Horacero Horacero

Crónica de una invasión a la Tierra

No es un relato de ciencia ficción, quienes invaden nuestra Tierra -o mejor dicho nuestras tierras- no vienen del espacio exterior. Primero se las quitaron a los dueños originales para dárselas a un puñado de familias patricias, para comenzar ahora con un proceso de extranjerización.

Opinión 24 de diciembre de 2019 Antonio Miguel Yapur*
INTERNET EN EL AGRO
En el campo, la imagen de los labriegos ha sido reemplazada

turcoPor Antonio Miguel Yapur*

Cuando era niño solía soñar que estaba sentado en una silla apoyada en un piso que continuamente se movía, a veces suavemente y otras como un tembladeral. 

Por un tiempo el movimiento era suave, de un lado hacia el otro, placentero, cómodo, sentía que me mecía relajadamente y me dejaba llevar por esa caricia deliciosa. 

Ya siendo alumno de la primaria, la escuela era para mi como concurrir a un templo, el aprender era una deidad suprema que penetraba en mi ser, algunas veces cariñosamente y otras, a fuerza del puntero que hábilmente surcaba por los aires del aula tal como si fuera manejado por una hábil espadachina en épocas coloniales. 

Mientras esos años transcurrían, me enseñaron a evocar que Sarmiento era el gran maestro, Mitre el civilizador de la Argentina, Roca el gran general del desierto inexistente y Rosas el gran dictador. 

Eso aprendí en las escuelas, esos himnos canté y creía profundamente en el honor ilustre de esos tres personajes, como también en la historia del sillón de Rivadavia como la poltrona de los probos, de los salvados, de los únicos.

La historia es sabia por que viene con la edad, cuando uno empieza a dudar de esos valores de verdad y va construyendo otros, siente que esa silla que se mecía plácidamente, relajadamente como una caricia que te invitaba a dormir en un limbo sin cuestión, se transforma en un tembladeral agitado que te expulsa por poner en duda esa verdad introducida cotidianamente como un evangelio de piedra.

Así también me pasó con otros mitos, como el del campo, uno creía en la virtuosidad del labrador de la tierra, del colono inmigrante de lejanas tierras europeas que no tenía ni siquiera sábados y domingos, que a las cuatro de la mañana se levantaba para ordeñar y luego su tarea continuaba arando la tierra, hiriéndola de surcos de donde luego nacían el trigal, el maizal, la alfalfa. 

El señor labrador era un colono descendiente de inmigrantes que trabajaba de sol a sol, era loable su tarea en esa tierra que le fue concedida a posteriori del exterminio de “los indios”. Y así fue entonces como luego los exterminados y robados se transformaron en “delincuentes, vagos y mal entretenidos”

El honesto, el sacrificado, el labrador de la tierra fue usado como el Santo Inquisidor del vago infiel que compró su tierra con silencio y abnegación.

Esto es solamente una injusta síntesis de como luego ellos sacramentalmente se hicieron llamar el campo. Antes vinieron los extranjeros y se apropiaron de la tierra de los pueblos originarios, hoy siguen viniendo los extranjeros para continuar esa expropiación.

Según el Registro de Tierras Rurales, creado por la Ley Nacional 26.737, aproximadamente 62 millones de hectáreas de nuestro país, el 35% de nuestro territorio Nacional, figuran como propietarios sólo 1.250 terratenientes el 0,1% de todos los propietarios privados.

Una lista ayuda a entender:

Grupo Benetton (Italia) 900.000 hectáreas,  Grupo Walbrook (Gran Bretaña) 600.000 hectáreas, Lázaro Báez (Argentina) 470.000 hectáreas, Familia Sapag (Argentina) 420.000 hectáreas, Familia Menéndez (Argentina) 400.000 hectáreas,  Grupo Heilongjiang Beidahuang (China) 330.000 hectáreas, Familia Zingoni-Arze (Argentina) 250.000 hectáreas, Familia Ochoa-Paz (Argentina) 180.000 hectáreas. 

Y por supuesto que la lista sigue, sólo es para mostrar la veracidad de la apropiación de la tierra.

En nuestra Provincia, Santa Fe, en los registros de 2016 de los 12.832.375 hectáreas, 536.000 están en manos de propietarios no nacidos en el país, de ese total, 141 mil hectáreas pertenecen a personas jurídicas y 395 mil a sociedades empresariales, según un relevamiento realizado por el Servicio de Catastro e Información Territorial (SCIT) de Santa Fe.

Del resto de la tierra podemos decir que también casi toda está extranjerizada por el solo hecho que los ex productores agropecuarios rentan sus tierras a consorcios (pool en inglés) de siembra y ellos usufructúan de esa renta; por lo que su auto proclamación de “campo”, es simplemente una mentira simbólica que utilizan corporativamente en defensa de la utilidad que embolsan. No trabajan la tierra, la usufructúan.

