HoraCero Horacero

De ayer venimos y mañana de hoy

En estos últimos cincuenta años una élite llevó la delantera en la acumulación del poder y riquezas, no sólo en Argentina sino en casi toda América Latina. El autor de esta columna de opinión se pregunta si además de resistir no debamos proponernos acumular fuerzas para organizarnos en el poder.

Opinión 18 de enero de 2020 Antonio Miguel Yapur*
Ilustración - HoraCero
Ramblas, obra del pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasamín

turcoPor Antonio Miguel Yapur*

“¡Argentinos! El hermoso y brillante pabellón que San Martín, Alvear y Urquiza llevaron altivamente en cien combates, haciéndolo tremolar con toda gloria en las tres más grandes epopeyas que nuestra patria atravesó incólume, ha sido vilmente enlodado por el general Mitre, gobernador de Buenos Aires.

La más bella y perfecta Carta Constitucional democrática, republicana, federal, que los valientes entrerrianos dieron a costa de su sangre preciosa, venciendo en Caseros al centralismo odioso de los espurios hijos de la culta Buenos Aires, ha sido violada y mutilada desde el año sesenta y uno hasta hoy, por Mitre y su círculo de esbirros. 

(…)Compatriotas: Desde que aquél usurpó el Gobierno de la Nación, el monopolio de los tesoros públicos y la absorción de las rentas provinciales vinieron a ser el patrimonio de los porteños, condenando al provinciano a cederles hasta el pan que reservara para sus hijos. Ser porteño es ser ciudadano exclusivista, y ser provinciano es ser mendigo sin patria, sin libertad, sin derechos. Esta es la política del gobierno de Mitre.

Tal es el odio que aquellos fratricidas tienen a los provincianos que muchos de nuestros pueblos han sido desolados, saqueados y guillotinados por los puñales de los degolladores de oficio, Sarmiento, Sandes, Paunero, Campos, Irrazábal y otros varios oficiales dignos de Mitre”.

De la proclama de Felipe Varela - diciembre de 1866

Este ayer que revela Felipe Varela, tiene por lo menos dos miradas, una es la de entender a la Patria Grande como una unidad territorial, multinacional, diversa y única, advertirla como una Patria defectuosa llena de negros, gauchos, indios, mancebos que luchan por una América Latina liberada de cualquier designio imperial. Vernos como países y nacionalidades con un desarrollo propio, libre, independiente, respetuoso y liberado. 

La otra mirada parte desde las oligarquías nacionales prebendarías que entienden que esos negros, gauchos, indios, mancebos son simples esclavos ignorantes al servicio de sus designios y privilegios. Es una América que debe someterse a los proyectos de saqueo de los imperios de turno y donde esas minorías serían la clase social del privilegio. 

Y aquí no se trata de repetir la abstracción histórica de civilización o barbarie tal como el Gran Maestre lo proclamó a fines del siglo XIX, me refiero a Sarmiento como intelectual de choque de la Argentina regenteada por los asesinos del desierto”, él fue el ideólogo de la muerte planificada, lo ha cacareado por aquellos años y que aún ese vaho nos inunda.

Tampoco se trata de repetir la palabra progreso con un mantra sacramental porque junto al de barbarie y civilización escondieron las acciones de las oligarquías para vulnerar derechos, ignorar las diversidades culturales, regar con sangre popular cualquier resistencia, servirse de los desarrollos científicos para controlar a la sociedad e incrementar sus privilegios, manipular los medios de comunicación para crear realidades inexistentes. 

Ese es el progreso, la barbarie y la civilización que proponen; muerte de muchos para el privilegio de pocos. Es la manipulación de la democracia y la utilización de ella como pretexto para esos tétricos y ocultos proyectos.

Ese pasado perduró a través de la historia y aún acciona en el presente. Mitre y sus esbirros asesinaban para someter a nuestros ancestros a los intereses imperiales del inglés y para servirlo en bandeja, asesinó en todos los rumbos de la Argentina, del Uruguay y del Paraguay. La propaganda estaba a cargo el gran justificador ideológico de esas masacres, Sarmiento, que a su vez preparaba a una Argentina para el nuevo imperio que predominaría: Estados Unidos.

La concepción de República de esta derecha conservadora no tiene contacto con la de República Democrática que pretendemos los sectores populares. Nuestra historia lo fue confirmando a través de los sucesivos golpes de Estado cívico militares desde 1930 en adelante, todos ellos, todos sin excepción, fueron concretados para coartar el desarrollo democrático e independiente del conjunto de la sociedad.

La singularidad del golpe de Estado cívico militar de 1976, fue la de ser meticulosamente planificado para preparar el proceso neoliberal que estamos transitando en la actualidad. La desaparición de 30.000 cuadros políticos populares no fue azarosa, fue parte del plan criminal, debían liquidar de la faz de la tierra toda posible resistencia al proyecto neoliberal. Era cardinal desaparecer del ideario popular cualquier atisbo de resistencia y organización. Argentina no fue la única víctima, Brasil, Chile, Bolivia, Uruguay, Paraguay, la mayoría de nuestra América, fue agredida y cada oligarquía nativa fue su brazo ejecutor.

La derecha conservadora desde los albores de nuestra Patria se dedicó a liquidar a cualquier plan de proyecto republicano y democrático. Desde el asesinato de Mariano Moreno en adelante y actualmente sigue siendo esa misma oligarquía terrateniente y financiera, que en su mayoría está radicada en Buenos Aires

El gobierno de Macri y sus aliados provenientes del residuo peronista, de la violada e invadida UCR y de otros mínimos desechos políticos partidarios fueron los ejecutores durante el período de 2016 a 2019 del plan que renovó el saqueo a las clases populares. Nos despojaron de casi todo el bienestar logrado en 12 años de un gobierno popular, se lo distribuyeron entre ellos y sus patrones multinacionales. 

