HoraCero

Organizaciones de la Costa presentaron un Manifiesto al Gobernador

Vecinos de la costa santafesina dieron a conocer un documento donde enuncian reclamos históricos para mejorar las condiciones de habitabilidad de esa zona.

Noticias - Santa Fe 09 de marzo de 2022 Redacción HC
CASA DE GOBIERNO
Representantes de la costa santafesina presentaron un petitorio

Con el título "Nos prenden fuego, y nosotrxs sin agua", la Coordinadora de la Costa presentó un petitorio al gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, por falencias históricas que vienen padeciendo vecinos y vecinas de las ciudades de San José del Rincón, Santa Fe y de la localidad de Arroyo Leyes.

"Los territorios de la región están secos por la bajante del río Paraná, previsible, estudiada, anticipada, que preocupa y ocupa, a todas luces conocida", dice el documento y agrega: "Nada inesperado en el sistema fluvial Paraná, si prestamos atención al manejo de su cuenca que se viene haciendo desde décadas atrás.  Nada es sorprendente, si observamos el abuso de explotación extractivista que se alienta en los territorios de la cuenca. Los desmontes de superficies equivalentes a las de provincias enteras ha reducido la masa vegetal en la cuenca, y con ella el volumen de agua de evapotranspiración, con la consecuente reducción de precipitaciones."

Entre los reclamos figuran: Agua potable de calidad y en cantidad; control efectivo de fuego; la penalización por la quema de residuos, de pastizales y de monte nativo; limitación de tala y desmontes, tanto en zona de islas como en el ejido urbano y la reforestación con especies nativas y varios ítems más.

Escuchá la entrevista realizada a Antonio Miguel Yapur por Radio La Maga  

COSTERAS
Integrantes de la Coordinadora de la Costa presentando el documento en Casa de Gobierno

Documento Completo presentado al Gobernador

MANIFIESTO DE LA COORDINADORA DE LA COSTA

Nos prenden fuego, y nosotrxs sin agua.Los territorios de la región están secos por la bajante del río Paraná, previsible, estudiada, anticipada, que preocupa y ocupa, a todas luces conocida. Nada inesperado en el sistema fluvial Paraná, si prestamos atención al manejo de su cuenca que se viene haciendo desde décadas atrás.  Nada es sorprendente, si observamos el abuso de explotación extractivista que se alienta en los territorios de la cuenca. Los desmontes de superficies equivalentes a las de provincias enteras ha reducido la masa vegetal en la cuenca, y con ella el volumen de agua de evapotranspiración, con la consecuente reducción de precipitaciones.

Tampoco nada es nuevo ni sorprendente en la impericia, imprevisibilidad e ineptitud de quienes gobiernan ni de quienes disimulan responsabilidades individuales detrás de sus escritorios de personal técnico o funcionarixs públicxs.  Como su  denominación indica, están en función de la cosa pública, y para el servicio a ella es que les pagamos sus salarios y administran (en nuestro nombre) los presupuestos públicos.

Y hoy la cosa pública es la falta de agua y el manejo criminal que se está haciendo y permitiendo de la planicie de inundación del río Paraná, del monte nativo, y de toda hectárea de la cuenca del sistema fluvial más grande de la República Argentina.  Difícilmente se encuentre superficie alguna libre de las apetencias desmesuradas de sacarle hasta la última gota de rendimiento económico a los cuerpos de agua y a las tierras (muchas de ellas ubicadas en zonas de vulnerabilidad hídrica).

Los gobernantes en ejercicio de los dos últimos años y los gobernantes que les antecedieron, y los que les antecedieron a los que antecedieron a los presentes, tanto locales como nacionales, nos pretenden imponer lo que ellos consideran agenda del desarrollo, que no es más que los compromisos de obras y entrega de recursos naturales, que no es otra cosa que sus acuerdos económicos con el poder real, ese poder real que les golpea los escritorios con la culata del arma que se llama “gobernabilidad”.

Desde Nación y Provincia nos vienen a imponer un puente gigamillonario para expoliar más rápidamente las riquezas de nuestro territorio.  Un puente que nos pasa por encima, para que los camiones saquen soja y minerales.

Desde Nación y Provincia nos vienen a enseñar cómo se entrega a manos privadas socias de los gobiernos de turno (los que sean) el mantenimiento y explotación de una de las vías de navegación más importantes de Latinoamérica, la del  río Paraná, para que veamos pasar delante de nuestros ojos el saqueo de toda producción primaria que sale de nuestra tierra para mantener satisfecho un sistema de explotación que es entrega y depredación de recursos naturales.

Desde Nación hacen perder estado parlamentario a la Ley de Protección de Humedales, para la que hay varios proyectos elaborados desde los territorios. Según parece, en este país no conviene proteger la tierra que a lxs funcionarixs les garantiza próximos negociados.

Desde el gobierno de la Provincia y de las Comunas y Municipalidades de la Costa nos imponen una nueva obra de defensa, orientada a alentar nuevos loteos y negocios inmobiliarios y no a proteger a los habitantes ya establecidos en la zona. Los gobiernos permiten que se invada con construcciones, emprendimientos privados y cercado las orillas y las costas de nuestros ríos. Los Gobiernos por inacción son cómplices de la invasión privada en nuestros ríos.

