HoraCero Horacero

Perpetua a 28 genocidas en la ciudad de Mar del Plata

Este lunes 27 de abril se dictó la sentencia en el juicio que había comenzado hace casi dos años, en el que 43 genocidas respondieron por crímenes cometidos contra 272 personas durante la última dictadura. Se dictaron 28 perpetuas, otras 7 condenas y 5 absoluciones en un juicio histórico en medio de la cuarentena.

Derechos Humanos 29 de abril de 2020 Redacción HoraCero
Testimonio
El testimonio de sobrevivientes y familiares fue decisivo en el juicio Foto: Marcelo Nuñez / Qué digital

A exactos dos años del inicio del juicio, este lunes 27 de abril los jueces Roberto Falcone, Mario Portela y Martín Bava -en reemplazo de Alfredo Ruiz Paz que se jubiló- dieron a conocer la sentencia contra los 40 imputados pasado el mediodía luego de que a media mañana se escucharan vía teleconferencia las últimas palabras de dos de los acusados.

En una sala prácticamente vacía en el marco de la cuarentena por el coronavirus, el Tribunal Oral Federal de Mar del Plata condenó este lunes a la pena de prisión perpetua a 28 imputados en el juicio por crímenes de lesa humanidad conocido como “Subzona 15”, que se inició en abril de 2018. Además, impuso penas de entre 7 y 25 años a otros siete acusados y absolvió a cinco.

De esta manera, por unanimidad condenaron -mayormente en sintonía con los pedidos de la fiscalía y las querellas- a 35 acusados que formaron parte del Ejército, la Fuerza Aérea, la Armada y la Prefectura, y entre ellos a tres médicos.

En detalle, 28 de los imputados recibieron la pena de prisión perpetua, otros siete fueron condenados a entre 7 y 25 años de prisión y cinco resultaron absueltos, entre ellos un responsable de la Subzona militar 15, tres integrantes  de la Agrupación Comandos Anfibios de la Armada y un excomisario de Miramar por “no haberse acreditado la hipótesis fiscal”.

La lectura de la sentencia se produjo sin la presencia de público en el marco de las medidas sanitarias vigentes, y sólo participaron además de los jueces y el secretario dos representantes de la fiscalía, uno de las querellas y algunos defensores. Los acusados y el público pudieron seguir la lectura en vivo a través de la web de la Corte Suprema y de redes sociales de organismos de derechos humanos. Los fundamentos del fallo, anunció el Tribunal, se darán a conocer el próximo 18 de junio.

Historias que marcaron el juicio

La desaparición del histórico actor Gregorio Nachman contada por sus hijos; el recuerdo del secuestro en plena función del también actor Carlos Waitz; recuerdos de los hijos de dos víctimas vinculados a un pieza, un militar y una ametralladora mientras secuestraban a sus padres; el horror de esperar un hijo en cautiverio; recuerdos del día en que el Hospital Interzonal fue blindado con militares hasta en el quirófano; y la absurda audiencia en la que un militar desconoció la desaparición de su propio primo.

Todas esas historias, y numerosas más, formaron parte a lo largo de poco menos de dos años del histórico juicio por crímenes de lesa humanidad conocido como “Subzona 15”, en el que este lunes se conoció la sentencia.

El debate tuvo su inicio en abril de 2018 en el Tribunal Oral Federal de Mar del Plata con un total de 43 imputados -a la sentencia llegaron 40– y se centró en 272 hechos cometidos dentro de la Subzona 15 -ámbito jurisdiccional, compuesto por las áreas 15.1 y 15.2, que abarcó las localidades de General Pueyrredon, General Lavalle, General Madariaga, Mar Chiquita, Balcarce, General Alvarado, Lobería, Necochea y San Cayetano-  y en los centros clandestinos de detención conocidos como “La Cueva” y la Base Naval.

La de la familia Colomer fue una de las historias que más impacto generó y conmovió a buena parte de los presentes en la sala, incluso a los jueces. Se tata de una historia de horror, pero también de lucha persistente en busca de Justicia. Una historia marcada por elementos demasiado crueles, a partir de los recuerdos de cuatro hermanos que por entonces eran nenes de entre ocho meses y siete años, encerrados en una habitación con un militar armado mientras secuestraban a sus padres. Pero incluso también presenta contactos directos de un padre -militar retirado- desesperado por saber algo del secuestro de su hija, de su yerno y del hermano de éste último, con el propio represor Emilio Massera. Es una historia atravesada por el dolor, sin dudas, pero también por el amor de una familia.

La socióloga Cristina Fernández, junto a su pareja Roberto Colomer –reconocido médico pediatra– y su cuñado Enrique Colomer –que estaba de paso en la ciudad- fueron secuestrados el 20 de mayo de 1977 en su casa de Mar del Plata. Allí estaban sus cuatro hijos, quienes 42 años después pudieron relatar el horror en el marco de una audiencia atravesada por la emoción. Allí, los hermanos coincidieron: “Todos necesitamos que aunque sea después de 42 años se haga algo, porque el Estado fue el que los arrebató”.

---------------------------------

Fuente: Qué Digital (Mar del Plata) / HoraCero

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias semanal

Recibilo gratis en tu correo