HoraCero Horacero

Pastores evangélicos que están a favor de la legalización del aborto

A diferencia de las iglesias evangélicas que sostienen una interpretación fundamentalista de la fe, hay ministros religiosos que adhieren al proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Sociedad 17 de diciembre de 2020 HC
LEONARDO FÉLIX
Pastor Leonardo Félix

Publicamos fragmentos de dos entrevistas realizadas a pastores de la Iglesia Evangélica Metodista Argentina (IEMA) que forman parte del grupo de religiosos que no se enrolan con los grupos antiderechos.

Leonardo Félix (Iglesia Metodista)

Ludmila Ferrer entrevistó para El Grito del Sur a Leonardo Félix, ministro de la Iglesia Metodista de Almagro y capellán de la escuela Alberto Schweitzer, y está a favor de la legalización y despenalización del aborto. En 2018, el presbítero y otros colegas que integran la Federación Argentina de Iglesias Evangélicas (FAIE) emitieron comunicados en apoyo al proyecto presentado por la Campaña por el Derecho al Aborto y participaron de los célebres “martes verdes”.

“El aborto no es un tema de fe -afirma Félix. Yo puedo tener una comprensión desde mi fe, pero esa comprensión no lo convierte en un tema religioso. No puedo a nivel personal imponer un mecanismo absoluto por sobre todo el resto. Este es un tema que tiene que resolver el Estado nacional y laico del que todos somos parte”.

Aciera y la Asociación Bautista Argentina (ABA) emitieron comunicados en los que argumentan que “están a favor de la vida” y le manifestan a los legisladores que “la mayoría del pueblo es celeste y elige la vida”. Estas organizaciones nuclean a la mayoría de iglesias que sostienen una interpretación fundamentalista de la fe. 

Al respecto, el pastor Félix dice que “La situación que se presenta pastoralmente es que muchos, tanto hombres como mujeres, te dicen ‘a usted no le importa una vida que se mata’. Claro que nos importa, acompañamos a mujeres de distinta procedencia en ese proceso profundamente doloroso. Una persona no llega a ese punto (de interrumpir un embarazo) de la nada, se llega con dolor, angustia y ambivalencia”, y reitera que la legalización del aborto “no es un tema religioso”.

El presbítero sostiene que “los abortos suceden” y que, por eso, se necesita “ampliar derechos” y contar con una ley para que “las mujeres vulneradas de toda clase y en todo el territorio tengan la posibilidad de un médico asistencial, psicológica, terapéutica y espiritual de ser atendidas, consoladas y acompañadas en las decisiones que tomen antes, durante y en el momento posterior”. Además, opina que se debe garantizar el acceso “a una profilaxis adecuada, a obra social o prepaga para resolver en buenas condiciones qué quiere hacer”.

“Es un problema de clases sociales, de distribución de la riqueza. Quienes tienen la posibilidad económica pueden trampear aquello que no está regulado, mientras las que no pueden pagarlo son, además, condenadas a ser señaladas socialmente”, afirma.

Félix explica que el crecimiento del sector antiderechos está ligado a “un movimiento de los últimos 30 años donde el fundamentalismo religioso, asociado a la extrema derecha y conservadora norteamericana,” se ha expandido en el continente latinoamericano. “Aparecen en países con distinta fuerza como el movimiento ‘Con mis hijos no te metas’ en Perú, en Colombia, en Argentina y, en especial, en Brasil. Hay un reposicionamiento ideológico y político de los fundamentalismos en contra de todo lo que signifique la ampliación de derechos reproductivos y de género, así como la educación sexual”, asegura el pastor.

NÉSTOR MIGUEZ

Néstor Miguez (FAIE)

Por su parte, Enrique de la Calle, entrevistó a Néstor Miguez quien es el presidente de la Federación Argentina de Iglesias Evangélicas (FAIE). La nota fue publicada en la Agencia Paco Urondo:

"Creo que la interrupción voluntaria del embarazo es una solución no deseable para un problema no querido. Es decir, el problema empieza con el embarazo no deseado. Cuando esa situación es grave, se plantea entonces alguna alternativa para tratar de salir del problema, que no solamente viene de contactos sexuales casuales no cuidados, sino también de múltiples situaciones –descartemos la violación - incluso de situaciones en las cuales parejas estables, por distintas razones de tipo social, de salud, de edad, etc., no están en condiciones de afrontar un nuevo embarazo. Frente a esto, la interrupción del embarazo aparece como una alternativa. Desde mi punto de vista, no es la mejor, pero en muchos casos es la que queda. Por eso, la legalización del aborto busca dar una alternativa más frente a un problema que puede ser sumamente grave".

"Lo que ciertamente no es una solución es la prohibición porque cierra cualquier alternativa y deja el problema tal cual se encuentra en la realidad de hoy. De manera que, en ese sentido, la legalización del aborto aparece como una salida no deseable pero posible, y la prohibición aparece como una no solución al problema".

Con respecto a cuál fue la postura histórica del evangelismo sobre el aborto, Miguez respondió que "no podría afirmar ninguna postura histórica. Sin embargo, puedo decir que las iglesias evangélicas, en su gran mayoría, incluso alguna de las conservadoras, tuvieron una clara postura a favor del control de la natalidad, de los métodos anticonceptivos no agresivos. En eso siempre hubo bastante claridad".

"En cuanto al aborto, no ha habido una postura. Dado que las iglesias evangélicas no tienen una autoridad doctrinal única que decida (a diferencia de la Iglesia Católica), no se puede hablar de esto. Hubo teólogos que han opinado en algún sentido u otro, ya desde Agustín en adelante. El problema teológico en este caso, básicamente, fue la dificultad en poder determinar cuál es el momento en el que el embrión se transforma en vida humana".

"De hecho, la postura que actualmente tiene la Iglesia Católica y algunas iglesias evangélicas de que el embrión es ya una criatura humana, no es una postura histórica tradicional. De hecho, San Agustín decía que recién había concepción humana en el momento en que se percibía el movimiento del feto, o en una forma un poco más científica, en otro momento se planteó a partir de que se desarrolla un aparato neurológico independiente, lo cual es más o menos lo mismo. De manera que no hubo posturas doctrinales oficiales, sino que ha habido opiniones de teólogos".

Fuentes: El Grito del Sur - Agencia Paco Urondo / HORACERO

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias semanal

Recibilo gratis en tu correo