HoraCero Horacero

La suba del dolar: ¿Quién tiene la culpa, el chancho o quién le da de comer?

El título de esta nota apela a ese dicho popular que hace referencia a las responsabilidades, tratando de dilucidar las mismas en las finanzas. El autor opina que mientras exista una estructura que beneficie la especulación, no será posible una economía al servicio de la producción y el trabajo.

Opinión 08 de mayo de 2020 Alberto Papini*
DISTPARADA DEL DÓLAR - HoraCero
La disparada del contado con liqui

PAPINI
Se disparó el dólar de contado con liqui a 120 pesos ¿Quién tiene la culpa, el chancho o quien le da de comer?

Para responder esta pregunta primero veamos por qué se disparó el dólar:

Porque la disposición de mayor liquidez a los bancos privados dispuesta por el Banco Central, para poder oxigenar a las empresas con el fin de pagar sueldos y recuperar capital de trabajo, fue a parar a las "bicicletas financieras" organizadas por los bancos privados, agentes de bolsa  e intermediarios financieros. Todo ese dinero quedó en muy poquitas manos, la de estos especuladores financieros

Es decir, la banca privada no le prestó a las empresas para pagar sueldos y por el contrario  utilizó esos recursos para dolarizar carteras.

Yo me pregunto si en este momento eso no configura el delito de Traición a la Patria por parte de los bancos privados, más allá de la legalidad y el uso de artilugios normativos del sistema financiero para poner esa plata donde no debía ir, sabiendo los bancos privados perfectamente cuál era el destino de esos fondos.

Cada vez estoy más convencido de que un país inestable como Argentina no puede tener las finanzas en manos de especuladores.  O nacionalizamos los depósitos utilizando líneas de redescuentos exclusivas para estas operaciones o siempre "los vivos" se harán la fiesta, mientras que los trabajadores y empresarios nacionales honestos quedarán en manos de estos agentes inescrupulosos de la especulación. O la economía se pone al servicio de la producción y el trabajo, o la democracia que hoy conocemos se derrumbará como castillo de naipes.

Tener una fuerte banca pública en Argentina es la única forma de garantizar que los recursos vayan donde quiere el gobierno que la gente votó, sino este sistema financiero perverso, egoísta y carroñero, se llevará puestos a miles de argentinos y argentinas. Ya les conocimos la cara y su forma de actuar en 2001 cuando se llevaron toda la plata del país y dejaron a miles de ahorristas sin un peso. Fue el gobierno nacional quien recuperó y pagó los dineros de la gente. Basta de usureros, solo banca nacional, cooperativa y solidaria.

Es ineludible una nueva ley de entidades financieras que esté al servicio del trabajo y la producción, basta con esta ley de entidades financieras que permite a los bancos privados manejar las finanzas del país con fines inconfesables. 

*Alberto Papini, Economista y Docente universitario - Columnista de HoraCero

Te puede interesar

CAUSA

Memorias de Malvinas, la patria mutilada

Jorge Giles*
Opinión 02 de abril de 2021

El escritor y ex Director del Museo Malvinas Jorge Giles nos invita a introducirnos en la historia de la Causa Malvinas, con un nuevo paradigma de soberanía basado en la defensa de la democracia.

Lo más visto

Boletín de noticias semanal

Recibilo gratis en tu correo