HoraCero Horacero

El orden, el progreso y la civilización

Una gran parte de los partidos políticos fueron ideologizados por el "posibilismo", es decir el uso de los gobiernos electos para ejecutar sus planes económicos y saquear las riquezas continentales.

Opinión 01 de diciembre de 2020 Antonio Miguel Yapur*
INCENDIOS EN EL DELTA DEL PARANÁ
Los incendios en el Delta del Paraná son parte del negocio inmobialiario

yapur

"Vivimos en un mundo constituido mayoritariamente por estados cuyas
formas de gobierno son democracias parlamentarias basadas en
constituciones que garantizan los derechos y libertades de todos los
ciudadanos, pero donde los gobiernos elegidos tratan de favorecer los
intereses económicos de las grandes empresas y de los más ricos." (1)


El método de los gobiernos democráticos o no tantos, pero sí elegidos, es mantener la concepción de progreso y civilización que se labró desde los inicios de la sociedad capitalista. Progreso para ellos es equivalente solo al crecimiento económico y la concentración de riquezas en manos cada vez menores y civilización es imponer violenta y racionalmente el orden de ese progreso.

El posmodernismo capitalista -me refiero a su etapa neoliberal-, impuso gobiernos autoritarios en las “orillas de los países centrales”, más precisamente, en el resto del mundo, en Asia, África, Medio Oriente y en las Américas central, caribe y sur

Utilizan un orden invasivo, extractivista para sostener el bienestar de los centros del capitalismo de Europa Central y de América del Norte.

Cuando en 1789 observaron que la Revolución Francesa representaba un peligro para su acumulación pues en aquella época el desarrollo industrial, semi artesanal producía un crecimiento económico y una transformación social tal “que extendió la alarma por las sociedades europeas y el temor de que la expansión de este movimiento pudiera convertirse en un conflicto permanente en el que…” (1) “los ricos y los influyentes tendrían que refugiarse en sus ciudadelas, asediados por una masa violenta y anárquica de pobres y necesitados, dirigidos por terroristas rabiosos, que pretendían asaltar las ciudadelas y derrocar el orden social”. (2)

En las diferentes etapas del desarrollo capitalista todos los continentes fueron saqueados. En América la depredación más reciente se inició con la aplicación del plan Cóndor que estableció un orden represivo, de miedo y muerte y luego continuó la era neoliberal de fines de la década del 80 y la del 90. 

Una gran parte de los partidos políticos y muchos de sus dirigentes fueron “ideologizados” por las usinas neoliberales y así se instauró en forma casi definitiva el posibilismo político como doctrina, es decir el uso de los gobiernos electos para ejecutar sus planes económicos, colonizar vidas y saquear las riquezas continentales.

Las organizaciones y dirigentes que nos identificamos con la izquierda u otros que se sentían progresistas, también fuimos colonizados por la avanzada neoliberal. Solo hubo islas de resistencia y reformulación ideológica que recién hoy se están transformando en cuerpos de ideas con vocación de poder popular.

La penetración cultural consistía y consiste en hacer incuestionable e indefectible el gobierno del mundo por parte de las empresas privadas, lo que ellos llaman en el documento Santa Fe II (de EEUU), el poder permanente y el poder temporal.

El poder permanente son las empresas multinacionales y toda su estructura de poder  (ejércitos, policías, servicios de inteligencia, poder judicial, medios de comunicación, iglesias, etc.) y poder temporal son los gobiernos (electos o impuestos). Traducido al lenguaje actual al poder permanente hoy lo llaman poder fáctico.

Los gobiernos de los países son el poder temporal, inclusive los gobiernos populares que no logran construir una estructura de poder resistente y autónoma.

Memoria y Hechos I

Para no escaparnos por la tangente hagamos un ejercicio de memoria. En los alrededores de 1997, en nuestra ciudad, Santa Fe (Argentina), la dirigencia política hizo todo lo posible y lo imposible para favorecer la instalación de un hipermercado norteamericano

En esa época, el intendente era el actual ministro de la corte suprema Horacio Rosatti, se aprobó una ordenanza (N° 10183) en la cual se le creaba un paraíso perfecto para la instalación de ese monopolio comercial.

