HoraCero Horacero







Laguna Paiva: la sentencia por el juicio de Lesa humanidad

Seis ex policías provinciales fueron condenados en Laguna Paiva. Son culpables por los secuestros y tormentos a 11 personas, en su mayoría trabajadores del frigorífico Nelson.

Derechos Humanos 11 de julio de 2021 Redacción HC
JUICIO
El juicio por delitos de lesa humanidad de Laguna Paiva tuvo acompañamiento de varias personas Imagen de la gente reunida frente al Tribunal Oral Federal de Santa Fe

El Tribunal Oral Federal de Santa Fe condenó este miércoles a seis ex policías provinciales por delitos de lesa humanidad cometidos contra 11 personas, en su mayoría militantes del PRT que trabajaban en el frigorífico Nelson.

Esta fue la primera condena para los seis acusados. La pena más alta fue para Guillermo Raúl Chartier, quien era jefe del Departamento de Informaciones (D2) de Santa Fe, donde funcionó el centro clandestino de detención al que fueron llevadas las 11 personas. Fue condenado a 16 años de prisión como autor mediato de los secuestros y tormentos.

PÚBLICO
El aplauso del público presente al conocerse la sentencia

El resto de los acusados recibieron penas de entre 6 años y 6 meses de prisión y de 5 años. Estos fueron los ex oficiales del D2 Eduardo Enrique Riuli y Rubén Oscar Insaurralde; el ex comisario de Laguna Paiva, Fernando Sebastián Mendoza, y los ex cabos Antonio Rubén González y Omar Epifanio Molina fueron condenados a 5 años de prisión.

La causa de Laguna Paiva puso por primera vez en escena judicial la persecución al Partido Revolucionario de los Trabajadores en la zona. La mayoría de las víctimas trabajaban en el frigorífico Nelson, donde habían conformado una agrupación sindical denominada La Lucha, y fueron secuestradas a partir de 1980.

ABOGADES
Les abogades de la Apdh en conferencia de prensa en Laguna Paiva

Alegato de la querella

Federico Pagliero y Anabel Marconi, abogades de la APDH responsables de la querella mencionaron entre otros fundamentos que lo ocurrido "fue un genocidio y se produjo una asociación para hacerlo".

Los fiscales comenzaron diciendo: "...Hemos escuchado valientes testimonios de sobrevivientes de la noche más oscura de nuestra historia reciente. De manera colectiva reconstruyeron el rompecabezas de esta causa y hoy exigen reparación y justicia"

También agregaron en su alegato que los enorgullecía estar representando "al gran y heroico movimiento obrero que supimos tener en nuestra región. También a cada sobreviviente, víctima y querellante de esta causa que siguen luchando, en este caso por meomoria, verdad y justicia. Reconocer especialmente en este caso la valentía de aquellos niños y niñas, hoy mujeres y hombres, que vivieron el terror en su niñez y nos pudieron contar los padecido".

Contextualizando la causa, les representantes de la querella también señalaron: "La causa Laguna Paiva-Chartier es una cuasa única en nuestra región, ya que hablamos de una represión genocida en el año 1980, lo que da cuenta de la permanencia del aparato represivo sobre una desarticulada masa popular militnate que ya había sido diezmada, encarcelada, asesinada y desaparecida, primero por la triple A, por la derecha peronista previo al golpe y luego por la dictadura cívico eclesiástica  militar, que intitucionaliza el terrorismo de Estado.

PÚBLICO 2
El público que se dio cita para escuchar la sentencia, representando a distintas organizaciones.

Una causa que continuará

En una nota del periodista Juan Carlos Tizziani que sigue de cerca cada una de las causas por delitos de lesa humanidad en Santa Fe, publicada en Rosario 12, se informa que el fiscal Martín Suárez Faisal anunció que iniciará una segunda causa para “investigar a fondo los hechos aberrantes” que sufrieron los 16 niños y niñas que fueron víctimas del terrorismo de Estado.

En tal sentido, Tizziani señala en su artículo que "El juicio (de Laguna Paiva) reveló que el grupo de tareas no sólo se ensañó con los Páez y sus parejas, sino también con sus hijos, que eran 16 niños y niñas que tenían entre dos y quince años y recién pudieron declarar ante un tribunal 41 años después de los hechos. Mario Páez, hijo de Catalino, de 14, estuvo secuestrado dos meses en el D2, en San Martín y Obispo Gelabert, en pleno centro de Santa Fe, una de sus primas fue abusada en Esperanza, y cuatro primos, hijos de Miguel permanecieron como rehenes más de un mes en la Guardia de Infantería Reforzada (GIR), un centro clandestino que operaba el Ejército. Los otros chicos quedaron abandonados o bajo vigilancia del aparato represivo".

Fuentes: Gerardo Aranguren - Juan Carlos Tizziani - El Colectivo de la Memoria - Fotografías: gentileza de El Colectivo de la Memoria / HORACERO.

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias semanal

Recibilo gratis en tu correo