Murió el juez federal Claudio Bonadio

Noticias 04 de febrero de 2020 Por
El magistrado falleció a las 6:20 en su casa de Belgrano, según informaron desde su entorno. El magistrado había cumplido 64 años hace cuatro días. Su acceso a la Justicia la hizo por vínculos políticos con Carlos Corach. Era el perseguidor judicial de la ex presidenta Cristina Fernández.
BONADIO - HoraCero
Falleció el juez Claudio Bonadio

Fue un abogado y juez federal argentino, que estuvo a cargo del Juzgado Criminal y Correccional Federal N° 11 desde 1994. En ese rol intervino en causas de fuerte repercusión mediáticas, orientada a la persecución judicial de funcionarios del gobierno kirchnerista.

Fue el segundo juez federal con más denuncias e imputaciones en su contra,​ acumulando más de 51 denuncias penales y varias imputaciones. A esto se le suman más de 75 denuncias en el Consejo de la Magistratura por asociación ilícita, mal desempeño, protección a redes de narcotráfico, enriquecimiento ilícito y crecimiento patrimonial injustificado, entre otros delitos. Durante la década de 1990 fue incluido dentro de una lista de jueces alineados con el gobierno de turno, conocida como "la servilleta de Corach".

Fue juez sin presentarse a concurso. Su ingreso fue gracias a los vínculos políticos con el Ministro del Interior de Menem, Carlos Corach.

Desde 1994 estuvo a cargo del Juzgado Criminal y Correccional Federal N° 11. Durante la presidencia de Menem tuvo que afrontar denuncias judiciales por “cajonear” causas contra ex funcionarios y amigos del poder. Varias veces fue sancionado por la Cámara Federal por no permitir a los acusados y sus abogados el acceso a sus expedientes. Asimismo, dos salas de la Cámara Federal lo sancionaron varias veces por arbitrariedad, por las mismas razones.

En 1996, el ministro Domingo Cavallo lo nombró como parte de un grupo de jueces que beneficiarían al presidente Menem, nombres los cuales le habría escrito el entonces ministro de Interior, Carlos Corach, en una servilleta. Cavallo afirmó que vio y escuchó cómo Corach le pedía a Bonadio que archivara una causa suya por presunto enriquecimiento ilícito. En la mencionada servilleta se nombraban a una cantidad de jueces preparados para actuar según las órdenes y necesidades políticas de Menem, además de Bonadio también figuraban otros jueces como Jorge Ballestero y Rodolfo Canicoba Corral.

El juez pistolero

En 2001, Bonadio protagonizó un polémico caso de justicia por mano propia. Acribilló de siete balazos a dos presuntos delincuentes de entre 19 y 20 años, en la vía pública, con balas prohibidas de punta hueca con una pistola Glock calibre 40. Uno de ellos estaba desarmado. El otro murió con seis balazos, dos por la espalda.

La cruenta balacera aconteció el 28 de septiembre del 2001. Duró solo 15 segundos. Comenzó cuando Bonadio bajó de su Audi negro, en localidad bonaerense de Florida, a donde iba con su amigo Miguel Ángel Patrani, a comer un chivito a una casa donde en el subsuelo se practicaba rito ubanda.

En ese momento el juez Bonadio, experto tirador, y su amigo Patrani, fueron interceptado por Daniel Villar y Germán Lorenzatti, dos jóvenes de 19 y 20 años, aparentemente con la intención de robarle el portafolio que llevaba en sus manos Patrani según su propias declaraciones.

Inmediatamente, Bonadio, ex guardia de hierro, experto y coleccionistas de armas de fuego, sacó su pistola Glock y en cuestión de segundos perforó a balazos a Villar y Lorenzatti, mientras que su amigo cayó herido.

Lorenzatti, de 20 años, recibió un balazo en el cuello. Intentó huir pero cayó a los 150 metros en los pies de un guardia de seguridad. Falleció luego en el hospital. No tenía armas.

Villar de 19 años, por su parte, fue literalmente acribillado por Bonadio cuando intentaba escapar. Recibió seis impactos de bala: uno en el pecho, otro en el brazo derecho, dos a un costado del muslo derecho y dos en la espalda. Uno le pegó en la nunca y salió por el pómulo. Otro le atravesó la vertebras y salió por su cadera.

Un juez denunciado

En 2005 el abogado Gonzalo Giadone denunció a Bonadio por su actuación en una causa que investigaba las responsabilidades en un caso donde se produjo un contagio masivo de HIV, Hepatitis B y Hepatitis C y cientos de pacientes hemofílicos murieron. Ese mismo año Bonadio fue apartado de la causa AMIA por conflicto de intereses.

Fue el juez que se encargó de construir un entramado de mediático judicial con causas armadas contra la presidenta Fernández de Kirchner.

En febrero de 2016 por una denuncia de diputados del Frente para la Victoria, se investigó si hubo "una sistemática conducta tendiente a beneficiar a quienes habían hecho una compra importante de dólares futuro en la prevención de que si se accedía al gobierno con una mega devaluación se hacía un pingüe negocio". Los denunciantes afirmaron que Bonadio cometió "prevaricato, al dictar resoluciones contrarias a la ley y fundadas en hechos falsos" e incurrió en "tentativa de estafa procesal y de privación ilegal de la libertad mediante la alteración de la base fáctica de la causa con el propósito de dar sustento a medidas cautelares restrictivas de la libertad". Según la denuncia los pasivos del Banco Central se incrementaron mediante la devaluación ocasionando una pérdida patrimonial por cerca de 70.000 millones de pesos.​ La causa finalizó cuando el juez interviniente resolvió que no había existido delito alguno en la conducta de los denunciados.

Bonadio y los negocios del gas

En 2018 el periodista Horacio Verbitsky reveló el entramado societario del juez con un total de 25 firmas dedicadas al mercado del gas, el sector más beneficiado por Cambiemos. Bonadio poseía un total de 25 compañías, de las cuales 21 comparten dirección en el mismo domicilio, mismo abogado y todas nacieron al año siguiente que Bonadio fuera designado juez, en 1994. El holding Bonadio se dedica al mercado del gas y comparten sede en un departamento de Puerto Madero donde también estuvo radicada una agencia de seguridad vinculada a los servicios de inteligencia de los Estados Unidos, además Bonadio posee acciones en una empresa de telecomunicaciones del grupo Clarín, y dos empresas radicadas en Miami.

A fines de 2018 un abogado denuncia a Bonadio por supuesta protección al empresario Sebastián Eskenazi, indicando que el juez excluye al empresario de una causa judicial por coimas.​ Como evidencia de la relación entre ambos cita una foto publicada por el periodista Horacio Verbitsky en la que se ve a ambos cenando en un restaurante.​ Posteriormente, el periodista Carlos Pagni afirmó que Bonadio ordenó proteger al empresario millonario y puso como condición a los imputados arrepentidos en la causa de los cuadernos no imputar a Enrique Eskenazi.

Te puede interesar