendero de la democracia a través del voto popular y sin proscripciones”, insistió.

“El compromiso de la Argentina con la institucionalidad y contra cualquier forma de golpe de Estado en el continente debe ser total. Espero que las actuales autoridades actúen bajo ese mismo principio preservando la integridad física de quienes puedan resultar perseguidos por el golpismo y colaboren hasta el 10 de diciembre con la recuperación de la democracia en Bolivia”, planteó en un reclamo al gobierno de Mauricio Macri, que se mostró reacio a condenar como un golpe la salida de Morales del poder.

Te puede interesar