Se le transfería “una fracción de terreno anegadizo e inundable que linda al norte con la Ruta Nacional Nº 168, al sur una línea quebrada paralela al Riacho Santa Fe, al este más terreno de la Municipalidad y al oeste en parte con el lote D2 del plano Nº 112.585 y más terreno de la Municipalidad contando con las siguientes medidas y superficies: lado norte 414 metros, lado sur 460 metros, lado oeste 496 metros y lado este 726 metros, encerrando una superficie de doscientos treinta y seis mil (236.000) metros cuadrados.” (3)

Más adelante en la misma ordenanza estipula el precio del terreno (28.320 pesos) y se argumenta su bajo precio así;  “ …El precio ajustado a la valuación fiscal resulta consecuencia de que la fracción involucrada es superficie anegadiza e inundable, que se encuentra por debajo de los niveles medios del río…” (3)

Esta ordenanza es fiel reflejo de un pensamiento político adecuado al posibilismo neoliberal: disponer las herramientas de gobierno para los negocios privados. Ningún almacenero, carnicero, peluquero, comerciante fue beneficiado tan dadivosamente como este monopolio comercial en la historia económica de nuestra ciudad.

En los años sucesivos el monopolio fue consolidando un nuevo modo de vida. Los hábitos cotidianos se fueron modificando, el almacenero, el carnicero y los demás comerciantes ya dejaron de tener su descanso dominical, todo debía estar abierto, el hipermercado obligó a que nadie podía descansar ni pensar en un futuro planeado. Impuso la cultura del consumo por sí mismo. A los niños ya no lo llevábamos a las plazas o parque los fines de semana, sino a los “paseos de compra” a cielo abierto o techados

Es una enajenación que dura las 24 horas de cada día, inclusive hasta cuando dormimos. Esa felicidad única que es la del modo de vida norteamericano nos había llegado. Aunque sea con objetos baratos de Taiwan que duraban solo un uso.

MEGAMERCADO
Memoria y Hechos (II)

Hecha la prueba piloto, avanzaron con la privatización del Puerto, la llegada otro hipermercado, las salas de juego, el casino y también en ese contexto se produjo la inundación del año 2003. Un pulcro orden de progreso y civilización.

Reutemann siendo gobernador solo apeló a salvar culpas. Su frase famosa fue “A mí nadie me avisó” ante más de un tercio de la ciudad bajo agua. En tanto la académica UNL justificó el desastre titulando en un informe “La crecida extraordinaria del río Salado: causas naturales y antrópicas que provocaron la inundación de la ciudad de Santa Fe”, en él analizan causas de esa inundación y sentencian con este párrafo “Las causas que motivaron la inundación de la ciudad de Santa Fe, con sus efectos catastróficos, encuentran sus orígenes tanto en cuestiones de tipo natural como en otras resultantes de la acción del hombre.” 

Por supuesto que el modelo de desarrollo capitalista ni ahí, solo son causas “del hombre” y la naturaleza que castiga ejecutando una sentencia de los Dioses del Mercado. La academia como parte del poder permanente.
Ni la academia ni los gobernantes osaron cuestionar el modelo político, económico y cultural del neoliberalismo en auge en nuestra ciudad y provincia.

CRUCES
Memoria y Hechos (III)

El corredor de la costa santafesina, en las rutas 168 y 1, ese lugar maravilloso de una austera convivencia también fue y sigue siendo objeto del “orden y progreso civilizatorio neoliberal”.

Se construyeron defensas para facilitar el negocio inmobiliario. Y cuando ese negocio se terminó como en Colastiné Norte, entonces las defensas perdieron sentido. 

En Colastiné Sur, el ex intendente  josé Corral les dice que tienen que abandonar el distrito prefundante de la propia ciudad capital, “tienen que irse, ya no los vamos cuidar más”. Para ellos solo es válido ese territorio para emprendimientos  inmobiliario que partirían desde La Vuelta del Paraguayo, Alto Verde en adelante, “inversiones” programadas por empresas nativas y multinacionales y avalada  por dueños de medios de comunicación.

Memoria y Hechos (IV)

Anuncian el trazado de la red de gas natural en el corredor de la costa e ignoran que en las poblaciones costeras carecen de agua potable. Priorizan facilitar el calentamiento del agua para el mate aunque tenga microbios suficientes para varias enfermedades familiares, total las empresas privadas de agua envasada hacen sus pingues negocios en la zona.