El llamado campo no está habitado, periódicamente sólo tiene maquinarias agrícolas cuyos propietarios pertenecen a empresas nacionales y multinacionales de siembra.

Pero aún así debemos reivindicar a una cantidad de pequeños productores, chacareros, trabajadores de la tierra que cultivan y explotan sus parcelas de pocas hectáreas y a otros que alquilan tierra para poder  producirlas. 

Ellos son los únicos verdaderos campesinos. El resto son los rentistas de la tierra.

Al decir de Mempo Giardinelli

“...El pueblo argentino lleva muchas décadas engañado, y el engaño consiste en que se le hizo creer que el “campo somos todos”, que esa riqueza es de todos y todos tenemos que defenderla, y hasta con orgullo. Y la verdad es que el campo es de sus dueños, que son poquísimos y por generaciones han sido prebendarios. Casi la mitad del territorio argentino es propiedad de menos de seis mil propietarios, y estamos hablando de casi tres veces el tamaño de toda España... “.

Los terratenientes y rentistas utilizan para su propia conveniencia la mentira como eslogan diciendo que el “campo somos todos”

No somos todos, es un embuste alimentado desde varios vértices, uno de ellos es el de los medios de comunicación, los dos desmesurados emporios, Clarín y La Nación, son dueños de grandes extensiones de tierra, organizan ferias agropecuarias en varias regiones del país, tienen intereses asociados con empresas nacionales y multinacionales agro-exportadoras, con corporaciones de siembra y con el sistema financiero.

Y en en ese fardo corporativo financiero agroexportador, aún nuestros gobiernos toleran la acción de las empresas exportadoras de granos y de sus puertos privados. El río Paraná está privatizado, tiene 52 puertos y la gran mayoría son privados. 

En la provincia de Santa Fe existen grandes terminales portuarias por donde sale la producción de grano y de minería. La mayoría son de empresas privadas, no pagan en la provincia ningún tipo de impuesto. En tanto, el kiosquito de la esquina paga como mínimo, el impuesto a los Ingresos Brutos

Ningún gobierno provincial ha intentado ponerle el cascabel al gato, los que no han estimulado este esquema de saqueo, prefieren hacer la vista gorda, es mas fácil gravar el bienestar del pueblo que intentar mirar hacia los dólares de las corporaciones de siembra.

Al decir de Pedro Peretti:

El Estado, debe poner balanzas (oficiales) y operarla con todas las garantías de seguridad; “50 metros” antes, del ingreso de cada uno de los 52 puertos privados, que hay a la vera del Paraná, que bordea la ciudad de Rosario. Hay que “pesar bien” las exportaciones; ¿ se entiende?. Nadie pude enojarse, ni hacer piquete, por esto; Y… “Cosas veredes Sancho”. 

Es necesario empezar a debatir esto. Está suficientemente claro que la renta agraria pertenece a todos los habitantes del país y que a esa renta se la apropian un pequeño grupo de terratenientes en complicidad y en sociedad con las corporaciones de siembra, con las agroexportadoras y con el sistema financiero. Y el derrame de ese robo, es para el grupo de usufructuadores del campo, son propietarios que le arriendan a estas corporaciones para vivir de la renta de la tierra sin trabajarla.

En tanto los pequeños y medianos productores, chacareros, trabajadores de la tierra quedan prácticamente fuera de la distribución de esa renta, casi igual que la mayoría de los habitantes de nuestro país.

Entonces, el “campo” no es una entidad homogénea, no somos todos el campo, y sí es necesario aclarar que los que agitan esa consigna, son los violentos e históricos  apropiadores de la tierra, son los invasores, son los descendientes y albaceas de Rivadavia, Mitre, Roca y Sarmiento

Son los mismos que también alentaron la colonización y usaron a los inmigrantes colonos como cabeza de turco, como avanzada en la frontera para combatir el federalismo e imponer el unitarismo porteño.

Los mismos asesinos que liquidaron al “indio”, al gaucho, son los que provocaron las muertes en el Grito de Alcorta, en la Patagonia Rebelde y en los sucesivos golpes de Estado

Los mismos que mataron y ejecutaron las desapariciones en 1976, los mismos que mataron a Maldonado, son los que encarcelaron a Milagro Sala y a los otros presos políticos. Esos son los irredentos asesinos, violentos que provocan actualmente la desestabilización del actual gobierno democrático.

