Cuando la justicia llega tarde, la impunidad se lo lleva puesto

Noticias 31 de marzo de 2018 Por
El cura párroco Eugenio Segundo Zitelli falleció en Rosario cuando estaba a punto de ser juzgado por crímenes de lesa humanidad en la "causa Faced". Fue confesor y cómplice de torturadores.
ZITELLI - HoraCero
El sacerdote Eugenio Zitelli estaba acusado de participar de sesiones de torturas

Cuando se menciona que la última dictadura no sólo fue cívico-militar, sino también eclesiástica, tiene que ver con el involucramiento de la iglesia Católica en la misma dando "carta blanca" al terrorismo de Estado, y hasta participando en tareas concretas como el caso de Zitelli.

El sacerdote de Casilda, Eugenio Segundo Zitelli, estaba a punto de ser juzgado por delitos de lesa humanidad en el marco del aún postergado desarrollo de la tercera parte de la megacusa "Feced", pero murió antes, fue el viernes a la edad de 85 años, según se comunicó oficialmente. El juicio tenía fecha de inicio para el 15 de marzo y su comienzo se había retrasado en tres oportunidades.

El sacerdote Eugenio Zitelli estaba acusado de participar de sesiones de torturas. Se le imputaban delitos de privación ilegítima de la libertad agravada, aplicación de condiciones tormentosas de detención y asociación ilícita en perjuicio de 14 víctimas.

Zitelli estaba involucrado la causa Feced, así denominada por el apellido del entonces comandante de Gendarmería Nacional que fuera jefe de la policía de Rosario, Agustín Feced, y estuviera involucrado en homicidios, secuestros y violaciones entre 1976 y 1979.

El cura acusado había sido capellán de la Policía durante esos años e iba a ser juzgado junto a trece ex efectivos por delitos de lesa humanidad contra 152 víctimas del terrorismo de Estado, de los cuales serán analizados por primera vez los que comprenden a 90 víctimas.

La participación del sacerdote salió a la luz con el testimonio de los sobrevivientes del Servicio de Informaciones (SI) de Rosario, durante el juicio oral de la causa "Feced I" que investiga los crímenes cometidos durante el mando del jefe de policía santafecino, Agustín Feced.

Zitelli fue capellán de la Unidad Regional II entre 1964 y 1983 y su rol en la represión se encuentra acreditado para los fiscales Adolfo Villate y Gonzalo Stara. Durante el proceso de instrucción, la fiscalía insistió en distintas oportunidades en que se encontraba probado que Zitelli "ingresaba a la sala de torturas" del Servicio de Informaciones (SI) y que era parte del aparato represivo.

La confirmación de su fallecimiento a los 85 años de edad, fue comunicada por el arzobispado de Rosario mediante el siguiente texto: "El arzobispo de Rosario, Eduardo Martín, y el presbiterio arquidiocesano participan que partió a la Casa del Padre celestial nuestro hermano sacerdote".

Te puede interesar

Boletín de noticias