Aprueban construir defensas hacia el Oeste desde el kilómetro 8 en delante de la Ruta 1 con el mismo criterio, el negocio inmobiliario. Infraestructuras para el beneficio de unos pocos y luego cuando los incautos compren los terrenos y se inunden, la academia volverá a decir que son “…causas naturales y antrópicas que provocaron la inundación…”.

Shopping-Santa-Fe
No desordenen este orden

Los gobiernos producen obras de infraestructura para beneficiar a unos pocos. El hipermercado de antaño rellenó buena parte del valle de inundación porque prometió que traería “mano de obra” local. Los terraplenes sin terminar sirvieron en Santa Fe para tapar el desmonte de la selva chaqueña y “ampliar la frontera agropecuaria”. Las quemas de territorio son provocadas para los agronegocios y negocios inmobiliarios. Los terraplenes de la costa son para cerrar el proyecto de acumulación de unas pocas inmobiliarias. Ese es el orden del progreso y la civilización capitalista

Tu vida de humano no importa, ya lo dijo Sarmiento, son un bárbaro y tu único rasgo humano es que tu sangre sirva para regar los campos del progreso y la civilización. ¿Si eso sos? no quieras defender las otras formas de vidas en el medio ambiente. Sólo importa que el negocio de esos pocos influencien decisiones de gobiernos.

Tal como asevera Anahí Acebal en su proyecto de tesis “Recuperando a Perez Orozco (2014) sostenemos que bajo la preeminencia de la acumulación de capital, la vida se encuentra bajo amenaza puesto que esta es un medio para el fin del beneficio. Hay dimensiones de la vida y vidas enteras sobrantes, que no pueden ser asumidas en las esferas de valorización del capital, que no son rentables – o lo que lo son más destruidas que sostenidas-. Como en el capitalismo la vida está bajo amenaza, existe una tensión irresoluble entre la acumulación del capital y la sostenibilidad de la vida.” (4)

Este es el sentido del capitalismo y particularmente en su etapa neoliberal. Las infraestructuras que programan y/o construyen están basadas en su esencia extractivista y de explotación. Ello fue siempre incompatible con la vida en el planeta y en la actualidad esa contradicción se transformó en principal.

Desde el debate ideológico, el derrotar a las utopías fue un eje principal de la lucha cultural neoliberal, era una etapa necesaria para poder reemplazarla por sus distopías. Estas últimas tienen un carácter de indefectibilidad para la vida humana, alientan que no vale la pena pensar en un mundo para el buen vivir, que no se puede luchar y que nadie puede hacer nada.

La derrota cultural fue la base de la construcción política neoliberal. No interesa el partido político al que perteneces,  solo importa que tu acción de gobierno facilite sus inversiones.

Si como dirigente político osás transformar de cuajo a la sociedad, sos un mesiánico que quiere llevar a la “gente” a la muerte y no, eso no, el neoliberalismo necesita de muertes lentas, muertes que produzcan ganancias. No te atrevas a ser revolucionario.

"La regla de oro del capitalismo sigue siendo hoy en día, como a
principios del siglo XIX, favorecer una expropiación creciente de los
beneficios que produce el trabajo de los obreros a costa no solo de su nivel de
vida, sino también de sus derechos y libertades."(5)

NOTAS: (1)Capitalismo y Democracia, 1756-1848, Cómo empezó este engaño. Josep Fontana. Prefacio
(2) Adam Zamoyski, Phantom Terror. Political Paranoia and the Creation of the Modern
State.
(3) Ordenanza 10183, Art. 2 Municipalidad de Santa Fe
(4) Acebal Anahí, Licenciada en Ciencia Política, Tesis Doctoral
(5) Capitalismo y Democracia, 1756-1848, Cómo empezó este engaño. Josep Fontana. Epílogo

*Antonio Miguel Yapur - Ex Docente universtiario / HORACERO

Te puede interesar

LA CONQUISTA

Muerte por Hectárea

Antonio Miguel Yapur*
Opinión 07 de noviembre de 2020

Los grandes medios denigran a las comunidades de pobres que ocupan un terreno para construir sus viviendas familiares, pero defienden la usurpación que hace una minoría de ricos de grandes hectáreas del territorio nacional.

Lo más visto

Boletín de noticias semanal

Recibilo gratis en tu correo