Las retenciones son un acto de justicia y deben ser aún mayores, así también la  liquidación de esas retenciones debe ser automática al momento de concretar la venta de los granos y además, los puertos por donde salen nuestras riquezas deben estar bajo el control eficiente e incorruptible del Estado.

Los violentos terratenientes y sus albaceas no son los dueños de la tierra, son los que invadieron y robaron nuestra tierra matando históricamente al pueblo argentino. 

*Ingeniero - Ex Docente Universitario - Columnista de HoraCero

Te puede interesar

FEINMANN

José Pablo Feinmann: "El odio es más fuerte que el miedo a morir"

Por Nahuel March Ríos
Opinión 07 de septiembre de 2020

El destacado periodista, docente y escritor José Pablo Feinmann analiza las manifestaciones de la oposición, el contexto de pandemia y las singularidades de una tensión que siempre latió en nuestra historia. Los enfrentamientos políticos y su potenciación a través de los medios, son parte sus observaciones.

MARCHA - 9 DE JULIO

Un 9 de Julio con pandemia, manifestaciones y agresión

Ricardo Rouvier*
Opinión 11 de julio de 2020

Este 9 de julio fue diferente de los anteriores que uno recuerda. El trazo de la jornada tuvo la marca de la pandemia y la cuarentena. Cada vez más cuarentena que pandemia para el humor colectivo, cada vez más presente las consecuencias que la causa. Hubo movilizaciones incluso contrapuestas respecto a Vicentin.

fa38128eb900c5f3aa3f75012c812201267fb444_hq

Periodismo de Guerra

Ricardo Luis Mascheroni*
Opinión 23 de julio de 2020

Fue una expresión que utilizó el ex editor y analista político de Clarín, Julio Blanck, para referirse al modo de ejercer el periodismo que realizaron para atacar el gobierno de Cristina Fernández. Sin embargo, este proceder de los medios también puede rastrearse en otros momentos de nuestra historia política. Es lo que hace el autor de la siguiente nota.

image8

Por la paz, que es consigna nuestra

Mempo Giardinelli*
Opinión 17 de agosto de 2020

En la columna semanal que publica Página 12, el escritor Mempo Giardinelli opina que es necesario detener la máquina del mal. Ésa que pugna por apoderarse del alma de mucha gente que está siendo abusada en su pobre inocencia, y conducida en desplazamiento ignorante y necio hacia un desfiladero peligrosísimo.

La mafia siciliana

John Gotti, pandillero y La Pandilla de los Vicentín

Ricardo Luis Mascheroni*
Opinión 30 de julio de 2020

Muchos lo llamaban El "Don Elegante", acorde a su vestimenta, pero también el "Don Teflón" por la facilidad de eludir compromisos con la Justicia. Era un “verdadero empresario y hombre de negocios” que se sirvió de complicidades políticas y judiciales... Cualquier parecido con la actualidad argentina ¿es pura coincidencia?

ISRAEL PALESTINA - HORACERO

Cuando Palestina significa dignidad y paz en el mundo

Antonio Miguel Yapur*
Opinión 13 de julio de 2020

La opinión del autor se planta ante la agresión expansionista del gobierno de Israel donde ya se han expresado instituciones árabes y judías de nuestro país. No obstante la violencia viene acumulando historia, y deberíamos saber que las guerras son siempre producto de intereses económicos y políticos que se motivan para la acumulación de riquezas y poder.

Lo más visto

terraplen

Cuando las defensas costeras tienen voz

Antonio Miguel Yapur
Santa Fe 15 de septiembre de 2020

Vecinos de Colastiné Norte, Villa California, San José del Rincón, Colastiné Sur y La Guardia reclaman por la reparación y el mantenimiento del anillo costero de terraplenes. Como acción para hacer visible el reclamo realizado a las autoridades instalaron pancartas sobre la ruta para señalizar y advertir del peligro.

ESTUDIANTES ANIVERSARIO HOMENAJE

A 44 años de La Noche de los Lápices

Redacción HC
Efemérides 16 de septiembre de 2020

A 44 años de La Noche de los Lápices, episodio que recuerda el secuestro y desaparición de estudiantes secundarios de La Plata, en Santa Fe ex militantxs de la UES del '73 realizaron colectivamente un video donde evocaron hechos similares ocurridos durante la última dictadura cívico militar en nuestra ciudad.

image4376

Comienza un Nuevo Año (Judío)

Daniel Silver*
Historia 17 de septiembre de 2020

Rosh Hashaná da inicio a los Altos Días Santos que terminan con Iom Kipur y es el comienzo de un momento que se considera virtuoso en el judaísmo: es el ciclo anual de la celebración. Desde el punto de vista religioso en Rosheshone comienza el año, ya que se lo considera a partir de una visión creacionista.

Boletín de noticias