HoraCero

Último momento

La incertidumbre de la vaca atada

La acumulación de la riqueza en manos de unos pocos como proyecto de apropiación e instalación de un Estado Mafioso comenzó con el golpe del '76.

Opinión 23 de marzo de 2022 Antonio Miguel Yapur Antonio Miguel Yapur
arton50191
Un eslabón clave para las políticas neoliberales fue el gobierno de Macri

Escribe Antonio Miguel Yapur*

Resulta que, en épocas del gobierno neoliberal encabezado por Macri se estaba terminando de instalar en nuestro país el Estado Mafioso. Un Estado que se inició en 1976 con el golpe cívico, empresarial, eclesiástico, militar.

Hubo gobiernos y fuerzas sociales, políticas y partidarias que lo han resistido y le han logrado poner palos a la rueda durante sus períodos democráticos, como lo fueron los gobiernos de Raúl Alfonsín, Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner. 

Ese Estado Mafioso que pretenden instaurar, es un Estado con absolutismo en la llamada economía informal, que en términos sencillos sería el Estado de la economía en negro, aquella que no tributa para el bienestar común. 

La existencia de este Estado implica que la población trabajadora no tendría que poseer ningún tipo de derechos laborales ni sociales, todo bienestar futuro debe ser aportado por el individuo aislado del resto y ese aporte debe ser puesto al cuidado de empresas privadas relacionadas con ese Estado Mafioso.

El Estado Mafioso es ese que brega por disminuir “el costo laboral”, unos de los protagonistas serían, por ejemplo, los empresarios inmobiliarios que despotrican y demonizan a los dirigentes gremiales de la construcción cuando pugnan por mayores salarios de los obreros. 

Argumentan que construir es caro debido a los salarios de los trabajadores. Pero no despotrican, ni cuestionan a las empresas monopólicas que aumentan sin límites el costo del cemento portland, la cal, los hierros o la arena. 

Atribuyen al salario la culpa de los “altos costos”.

Es una matriz cultural, cuando el empresario dice que ya no puede pagar los aportes o la obra social de sus empleados. 

El Estado Mafioso es el que explica que nos acostumbremos a vivir en la incertidumbre. Nos inculcan vivir una vida sin ningún tipo de perspectivas, de proyectos, solo vivir el hoy “sin pensar en el mañana y sin recordar el ayer”, sin certezas, sin derechos a la salud, a la educación, a la vivienda. 

Nos imprimen la matriz de inclinarnos a besar la mano del “Padrino” para que él no nos bese, entonces, nuestra frente.

Y ¿quiénes son los que hablan de vivir en la incertidumbre? 

Justamente los que tienen asegurada la atención a la salud, a la enfermedad, los que aseguran el futuro de sus hijos en escuelas privadas, los que no solo tienen vivienda familiar, sino que son dueños de centenares de casas, departamentos, campos. 

Ellos son los que viven sin incertidumbres a costa de las incertidumbres de la mayoría.

En el acervo popular diríamos que son “los que tienen la vaca atada”, una imagen perfecta, una vaca atada para que ellos únicamente tomen y coman de su leche y carne. 

El resto, es decir nosotros, debemos acostumbrarnos a vivir en “la incertidumbre”.

Los que además viven sin incertidumbres, son una gran parte de nuestros políticos y funcionarios; ellos tienen sus propias vacas atadas que les garantizan la supervivencia, algunos de ellos son tan millonarios que aseguraron la vida de sus descendientes. Tal como una casta. 

En la provincia de Santa Fe, tenemos un gobernador que se molesta porque le tocaron el bolsillo de sus ganaderos y empresarios con un mísero 2% a las exportaciones de harinas y aceites. 

Este gobernador como varios otros, están muy atentos a las necesidades de los empresarios del campo y a los intereses de los fumigadores seriales. En tanto, para resolver el problema de la corrupción judicial, policial y legislativa, hacen convenios con la Embajada de los EEUU e insertar a la DEA en nuestra provincia con el pretexto del narcotráfico. 

El silencio legislativo es el umbral de la complicidad de los selectos electos.

Una de las visiones de lavado de dinero es la de tener un Estado Mafioso para que facilite la salida y entrada de contrabando de cereales, electrónica, minería y casi seguro que pocos podrían negar rotundamente el escurrimiento de drogas y trata de blancas. 

Este mismo Estado luego facilita que “los capitales inmobiliarios” construyan grandes edificios, majestuosos casinos con el pretexto de que emplean “a la gente”. 

¿De dónde sale tanto dinero para estas “inversiones” en medio de un país en bancarrota con el 50 % pobreza?

