HoraCero

Último momento

Rivadavia, el prócer menos pensado

Fue el responsable del tristemente célebre empréstito de la Baring Brothers que inició el ciclo de nuestra deuda externa, utilizado con dudosos fines.

Cultura - Historia 14 de marzo de 2022 Daniel Rafalovich*
REVADAVIA
Retrato de Bernardino Rivadavia

RAFA 1Por Daniel Rafalovich*

¿Cómo se llama la avenida que, según algunos porteños, es la más larga del mundo? ¿Cómo se llama una de las avenidas que delimitan el microcentro de Santa Fe? En ambos casos la respuesta es Rivadavia. También llevan su nombre numerosas ciudades y departamentos de distintas provincias.

Si algunos próceres de la historiografía liberal argentina merecen ser cuestionados pero en su vida y sus gestiones descubrimos virtudes y medidas positivas, lo que da lugar a polémicas entre las distintas corrientes historiográficas, la actuación de Bernardino Rivadavia fue desastrosa para el país naciente de principio a fin. Eso sí: fue el padre del liberalismo argentino, cruel con sus adversarios (que eran muchos) y opresor con las provincias y entreguista al poder anglófilo.

Su actuación política comienza al convertirse en Secretario del primer Triunvirato. Allí disuelve la llamada Junta Grande, en la que estaban representadas las provincias. De esta manera se defendía exclusivamente a los intereses  importadores del Puerto de Buenos Aires. Pocos meses después directamente ordena expulsar a los representantes del interior.

Al año siguiente (1812) acusa a Martín de Álzaga, quien había sido uno de héroes de la reconquista de Buenos Aires en las invasiones inglesas de 1806 y 1807, de conspirar contra el todopoderoso Triunvirato y, valiéndose de pruebas fraguadas, ordena el fusilamiento de Álzaga y otras personas. La orden se ejecuta en Plaza de Mayo y los cuerpos de los fusilados quedan expuestos durante tres días.

En 1814 viaja junto a Belgrano en una misión a Europa para buscar un candidato a monarca que se haga cargo de estas tierras. La misión resultó un fracaso pero Rivadavia aprovechó su estancia europea para conectarse con la obra de eminentes pensadores de la ilustración liberal europea, quizás para compensar sus carencias intelectuales.

En 1821 es convocado por el gobernador de Buenos Aires, Martín García, para ocupar el Ministerio de Gobierno y Relaciones Exteriores. Rápidamente Rivadavia se convierte en el hombre fuerte de la provincia y el gestor de todas las decisiones de importancia. Durante su mandato se efectivizó el tristemente célebre empréstito de la Baring Brothers que inició el ciclo de nuestra deuda externa, fue utilizado con dudosos fines y se terminó de pagar recién a comienzos del siglo XX.

BONO BARING

Su reforma militar tenía como eje relevar a todos los militares que habían participado en la guerra de la independencia, en quienes veía potenciales enemigos. Y quizás tenía razón: su principal objeto de odio y persecución fue nada menos que José de San Martín quien, a la caída de Rivadavia expresaría en una carta: “Su administración ha sido desastrosa y sólo ha contribuido a dividir los ánimos. Me cercó de espías y mi correspondencia era abierta con grosería. Él me ha hecho una guerra de zapa sin otro objeto que minar mi opinión (prestigio)… Yo he despreciado tanto sus groseras imposturas como su innoble persona” “Sería cosa de nunca acabar, si se enumerasen las locuras de aquel visionario –dice San Martín- creyendo improvisar en Buenos Aires la civilización europea con sólo los decretos con que diariamente llenaba lo que se llama archivo oficial”.

Rivadavia también fue impulsor de una Ley de Sufragio “Universal” bastante particular: El voto sería absolutamente calificado y restringido a las “personas decentes” y expresa: “se reputará decente toda persona blanca que se presente vestida de fraque y levita”, y el proyecto  negaba el voto hasta a los “criados a sueldo, peones jornaleros y soldados de línea”. Además para ser elegido había que ser propietario inmueble o industrial.

En fin, siendo ya Presidente de la Nación en 1826 sancionó la Lay de Enfiteusis por la cual se arrendaban tierras públicas por un lapso “cuanto menos”de 20 años. Esto provocó que, en pocos años, más de 8 millones y medio de hectáreas quedasen en manos de algo más de 500 propietarios: así surgieron como latifundistas los Anchorena, Azcuénaga, Lynch, Ezcurra, Lezica, Sáenz Valiente entre otros.

Para no expendernos demasiado digamos que el Rivadavia como Presidente sólo duró algo más de un año, entre 1826 y 1827. El desastre de la guerra con Brasil, donde a pesar de haber vencido por las armas, se entregó “a cambio de la paz” a Uruguay al Brasil y el comercio en el Río de la Plata a Gran Bretaña, sumado al proyecto de federalización de Buenos Aires, a la que pretendía dividir en dos, y la creciente rebelión de las provincias, provocaron su caída. Su casa y la su de ministro Manuel García fueron apedreadas.

Rivadavia murió en Cádiz, España, en 1845. Si bien en su testamento dejó escrita la orden de no ser enterrado en Argentina, sus restos descansan en Plaza Miserere, en un gigantesco mausoleo.

Los hacedores de la historiografía liberal necesitaban íconos y es mejor tenerlos cerca. Mitre lo elevó a la categoría de prócer llamándolo “el más grande hombre civil de la tierra de los argentinos” y así quedó caracterizado en los libros de la historia hegemónica.

BILLETE AUSTRAL

Quizás como último y paradójico tributo durante el gobierno de Raúl Alfonsín, al implementar su ministro Sourroulle el Plan Austral se eligió la augusta efigie de don Bernardino como rostro visible del billete de un austral. Ese plan terminó en un desastre hiperinflacionario. Rivadavia acabó por simbolizar, cada vez más, la entrega de un país  a intereses minoritarios y anglófilos y una gestión también desastrosa.

Sin embargo cuando vuelvo del centro de la ciudad hasta mi barrio tengo que tomar el 10 en… Avenida Rivadavia.

*Daniel Rafalovich - Coordinador de la página Metapoesía - Columnista de HoraCero

 

Te puede interesar

PAULÓN

Olvidos y omisiones de la historia reciente

Daniel Rafalovich*
Opinión 19 de mayo de 2022

Hay olvidos que parecen omisiones intencionales cuando se narran las biografías de intelectuales, artistas y políticos: su pertenencia política como militantes de los '70.

TITA MERELLO

Tita, una chica superpoderosa

Daniel Rafalovich*
Cultura - Escena 21 de marzo de 2022

Nació en un conventillo del barrio San Telmo, una placa en calle Defensa 715 la recuerda todavía. Al no poder mantenerla, la mamá la internó en un asilo infantil. Se hizo desde abajo.

PARAGUAS

Auge y ocaso del mago de la lluvia

Daniel Rafalovich*
Cultura - Historia 25 de abril de 2022

Mientras el cine nacional propicia comedias simplonas como "Granizo", el autor de esta crónica rescata la historia de un personaje argentino también vinculado a las lluvias, pero que no está en Netflix.

Lo más visto

Boletín de noticias semanal

Recibilo gratis en tu correo