La CIA consideraba al espía Stiuso como "un Rasputin" del poder

Nacionales 02 de enero de 2020 Por
Un ex delegado de la agencia de inteligencia estadounidense en el país contó cómo trabajaban junto a los servicios argentinos. Contó que el ex espía era "temido" porque tenía "toda clase de información" sobre todos, por lo que siempre había una amenaza implícita por parte de él.
STIUSSO - HoraCero
Las declaraciones de Stiuso en el documental de Netflix

La serie de Netflix "Nisman. El fiscal, la presidenta y el espía", estrenada este miércoles, ya dejó mucha tela para cortar. Y una de las revelaciones que más acapararon la atención fue la de Ross Newland, quien fuera delegado de la estadounidense Agencia Central de Inteligencia (CIA) en Buenos Aires, quien reveló datos inéditos sobre la enigmática figura de Antonio "Jaime" Stiuso, ex jefe segundo de Contrainteligencia y uno de los hombres más poderosos de la entonces Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE). 

Newland reveló que la CIA trabajaba junto a Stiuso. "Financiamos distintos esfuerzos para encontrar blancos. Queríamos que hicieran hincapíe en ciertos blancos. A veces era de interés internacional y a veces no, pero lo hicieron y nosotros avanzamos en nuestros intereses. Así que ganaron ambos bandos. Tienes lo que se llama 'blancos compatibles'. Y el contraterrorismo era, por lejos, el blanco más compatible", contó sobre la dinámica de trabajo.

El funcionario estadounidense definió a Stiuso como "un Rasputín", en referencia al controvertido personaje ruso. "Trabaja tan duro o más duro que cualquiera que haya conocido. Era infame por sus acciones en los años 90 y a principios de los años 2000. Solía recolectar toda clase de información sobre todo el mundo, así que siempre había una amenaza implícita de que si no hacías las cosas de cierta manera, tenía información en tu contra", explicó, en alusión a los famosos "carpetazos" armados por el espía. 

"Te hacía saber que tenía esa información. Por lo tanto, era temido. Y se volvió una figura como la de Rasputín en la política argentina. Y no sé qué tanto había de cierto en eso. Había mucha fanfarronada, mucha leyenda urbana, porque yo lo conocía como persona. Y él hablaba tranquilamente, era amable, era un hombre tranquilo y de familia. Pero creo que le encanta la imagen de Rasputín y le gusta 'figurar', como dicen en Argentina. Le gusta ser importante, y sin dudas es importante", añadió sobre la figura de exagente de la SIDE.

LA PALABRA DE STIUSO

Stiuso es uno de los personajes principales en el documental dirigido por el periodista británico Justin Webster, donde se repasa su relación con Alberto Nisman, su participación en el primer juicio por el atentado de la AMIA y hasta él mismo brinda su testimonio sobre la denuncia del fallecido fiscal y su relación con el gobierno de Cristina Kirchner.

El ex agente relató que para el momento de la presentación de Nisman contra la entonces presidenta por supuesto encubrimiento de los iraníes apuntados como autores intelectuales del atentado ya había organizado la salida de su familia del país.

"Era una campaña total en contra mía, acuérdese que según la señora Presidenta (Cristina Kirchner) la denuncia la había escrito yo", dijo en la entrevista, grabada en 2017 para el documental.

También aseguró que el mail que Nisman recibió en 2012, en el que lo amenazaban al fiscal y a él de muerte, "fue de parte del Gobierno". Cuando le preguntaron si creía que Cristina quería matarlo, respondió: "Sí".

Sobre su relación con Nisman, reveló: "Con la creación de la UFI-AMIA empezamos a trabajar juntos (con Nisman). Juntos en la investigación y yo le explicaba cómo era el mecanismo de la matriz y él le daba el formato jurídico, porque él después lo tenía que transformar en prueba". 

Además, planteó los supuestos inconvenientes que tenían en su trabajo: "Al margen del problema de investigar, estaba el problema de la guerra interna que teníamos para seguir investigándolos y no ceder a las presiones para que fabriquemos una solución (sobre el caso AMIA)".

"Siempre nuestra vida juntos no fue una vida normal, siempre trabajábamos juntos, la pasábamos bien, pero siempre estábamos en la mira de alguien que tenía interés en jorobarnos", agregó en ese sentido.

Otra de las cuestiones que respondió, claves en la causa por la muerte del fiscal, fue por qué no atendió a Nisman el día previo a su muerte. "No le contesté porque estaba en vibrador (el teléfono). Aparte de eso, si hubiera escuchado, no iba a hablar con él. Porque usted prendía el televisor y no era Nisman, era Stiuso y su títere Nisman. Lo iba a terminar de hundir si lo atendía, así que lo iba a llamar al otro día, después del Congreso", aseguró.

"Yo vengo saliendo en los diarios acusado de este tipo de cosas desde 1985, para mí es normal. Hoy me siguen acusando de cosas que pasan y no estoy en el servicio", cuestionó el exespía.

_____________________

Fuentes: El País Digital / HoraCero

Te puede interesar