¿Qué dijeron los medios sobre el mensaje de Alberto Fernández en el Congreso?

Medios 03 de marzo de 2020 Por Redacción HoraCero
Los grandes medios de comunicación que durante el gobierno de Macri se mostraron muy complacientes con la gestión, reaccionaron negativamente al discurso del Presidente ante la Asamblea Legislativa. No solo en las columnas de “análisis” y opinión, sino también en títulos y “bajadas”.
CRISTINA Y ALBERTO
Análisis de Medios: la tendenciosa cobertura de los grandes medios

Según el análisis que efectuó el colectivo de Comunicadores de la Argentina -COMUNA-, la reacción del sistema mediático opositor al discurso del presidente Alberto Fernández ante la Asamblea Legislativa fue de una compacta desaprobación. No solo en las columnas de “análisis” y opinión, sino también en títulos y “bajadas”, y en la imposición como “noticia” de las críticas de conductores radiales y televisivos afines. Hasta diputados y senadores opositores fueron dejados en segundo plano.

Dice el informe que el Grupo Clarín pretendió montar una historia con supuestos “retos” de Cristina Kirchner al Presidente, con “expertos” en gestualidad, lectura de labios y otros recursos. La Nación, Perfil e Infobae se prendieron a la maniobra, una vez más, como furgones de cola. A falta de datos reales, echaron mano a comentarios en las “redes”, en un intento por darle volumen a la no noticia.

La negación de toda legitimidad al proyecto de reforma judicial, con la creación de un nuevo fuero, fue uno de los ejes principales: “La justicia que quiere Alberto Fernández”, fue el tono capcioso de Clarín en línea el domingo, y “Alberto les apuntó a los jueces”, en la edición impresa del lunes. La Nación, similar: “Desafía el poder de Comodoro Py”.

En las descripciones del discurso, las referencias a la reforma judicial eluden toda mención de problemas estructurales del sistema, su desprestigio e ineficacia, y sus zonas colonizadas para fines no precisamente justos. Todo lo que el Presidente quiere, teclearon antes y después del mensaje, es acomodar el Poder Judicial para así obedecer a Cristina Kirchner, mil veces declarada culpable de delitos por los tanques mediáticos y acusada de querer frustrar todos los fallos que deberían dictársele.

Así lo escribió Salinas en Clarín del lunes, cuando habla de la supuesta posibilidad de salida de cientos de jueces, para caer luego en la expresión de “desconfianza” de magistrados sin nombre y apellido sobre la “real motivación” de la reforma.

Lo del nuevo fuero estaría bien, concede generosamente Morales Solá en La Nación, sino fuera porque están los kirchneristas buscando impunidad, “denuncia” que repite desde hace una década.

Vaca, editor de Clarín, le quita importancia a esta reforma y al proyecto sobre el aborto legal, porque “lo que resuelve” es la economía. Este redactor se ocupa detenidamente en afirmar que todos los presidentes de la democracia recibieron situaciones económicas muy críticas. Su pretensión es que no hay ninguna responsabilidad específica que mencionar en los cuatro años de macrismo, lo cual es excelente para los bancos, inversores y en suma, para la carroña financiera mundial.

En el mismo diario, González se desliza hacia el ridículo, con pretensiones burlonas sobre la definición presidencial de “gobierno de los científicos”. Dice, por ejemplo, que esos científicos tendrían que estudiar el caso del diputado Daniel Scioli.

Pero la ironía política es un arte y a González le queda lejos: por eso cae al subsuelo del periodismo cuando habla del manifiesto “fastidio” de Cristina Kirchner. Es que Fernández no la nombró. Y es que “se vio en su cara” que no le gusta la reforma judicial, escribió Wiñazki. Y es que ella “apenas asintió en algunos pasajes del discurso”, tecleó La Nación.

Morales Solá, que por lo común se esfuerza en describir a un Alberto Fernández bueno y “moderado” como contraste con Cristina Kirchner, esta vez quedó disconforme también con el Presidente, a quien le adjudica “un recetario de frases bien escritas que no dijeron mucho”.

En cuanto al proyecto del aborto legal, “el equilibrista que corre el riesgo de perder el pie”, es decir el Presidente, se distancia del Papa, aunque le haya agradecido sus gestiones sobre la deuda. Se viene, saborea, “un choque de frente con la Iglesia”.

Este columnista reitera su defensa cerrada de los acreedores externos y de quien contrajo la deuda. Dice que la economía no se arreglará investigando la deuda, además porque es un “prejuicio” que la toma de deuda del macrismo haya alimentado la fuga de capitales. Además, afirmarlo es “un insulto al FMI”.

Y en el mismo diario, Jacquelin nos presenta a un Presidente que lleva 80 días en el cargo pero ya tambalea: “equilibrio permanente e inestable”, camina por una “fina cuerda floja” en “todos los planos”.

Este despliegue opositor se completó mediante el recurso de convertir en “noticia” de interés político los comentarios, obviamente negativos, que los conductores Longobardi y Feimann hicieron del discurso.

El intento grotesco por darle a la gestualidad de Cristina Kirchner el peso de una crisis política final en el Frente de Todxs es mera reiteración, porque estos medios trabajan con intensidad en ello desde el momento mismo en que Alberto Fernández fue propuesto como precandidato. No hay que olvidar que el 21 de septiembre de 2019, cuando aún faltaban las elecciones, Mónica Gutiérrez escribió en Infobae que unas difusas voces políticas advertían que era improbable que Ella le diera la palabra al Presidente en la Asamblea Legislativa.

Y la crisis ya la había mencionado Kirschbaum, en Clarín, el domingo 23 de febrero: Fernández busca mantener unido al frente porque “una factura prematura sería letal”. Lo repitió González el lunes 2: el oficialismo va a una “confrontación abierta en el próximo turno de elecciones”.

En fin, una crisis, la que sea. Morales Solá mentó el miércoles en el canal de TV de La Nación y publicó el jueves en el diario que se viene una reedición de “la guerra con el campo”, un “conflicto muy grande” como había escrito Huergo en Clarín y Letjman en Infobae. Y agrega que es llamativo que el Presidente “repita la misma situación”, en alusión a la resolución 125, que “desencadena la renuncia y la decepción de Alberto Fernández con el gobierno de Cristina Kirchner”. Y luego la suposición, el pronóstico, o más bien el deseo, el anhelo: “todos los indicios señalan” que el país va hacia una crisis similar.

-------------------------

Fuente: Comunanet / HoraCero

Te puede interesar