HoraCero Horacero

Impulsan la preservación de las películas del Instituto de Cine

Se firmó un convenio con Fernando Martín Peña, para realizar trabajos de preservación y recuperación del acervo fílmico del Instituto de Cinematografía de la UNL, fundado por Birri.

Cine 23 de diciembre de 2020 Raúl Beceyro
FERNANDO MARTÍN PEÑA
Fernando Martín Peña dedicado a la preservación y difusión de material fílmico

Mediante un convenio, suscripto por el rector de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), Enrique Mamarella y Fernando Martín Peña, reconocido crítico, docente e investigador, se dará inicio a un trabajo conjunto para recuperar y preservar el material fílmico de veinte años de historia del Instituto de Cine de la UNL.

“Peña es uno de los especialistas argentinos más conocidos en la recuperación y preservación de material fílmico, ya había realizado tareas con varios films del Instituto y ahora tendrá en custodia todas las producciones que se puedan conseguir, ya sean copias, negativos y originales que estén en la Universidad o de particulares” destacó Rocío Giménez, directora de Extensión Cultural de la UNL. De esta manera, la Universidad podrá contar con archivos digitales productos de transfer de alta calidad, para su difusión.  “Los interesados en el cine podrán ver, en la Biblioteca Virtual de la Universidad Nacional del Litoral, muchos de los films de su Instituto de Cinematografía, en condiciones técnicas óptimas” destacó Raúl Beceyro, del taller de Cine de la UNL.

Recuperar veinte años de historia

El Instituto de Cinematografía de la UNL fue fundado por Fernando Birri en 1956, gracias al apoyo de Angela Romero Vera, entonces delegada y directora de Enseñanza del Instituto Social y el rector Josué Gollán. En 1962, Birri deja la dirección del Instituto y es reemplazado por Adelqui Camusso. A partir de 1970 conflictos entre las autoridades universitarias, docentes y alumnos perturban las actividades del Instituto. En 1973, pasa a depender de la “Secretaría de Cultura Popular” de la UNL, donde la producción de films y la formación de futuros cineastas resultan seriamente dificultadas. Finalmente, se cierra en diciembre de 1975, y tanto su equipamiento como sus films fueron diseminados en los destinos más inciertos.

“Es precisamente esta situación, la causa de que sea necesario e importante este proyecto ya que nos va a permitir avanzar con las tareas de búsqueda y de rescate de copias y negativos” remarcó Beceyro.
En sus veinte años de vida el Instituto produjo 49 films propios y 29 films de producción vinculada en las que participaban algunos integrantes del Instituto. De esos 78 films Peña ya dispone de una veintena de copias o negativos de películas. Algunos de esos films son: “Tiredié”, “Hoy Cine Hoy”, “La vieja ciudad”, “Pescadores”, “El hambre oculta”. 

Pasaron por sus aulas nombres conocidos del cine argentino: Gerardo Vallejo, Jorge Goldenberg, Mario Mittelman, Diego Bonacina, Esteban Courtalón, Nicolás Sarquis, Patricio Coll, Raúl Ruiz, Dolly Pussi, Edgardo Pallero, Carlos Gramaglia, Marilyn Contardi y Raúl Beceyro.

Juan José Saer y Hugo Gola fueron profesores del Instituto, como asimismo Birri, Camusso, Juan Fernando Oliva, Gramaglia, Pallero, Dolly Pussi, César Caprio, Hercilia Marino.

Investigar, preservar y difundir  

Fernando Martín Peña, egresó de la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica, (Enerc) y en 1993 fundó la revista de cine Film, que codirigió junto a Paula Félix Didier, Sergio Wolf y Aldo Paparella hasta 1998. 

En 1994 creó junto a Octavio Fabiano la Filmoteca Buenos Aires, entidad privada dedicada a la preservación y difusión del cine, a la que poco después se sumó el coleccionista Fabio Manes. Considera como sus maestros, además de haber sido amigo de cada uno de ellos, al crítico uruguayo Homero Alsina Thevenet -de quien heredó su biblioteca-, al crítico y cineclubista Salvador Sammaritano y al investigador Jorge Miguel Couselo.

Recuperó varias películas que se consideraban perdidas o incompletas. En 1993 armó una copia de Los traidores (1973), de Raymundo Gleyzer, a partir de fragmentos conservados por el cineclubista Juan Carlos Arch. En 2008 halló en el Museo del Cine Pablo Ducrós Hicken una copia en formato de 16 mm de la película Metrópolis, lo que supuso la incorporación de 26 minutos prácticamente inéditos desde su estreno, en 1927. 

En 2009 encontró en el Museo del Fin del Mundo, en Ushuaia, varios cortos breves del caricaturista Quirino Cristiani, cuya obra se consideraba totalmente perdida. En 2013 descubrió una versión del corto El herrero, de Buster Keaton, con escenas que no aparecen en la versión original de 1922. También recuperó y preservó una versión completa de la realización colectiva Argentina, mayo de 1969: el camino de la liberación. Ha rescatado además varios films vinculados al Instituto de Cinematografía de la UNL.

Peña también programa el ciclo gratuito de cine Filmoteca en vivo, en la sala de la Enerc -institución donde es docente. Como historiador de cine ha publicado o editado una docena de libros, entre los cuales se destacan "El cine quema: Raymundo Gleyzer" (2000), en colaboración con Carlos Valllina, "El cine quema: Jorge Cedrón" (2003), "Generaciones 60/90" (2003) con AAVV, "Cien años de cine argentino" (2011).

Te puede interesar

NOSTALGIA DE LA LUZ - HORACERO

Cine en casa: hoy te recomendamos Nostalgia de la Luz

Rodolfo Paolantonio*
Cine 27 de diciembre de 2020

Nostalgia de la luz es un drama documental dirigido por el afamado cineasta chileno Patricio Guzmán y producido en conjunto por Chile y 3 países europeos: Alemania, España y Francia.

I-DANIEL-BLAKE-FRONTAL

Cine: Hoy te recomendamos "Yo Daniel Blake"

Rodolfo Paolantonio*
Cine 21 de diciembre de 2020

Interpretada por Dave Johns y Hayley Squires en los papeles principales, esta película se ha llevado varios premios destacados como la Palma de Oro en Cannes en el 2016 y varios galardones más.

Lo más visto

ADOLF

La Banalidad del mal

Por Gustavo Gordillo*
Opinión 25 de enero de 2021

Para la filósofa Hannah Arendt, Adolf Eichmann no era un monstruo desequilibrado, sino un burócrata mediocre celoso del cumplimiento de las órdenes de sus superiores y, sobre todo. Sentencia que el mal proviene de una falla para pensar.

Boletín de noticias semanal

Recibilo gratis en tu correo