HoraCero Horacero

Conmoción mundial: Falleció Diego Armando Maradona

El astro argentino falleció a los 60 años aparentemente por una descompensación cardíaca, pero investigarán las causas de la muerte practicando una autopsia a su cuerpo.

Noticias 25 de noviembre de 2020 HC
MARADO
Un astro argentino con trascendencia mundial

Diego Armando Maradona, una de las personalidades argentinas del deporte más trascendente de la historia contemporánea, falleció este miércoles a los 60 años presuntamente por una descompensación cardíaca. Su muerte provocó una profunda conmoción mundial.

El presidente Alberto Fernández decretó 3 días de duelo Nacional. Sus restos se velarán en la Casa Rosada.

TWIT
El astro permanecía con asistencia médica en una casa de Nordelta, en la zona norte del conurbano bonaerense, y sufrió un paro cardíaco del que intentaron reanimarlo sin éxito, confirmaron a Télam fuentes de su entorno.

Diego estaba alojado en ese lugar desde el pasado miércoles 11, después de someterse a una operación por un hematoma subdural en su cabeza en la Clínica Olivos, nueve días antes.

La familia y los médicos del Diez habían decidido su traslado momentáneo a esa casa hasta definir las características de un tratamiento para rehabilitarlo de su adicción al alcohol y su dependencia a los fármacos.

La noticia que nadie quería dar la confirmó su abogado Matías Morla poco después de que al lugar llegaran su ex esposa, Claudia Villafañe, y Dalma y Giannina, que viven en el mismo barrio cerrado. Un poco más tarde llegaron sus hermanas. El primer médico que socorrió a Diego fue un vecino, que integra el equipo médico del Delta Rugby Club.

La familia y los médicos del Diez habían decidido su traslado momentáneo a esa casa hasta definir las características de un tratamiento para rehabilitarlo de su adicción al alcohol y su dependencia a los fármacos.

La figura de Diego trascendió por mucho el mundo el fútbol hasta convertirlo en una de las personas más influyentes de la Argentina de las últimas décadas. Cada uno de sus actos fue celebrado por sus seguidores con la misma contundencia con la que los denostaban sus detractores. Pero ciertamente nunca generaron indiferencia.

Su muerte provocó una fuerte conmoción mundial propia de quien no sabe de fronteras y de quien, con la posibilidad de olvidarse de sus orígenes y encumbrarse en lo más alto de las elites globales eligió convertirse en bandera de los más relegados. Por eso en los '80 los napolitanos tuvieron que pedirle perdón a San Genaro para poder correr su figura unos centímetros del centro de los altares montados en casas y pizzerías para hacerle un lugarcito a Diego.

Contradictorio como todos pero frontal como pocos el Diez había cumplido 60 años el 30 de octubre pasado. Ese día entró por última vez a una cancha para dirigir a Gimnasia y Esgrima de La Plata y ser homenajeado. Había empezado a escribir su historia tan imposible como el gol que le convirtió a los ingleses en los potreros Villa Fiorito cuando jugaba a la pelota por un alfajor y soñaba con la posibilidad de alguna vez jugar un Mundial.

Con información de Minuto Uno y Télam / HORACERO

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias semanal

Recibilo gratis en tu correo