El gobierno de Macri no nació de un repollo sino del mismo lugar de donde surgieron los gobiernos dictatoriales de nuestra historia con la casi exclusiva diferencia que hoy, los ejércitos son las corporaciones mediáticas – financieras - judiciales que producen golpes simbólicos con excusas democráticas.

Esos mismos pocos tienen concentrado el poder fáctico, me refiero al sector de la sociedad que estuvo y está al margen de las instituciones políticas y que ejercen sobre ellas una gran influencia basada en su capacidad de presión. Son los bancos y el sistema financiero, las iglesias, los medios de comunicación y parte del aparato judicial que gobiernan al margen de los intereses populares, hayan sido electos o no.

Utilizan el sistema republicano y las instancias democráticas solo para poner al Estado al servicio de sus intereses económicos. Ese es el pragmatismo histórico y su esencia. Están convencidos que su designio natural es ser los dueños del país y del poder con todos los privilegios que éste les otorga y tienen claridad de que alrededor de ellos deben sostener un sector social aspiracional, los necesitan para asegurar ese poder y al resto lo consideran un sobrante, son innecesarios.

El sector social aspiracional al que aludo es una franja de la sociedad que recibe las dádivas de los poderosos. Les permite tener un estatus de bienestar y se proyectan con ser en el futuro, también poderosos. Desde esa aspiración cumplen con la misión de denigrar y ser los capangas de los sectores populares, los asumen como sus enemigos y a su vez les tienen miedo porque temen con ser desplazados y reemplazados en sus aspiraciones. Sienten a los pobres como amenaza de su estatus dadivoso. 

Una amiga me contó el decir de una residente de un pueblo sojero de muy pocos habitantes de la provincia de Santa Fe cuando fue preguntada sobre si ellos, allí tenían problemas de seguridad, ella respondió de esta manera. “No, no tenemos, porque administramos bien a los pobres en el pueblo. Sólo admitimos la cantidad de pobres que necesitamos”.

Una pregunta que podríamos formularnos sería esta: ¿Es posible que nosotros, los que pertenecemos a los sectores populares convivamos en paz con los actores del poder fáctico?

Quizás un ensayo de respuesta pueda ser simplemente: no, no es posible. Pero también es cierto que en estos últimos cincuenta años ellos llevaron la delantera en la acumulación del poder y riquezas, no sólo en Argentina sino en casi toda América Latina.

Entonces, ¿seremos víctimas eternas de la voluntad de saqueo de esa minoría insaciable?

Quizás no, tal vez sea necesario que además de resistir debamos proyectar cómo organizar el poder, cómo acumular fuerzas, cómo queremos gobernarnos.

El poder fáctico es antidemocrático y autoritario, utiliza la República a su antojo. 

Nosotros somos democráticos, solo debemos definir qué democracia queremos desarrollar.

_____________________

*Antonio Miguel Yapur, Ingeniero - Ex Docente Universitario - Escritor / Columnista de HoraCero

Te puede interesar

foto ambiente y sociedad

Movilización ciudadana ante la urgencia climática

Sergio Ferrari*
Opinión 13 de octubre de 2020

La inercia puede ser tan fatal como las hambrunas. La pandemia anticipa nubarrones antisociales, la búsqueda de alternativas es una necesidad imperiosa. Los organismos promueven iniciativas. La juventud ambientalista, gana las calles.

i416

¿Estamos construyendo una sociedad ciberadicta?

Ricardo Luis Mascheroni*
Opinión 04 de septiembre de 2020

En esta columna de opinión, el autor se sorprende de la cantidad de vocablos informáticos que debimos aprender para adecuar nuestras existencias a la utilización de las nuevas herramientas comunicacionales. También esboza una crítica social sobre la manera en que la sociedad ingresó a una especie de ciberadicción.

PENTECOSTALISMO

Democracias y libertades bajo control

Antonio Miguel Yapur*
Opinión 06 de agosto de 2020

El autor de esta columna de opinión indaga en la visión del mundo desde la perspectiva hegemónica. También pone de relieve el mapa político de los gobiernos latinoamericanos subalternos y una nueva herramienta de colonización: la religión pentecostal como portadora de ideología aliada con los partidos de la derecha.

Mausoleo-Che-Guevara

El Che Guevara y El Hombre Nuevo

Antonio Miguel Yapur
Opinión 07 de octubre de 2020

Al recordarse en octubre la figura de este revolucionario latinoamericano, el autor de este artículo se propone indagar en un concepto que fue motor de su lucha: El hombre nuevo. ¿Cuál era el significado de este concepto que forjó en los agitados años de su vida?, quien lideró junto a Fidel Castro la revolución cubana.

ciudad-de-buenos-aires-v_706730

El análisis del 17 de Otubre en Pandemia

Redacción HC
Opinión 20 de octubre de 2020

Reunimos las opiniones de Horacio Verbitsky, Mempo Giardinelli, Roberto Caballero y la periodista Romina Calderaro sobre el acto del 75 aniversario del 17 de Octubre, Día de la Lealtad, que significó apoyo al gobierno Nacional.

Lo más visto

ciudad-de-buenos-aires-v_706730

El análisis del 17 de Otubre en Pandemia

Redacción HC
Opinión 20 de octubre de 2020

Reunimos las opiniones de Horacio Verbitsky, Mempo Giardinelli, Roberto Caballero y la periodista Romina Calderaro sobre el acto del 75 aniversario del 17 de Octubre, Día de la Lealtad, que significó apoyo al gobierno Nacional.

Boletín de noticias