Desde las Comunas y Municipalidades de la Costa nos imponen gasoductos o tendidos de redes cloacales que no resuelven calidad de vida a una población que no tiene garantizada el agua, en calidad ni en cantidad.  Como no tiene garantizado el acceso a la educación y a la salud.  Esto sucede en todo el Distrito de la Costa de la ciudad de Santa Fe y las vecinas localidades de San José del Rincón y Arroyo Leyes.  Los intermediarios de la especulación inmobiliaria empujan las obras que necesitan para cotizar mejor sus negocios.

Desde la Municipalidad de San José del Rincón se inauguró una toma de agua que no cumple requisitos mínimos de proyecto: jamás se debió instalar en el arroyo Ubajay, que no tiene agua en calidad y cantidad suficientes para ser fuente de agua potable.

Desde la Municipalidad de Santa Fe se nos impone la inacción frente al fuego: no hay condena para quien lo enciende; no hay equipos ni agua para apagarlo; no hay garantías de trabajo en condiciones humanas para lxs bomberxs cuyo trabajo excede lo profesional y reviste características de heroico; no hay recursos volcados a la acción de educación y propaganda, de control y de policía permanente para limitar y anular todo intento de encender un fuego irresponsablemente. Como tampoco lo hacen para preservar la integridad de las defensas, para impedir los movimientos ilegales de suelo (sin proyecto alguno presentado), declaramos que no existe castigo a la acción criminal de quien enciende fuegos para la quema de ramas, residuos o pastizales.

El fuego no es espontáneo: lxs humanxs somos la única especie que puede encenderlo.

Y la quema para renovar pastizales para ganadería, o para liberar zonas apetecidas por los especuladores inmobiliarios de siempre con sus socios gobernantes, deja tras de sí muerte y desolación que, dada la escala del sistema que habitamos, adquiere las características de ecocidio.    

Las Municipalidades y Comunas de la Costa lejos de pensar en instalar tanques cisternas para proveer agua que facilite la recarga de los camiones de lxs bomberxs,  tampoco controlan el consumo de agua.   Buena parte de la población hoy no tiene agua en sus domicilios, ya que las perforaciones han quedado en seco:  al decaimiento de las napas producido por la bajante de ríos y arroyos, se suma la acción descontrolada de quienes explotan la napa para regar campos de fútbol o llenar piscinas.  

Lxs vecinxs de la Costa sabemos cómo queremos vivir.  Y no es de esta manera, aterradxs por el fuego, rehenes de la ineptitud de nuestros gobernantes.

Lxs vecinxs de la Costa queremos:

- Agua potable de calidad y en cantidad.

- Control efectivo de fuego; la penalización por la quema de residuos, de pastizales y de monte nativo.

- Limitación de tala y desmontes, tanto en zona de islas como en el ejido urbano.

- Reforestación de los territorios de la Costa con especies nativas.

- Control efectivo de consumo de agua para los comercios que la utilizan como insumo.

- Las costas, las islas y los ríos son propiedad pública, no permitiremos el avance privado bajo la permisividad de los gobiernos por ello exigimos el desalojo de todas las construcciones privadas y comerciales de la costa de nuestros ríos. 

- Campaña permanente de educación y propaganda sobre uso adecuado del agua, y demás prácticas de preservación del medio ambiente. Del delicado equilibrio de este ambiente depende nuestra calidad de vida y la de las especies animales y vegetales de los humedales de la planicie de inundación del río Paraná, tanto durante las crecidas como durante bajantes prolongadas como la que estamos viviendo.

- Servicios públicos diferenciados, sustentables para un territorio cuya dinámica está fuertemente asociada a la del sistema fluvial del cual depende.

Los vecinos de la Costa sabemos cómo queremos vivir.  Sabemos de las prácticas y de los pactos sociales que necesitamos para preservar nuestro ambiente.  Los vecinos de la Costa nos organizamos y autogestionamos en la lucha contra el fuego, como nos hemos organizado solidariamente durante las crecidas extraordinarias.

La bajante del río lleva dos años.  Los incendios en la zona de islas son mucho más desvastantes. 

Los gobernantes y personal técnico gubernamental no parecen estar enterados. 

Los gobiernos deben saber que resistiremos cualquier acto de gobierno que no sea consultado con nosotros, los habitantes. Los actos de gobierno deben ser consensuado con nosotros, los habitantes costeros. 

Coordinadora de Instituciones no Gubernamentales de la Costa

__________________

Nina Casteló / HORACERO

Te puede interesar

Lo más visto

PAULÓN

Olvidos y omisiones de la historia reciente

Daniel Rafalovich*
Opinión 19 de mayo de 2022

Hay olvidos que parecen omisiones intencionales cuando se narran las biografías de intelectuales, artistas y políticos: su pertenencia política como militantes de los '70.

Boletín de noticias semanal

Recibilo gratis en tu correo