¿Quiénes tienen tanta plata en medio de ciudades hambrientas?

Quizás sea interesante ensayar como preguntas, algunas respuestas: ¿Será plata que proviene del lavado del narcotráfico o de la evasión exportadora de granos, minerales y artículos de electrónica?

El gobierno de la Provincia de Santa Fe pretende corregir los yerros haciendo un convenio con la DEA. Un convenio para reprimir a perejiles, crear más violencia en los barrios populares y luego justificar con represión el gran negocio portuario privado.

Donde aparece la DEA se radica la violencia mafiosa, porque la historia de acción de este cuerpo dice que se ocupa de organizar los dineros de la Mafia, para que les sean más rentables y seguros. 

EEUU no proporciona nada por gratitud y menos aún por filantropía, por el contrario, donde EEUU está involucrado hay violencia y muerte.

También viven sin incertidumbres ese pequeño número de empresarios que hicieron y hacen negocios con el dinero de todos nosotros. Tienen nombres y apellidos concretos, son dueños de medios de comunicación, de grandes extensiones de tierra, de entidades financieras enriquecidas con la muerte de decenas de miles de argentinos, son dueños portuarios como Vicentín a los que la justicia y el poder político los honra en sus estafas con prebendas multimillonarias para que “no se enojen”.

Compatriotas, la derecha argentina no quiere el desarrollo de nuestro país. Eso está probado por toda la historia desde el siglo XIX. 

Hoy defender el sistema democrático implica dar un punto final al avance de esta derecha en nuestro país. Tienen la hegemonía del poder económico que, con la supremacía del poder mediático, conquistan y cautivan al 40% de nuestros compatriotas que son los que les aportan la base de sustentación necesaria para el uso del gobierno y de la violencia.

Este 24 de marzo, significa algo más que una conmemoración justa e histórica, debe ser un hito que inicie la recuperación del campo popular y el comienzo de una ofensiva para comenzar a construir un país liberado.

Necesitamos que nuestros legisladores, gobernadores, concejales, intendentes, presidentes comunales dejen de ser posibilistas. Precisamos que sean protagonistas de esta nueva acumulación de fuerzas. Que abandonen el hábito de ser levanta manos o contadores de porotos y promuevan la movilización social para ese bienestar que nos están robando los que tienen la vaca atada.

Necesitamos que los dirigentes gremiales no se vinculen solo a la lucha por la recuperación salarial que es necesaria, indispensable e imprescindible, sino que suelten amarras hacia la lucha política, que sean protagonistas de este nuevo proyecto de Patria que tenemos que construir. 

Necesitamos dirigentes gremiales que se referencien en aquellos que dieron la vida por la Patria. 

Necesitamos construir una democracia que libere a la vaca atada y que la incertidumbre huya hacia los lares de quienes pretendieron imponerla. Precisamos construir una democracia desalambrada.

*Docente, Ing. Químico, Militante Social

Te puede interesar

IMAGEN AFP

Cómo no pensar en otro mundo posible

Emir Sader*
Opinión 09 de marzo de 2022

Los programas de televisión incorporarán próximamente la pregunta a sus entrevistados sobre qué tipo de fin del mundo prefieren: ¿una epidemia o una guerra nuclear?

Por la libertad de expresión Foto Bolivia_com

El periodismo en crisis

Sergio Ferrari*
Opinión 21 de marzo de 2022

En muchos países, los clásicos vendedores ambulantes de periódicos son ya una difusa estampa del pasado. En tanto el quiosco de venta de diarios y revistas también desaparece.

PAULÓN

Olvidos y omisiones de la historia reciente

Daniel Rafalovich*
Opinión 19 de mayo de 2022

Hay olvidos que parecen omisiones intencionales cuando se narran las biografías de intelectuales, artistas y políticos: su pertenencia política como militantes de los '70.

democracia-no-es-que-te-cuenten-es-que-te-tengan-en-cuenta

Tengo un buen empleo, soy Gobernante

Antonio Miguel Yapur
Opinión 04 de abril de 2022

El autor propone pensar críticamente algunas ideas: gobernar y administrar el Estado, empleado y gobernante, democracia y plutocracia, pueblo y gente.

ESTATUAS

Europa seducida por las armas de EEUU

Antonio Miguel Yapur
Opinión 14 de abril de 2022

El autor refiere a cómo el actual paradigma del mundo está en un ocaso progresivo. Se pregunta cuáles son las probables alternativas y las resistencias de lo viejo para dar paso a lo nuevo.

Lo más visto

Boletín de noticias semanal

Recibilo gratis en tu correo