HoraCero Horacero







Nace la Tercera Internacional, la Internacional Comunista

La Tercera Internacional, mas allá de cierta ingenuidad y voluntarismo, jugó un gran papel como partido mundial de la revolución. Eran tiempos difíciles y de primeras experiencias

Cultura 06 de marzo de 2021 Daniel Silber*
LA TERCERA
La Tercera Internacional

Escribe Daniel Silber*

El 3 de marzo de 1919 se funda en Moscú la III Internacional, la Internacional Comunista. Fueron invitadas 38 organizaciones revolucionarias y del evento participan delegaciones de Rusia, Alemania, Austria, Finlandia, Polonia, Hungría, Letonia, Lituania, Estonia, Ucrania, Bielorrusia, Suecia y Armenia, así como también grupos comunistas checos, franceses, británicos, yugoslavos, suizos y organizaciones socialistas de EEUU, Países Bajos, Turquía, Turkmenistán, Georgia, Persia, Azerbaiyán, China y Corea. Al poco tiempo se irán sumando nuevas organizaciones de América Latina (Argentina, México, Cuba) y de Europa (Italia, Grecia, Irlanda).

La figura central era Lenin y el objetivo principal era coordinar las acciones para la realización de la Revolución Mundial, la difusión de las ideas del marxismo–leninismo y colaborar en la organización de los Partidos Comunistas y entidades afines (Socorro Rojo Internacional, Sindical Roja Internacional, Juventudes Comunistas Internacional) en todo el mundo. 

El escenario era propicio, dado que –además de la Revolución de Octubre en Rusia- se habían desarrollado experiencias revolucionarias en Alemania y Hungría, que, aunque habían sido derrotadas, se entendía que eso era algo temporal y que pronto se atendería la ola revolucionaria a toda Europa. Tambien había un clima de agitación obrera en Italia, Francia, Checoslovaquia.

Asimismo, otro objetivo –aunque de segundo orden- era la solidaridad activa y militante con la Revolución de Octubre, la que se hallaba en un momento difícil, dada la intervención militar en auxilio de las fuerzas reaccionarias de ejércitos de EEUU, Japón, Gran Bretaña, Francia, Grecia, Italia, Austria, Bulgaria, Rumania, Checoslovaquia, Alemania, Polonia, Serbia, China, Afganistán y otros en distintos frentes.

Según el mismo Lenin, “…La I Internacional echó los cimientos de la lucha proletaria internacional por el socialismo. La II Internacional marcó la época de la preparación del terreno para una amplia extensión del movimiento entre las masas en una serie de países. La III Internacional ha recogido los frutos del trabajo de la II Internacional, ha amputado la parte corrompida, oportunista, socialchovinista, burguesa y pequeñoburguesa y ha comenzado a implantar la dictadura del proletariado…"

Prosigue Lenin: "...La importancia histórica universal de la III Internacional, la Internacional Comunista, reside en que ha comenzado a llevar a la práctica la consigna más importante de Marx, la consigna que resume el desarrollo secular del socialismo y del movimiento obrero, la consigna expresada en este concepto: dictadura del proletariado… Ha comenzado una nueva época en la historia universal. La humanidad se sacude la última forma de esclavitud: la esclavitud capitalista, o sea, la esclavitud asalariada. Al liberarse de la esclavitud, la humanidad adquiere por vez primera la verdadera libertad…”

INTERNACIONAL

Se eligió presidente al bolchevique Georgi Zinoviev, y su sede se fijó en Moscú. Todos los delegados estaban convencidos de que el estallido de la revolución proletaria era simplemente cuestión de algún tiempo y que la revolución alemana sólo había sufrido un revés pasajero.

Trotsky escribió en el periódico Izvestia el 1 de mayo: "Si hoy Moscú es el centro de la III Internacional, mañana —estamos profundamente convencidos— este centro se desplazará hacia el oeste, hacia Berlín, París, Londres. Si el proletariado ruso ha acogido con alegría en el Kremlin a los representantes de la clase obrera mundial, con más alegría todavía enviará sus representantes al II Congreso de la Internacional Comunista a una de las capitales de Europa occidental. Pues un congreso comunista internacional en Berlín o París significará el triunfo total de la revolución proletaria en Europa y probablemente en todo el mundo”.

De este modo, los comunistas se separaban de los socialistas, los revolucionarios de los reformistas y creaban su propia organización mundial. Los congresos que se realizaron bajo la dirección de Lenin dieron importantes batallas políticas tanto contra los reformistas que pregonaban el gradualismo o la moderación, pero también contra los izquierdistas que despreciaban todas las tareas preparatorias considerando que el triunfo de la revolución era inminente.

El VII Congreso de la Internacional, realizado en 1935, señaló con claridad y contundencia las características nefastas, guerreristas y racistas del nazi-fascismo, advirtiendo a la Humanidad la necesidad de aunar esfuerzos para luchar contra esa amenaza a la paz mundial y dando paso a la política de frentes populares donde los comunistas buscarían aliarse con otros grupos de izquierda (incluidos los socialistas y otras corrientes).

En mayo de 1943, teniendo en cuenta la madurez de los partidos comunistas nacionales, y también para evitar los recelos de los países capitalistas aliados, se decidió disolver la Internacional Comunista.

La Tercera Internacional, mas allá de cierta ingenuidad y voluntarismo, jugó un gran papel como partido mundial de la revolución. Eran tiempos difíciles y de primeras experiencias, con escaso manejo de la teoría marxista y actuando en general en la clandestinidad más dura, y su rol orientador y auxiliar a las diversas organizaciones comunistas en todo el mundo fue fundamental.

*Profesor de Historia / HORACERO

Te puede interesar

Llonch y Bianchi - HORACERO

La Vigil en el Día de las Bibliotecas Populares

Redacción
Cultura 25 de septiembre de 2021

La presidenta de la Conabip, María del Carmen Bianchi, visitó Rosario para celebrar El Día de las Bibliotecas Populares en un acto que se realizó en la Biblioteca Constancio C. Vigil.

Lo más visto

Boletín de noticias semanal

Recibilo gratis en tu correo