HoraCero Horacero







Comienza un nuevo juicio por delitos de Lesa Humanidad en Santa Fe

Se trata de la llamada "Causa Chartier" o "Causa Laguna Paiva" por el origen de la mayoría de las 11 víctimas, entre ellas un niño de 14 años, que fueron secuestradas y torturadas.

Derechos Humanos 13 de mayo de 2021 Luis Larpín*
JUICIO Y CASTIGO
Comienza en Santa Fe un nuevo juicio por delitos de Lesa Humanidad

Este jueves a la mañana comienza el juicio oral y público de la causa "Chartier", que investiga las detenciones ilegales y tormentos sufridos por once personas entre febrero y abril de 1980 en Santa Fe.

El juicio está a cargo del Tribunal Oral Federal de la capital provincial, integrado por los magistrados José Escobar Cello, María Ivón Vella y Luciano Lauría, quienes estarán a cargo del debate de este caso.

Cuáles fueron los hechos

La denuncia se inició en 2014 a través del entonces Secretario de Derechos Humanos de la provincia, en abril de 2015 el fiscal federal Walter Rodríguez promovió la acción penal y porteriormente el fiscal Martín Suárez Faisal, solicitó la detención de ocho personas.

En la causa se investiga la caída del último jefe político del PRT en Santa Fe, Arnaldo Catalino Paez, de su esposa embarazada y de uno de sus hijos, Mario, quien era un niño de 14 años, en febrero de 1980, cuando los capturaron en un campito con hornos de ladrillo, donde trabajaban y vivían, en Lima, provincia de Buenos Aires, a 368 kilómetros de Santa Fe. El operativo siguió con el secuestro de otros ocho compañeros y amigos de Paez en Laguna Paiva, entre marzo y abril de 1980: Daniel Emilio Acosta, Roberto Manuel Soria, Ricardo Nicolás Galván, Juan Carlos Oliver, Hugo Alberto Silva, Juan Carlos Sánchez, Pedro Pablo Moncagatta y Anselmo Miranda.

La mayoría de las víctimas trabajaban en el Frigorífico Nelson. Allí habían conformado la agrupación sindical “La Lucha”, una ramificación del PRT. Otras dos de las víctimas se desempeñaban en los ferrocarriles de Laguna Paiva y Villa Constitución, como integrantes del FAS (Frente Antimperialista por el Socialismo).

La persecución, que había comenzado en Huanqueros sobre la familia de Miguel Páez, siguió en Lima (BsAs), donde vivía Catalino Páez y su familia. Un grupo de uniformados ingresó al domicilio y se llevó a Mario y a su mamá, Juana, que estaba embarazada. En la casa dejaron, solos, a los siete hijos menores de 9 a 13 años. Cuando regresó Arnaldo fue detenido al descender del ómnibus. Los subieron a un camión y luego a un Falcon; en Santa Fe los trasladaron al D2 ubicado en Obispo Gelabert y San Martín.

Los secuestros de las otras víctimas fueron perpetrados entre febrero y abril de 1980 en Laguna Paiva, Santa Fe y Villa Constitución. Las víctimas, que fueron toturadas, permanecieron detenidas en las comisaría 13ra de Laguna Paiva; en la de Villa Constitución; en las seccionales 1ra y 3ra y 5ta de la ciudad de Santa Fe, en la Guardia de Infantería Reforzada; y en el Departamento de Informaciones D-2, lugar donde se produjeron las torturas.

En sus declaraciones, las víctimas reconocieron los lugares de detención y a algunos de los acusados, como el caso de Riuli, quien tras su paso por la Policía ejerció como periodista y animador de bailes y otros acontecimientos públicos de la localidad de Laguna Paiva.

Mario Paez describió a los que «daban las órdenes» en el operativo como «un hombre de baja estatura canoso» y «se destacaba uno alto, elegante con un sombrerito de trapo». Después, cuando ya estaba secuestrado en la base del D2, en San Martín y Obispo Gelabert, los pudo reconocer. “Uno era «Eduardo “el Flaco” Riuli, a quien llamaron así sus compañeros, de Laguna Paiva y era el que tenía el sombrerito el día del secuestro. Estaba allí y nos apuntaba».

Los represores imputados

El principal acusado es Germán Chartier, que operó en inteligencia desde el 24 de marzo de 1971 hasta el 31 de marzo de 1982 y en ese momento era jefe de la División Informaciones policiales de la URI. El fiscal lo imputó como "autor mediato" de secuestros y tormentos; mencionando un informe de la División de Informaciones de los años 1972 y 1973 en la ciudad de Laguna Paiva y en la localidad de Nelson, donde vivían las víctimas, como una de las pruebas de la persecución ideológica que dirigió contra Páez, su familia y sus compañeros.

Eduardo Enrique Riuli es otro, su tono de voz es conocido en Laguna Paiva. En la década del 70′ animaba bailes y luego se lo pudo escuchar en los programas “La nota del día” y “La mañana y nosotras”. También se lo podía ver por el canal de cable de esa localidad, donde estuvo 9 años está al frente de la edición televisiva de “La nota del día”. Ese tono de voz, que hasta hace unos días se escuchó en la emisora paivense, y sus características físicas, fueron las que les permitieron a algunos de los detenidos identificarlo como uno de los más activos a la hora de las torturas.

A Fernando Sebastián Mendoza se lo acusa de haber intervenido en las privaciones ilegítimas de la libertad y torturas padecidas por Pedro Pablo Moncagatta, Daniel Emilio Acosta, Juan Carlos Olivera, Juan Carlos Sánchez y Hugo Alberto Silva. Fue Jefe de la Comisaría de Laguna Paiva entre 1978 y 1984, con el cargo de Subcomisario desde 1979.

Rubén Oscar Insaurralde intervino en la privación ilegítima de la libertad y torturas sufridas por Daniel Emilio Acosta y las torturas padecidas por Juan Anselmo Miranda. Prestó funciones en el D2 entre 1979 y 1985, siendo Sargento al momento de los hechos.

Fuente: Luis Larpin - El Colectivo / HORACERO

Te puede interesar

AGUJA

Santa Fe aplicó la vacuna número 2.000.000

Redacción
Santa Fe 11 de julio de 2021

La ministra de Salud, Sonia Martorano, destacó que se aplicaron 2.000.000 de dosis, "lo que representa el resultado de un gran esfuerzo de los equipos y trabajadores de la salud".

Lo más visto

Boletín de noticias semanal

Recibilo gratis en tu correo