HoraCero

Último momento

Pascuas del mundo: del origen judeocristiano a las tradiciones menos conocidas

¿Cómo se celebran la Pascua y los días que la preceden en sus múltiples expresiones? Un recorrido por esta celebración de alcance global.

Cultura 16 de abril de 2022 Por Gabriel Sánchez*
2
La celebración del Pesaj conmemora la libertad del pueblo judío que deja atrás el yugo egipcio.

Decir que el origen de la Pascua como celebración es judeocristiana por excelencia resulta cierto a medias. En términos históricos, la Pascua es preliminarmente judía.

El Pesaj, en hebreo, fue cronológicamente instaurado con antelación al rito cristiano, y celebra la liberación del pueblo judío respecto del yugo egipcio narrada en el Viejo Testamento al evocar la marcha de Moisés guiando a su pueblo a través del Mar rojo que Yahvé abre primero para salvación de sus devotos y cierra después para la derrota definitiva del ejército esclavizador.

Fue Jesús, según los textos religiosos, quien eligió las fechas ya consagradas por el judaísmo para entrar en Jerusalén: escena donde la tradición evangélica lo refiere alabado durante el cortejo que incluye las emblemáticas ramas de olivo alfombrando su marcha humilde a lomo de burro.

La Pascua cristiana celebra para quienes profesan esa fe, en suma, otro paso, de importancia constitutiva: la resurrección de Jesucristo. Ocurrida –según relata el Nuevo Testamento– al tercer día de haber sido crucificado, el regreso a la vida terrenal del Nazareno es el milagro fundacional de su credo.

3
Una de las famosas alfombras efímeras guatemaltecas realizadas en Semana Santa. 

La coincidencia calendaria entre dos religiones suma una segunda concomitancia en la etimología de “Pascua”, que en latín se escribe pascha, transliteración del griego πάσχα o pásja, y este, a su vez, del arameo פַּסְחָא pásja. La palabra en cuestión remite al concepto de "pasar, atravesar, de un estado y otro". 

INDUMENTARIA
Indumentaria usada en los desfiles previos a la Pascua en Honduras. 

Si para el pueblo judío el Pesaj es la liberación del yugo y el paso a la libertad, para el cristiano encarna el paso de la muerte a la vida en el cuerpo de Jesús, hijo de Dios en la tierra. Y, para sus creyentes, un nuevo nacimiento a una esperanza viva.

En la fe cristiana, la Pascua es en singular y señala un día puntual: el “Domingo de Resurrección”. Su celebración como tal no es sino hasta entonces, auqnue los días previos -la Semana Santa- tienen también carácter conmemorativo.

Hoy, las pascuas presentan en el mundo distintas dinámicas ligadas a las culturas de los pueblos que las celebran. Sí bien estas liturgias se apoyan en un mismo núcleo argumental, difieren notablemente en sus formas y suelen estar vinculadas a tradiciones regionales que conjugan una devoción popular y colectiva.

5
 Los "Nazarenos" en la Semana de la Santa Procesión, en Marbella. Foto: 123RF.

A diferencia de las fiestas religiosas que se practican puertas adentro en el ámbito intrafamiliar, las celebraciones pascuales que destacan por sus imágenes y participación multitudinaria en distintos puntos del planeta, involucran lo público: ese carácter hace de ellas encuentros regidos por la fraternidad horizontal, espontánea, solidaria, mancomunada.

España y América Latina son las regiones que encabezan la magnitud visual de las celebraciones pascuales. Dentro de este grupo, muy en particular en el Caribe, hay pascuas que deslumbran en el mundo entero.

Semana Santa en Antigua y el arte efímero

El fervor religioso de Guatemala, uno de los países más creyentes del trópico,  presenta cada año, en ciudades como Antigua, una verdadera explosión de colores y textura, acaso fruto de la conjunción entre la fe cristiana y ciertos aspectos del pretérito culto Maya.

En el marco de la Semana Santa, en esta ciudad meridional guatemalteca, se llevan a cabo las “procesiones” callejeras organizadas a su vez por las “Hermandades de fe”. Estas convocan a miles de fieles que acompañan los distintos pasos de la Pasión de Cristo relatados en los evangelios canónicos.

6
Las alfombras efímeras guatemaltecas con influencia de la cultura maya. Foto: Marcos Gálvez. 

Previo a estos desfiles, los devotos diseñan el sendero que ha de pisar la procesión, integrada entre otros por unos cien devotos que cargan enormes imágenes de figuras, frecuentemente la del propio Jesús con la cruz a cuestas.

El diseño de esas sendas es la marca de identidad guatemalteca en el marco pascual: con aserrín de colores, los fieles trazan alfombras de motivos varios, cargadas de cromatismo, que adornan las calles hasta que la caravana, haciendo a su vez un paso ritual preproducido, las destruye. De allí el reconocimiento universal de esta como una de las más famosas versiones del arte efímero conocido en el globo.

En Honduras, canto, baile y manjares

En Comayagua, la antigua capital de Honduras previa a Tegucigalpa, se repite la tradición de las alfombras efímeras y de las grandes carrozas del vecino país guatemalteco, pero la celebración de la Semana Santa, y en particular de su culminación del domingo involucra otros elementos. Por ejemplo: los manjares.

Sopas hechas de pescado salado seco, pasteles de queso, sopa de mondongo, rosquillas en miel y tamales dulces se cocinan y sirven en puestos callejeros durante esas jornadas. A su vez, las alfombras, que aquí suelen representar figuras bíblicas, no son de aserrín sino de arena.

7
 Procesión de los penitentes, en Sevilla. Foto: 123RF.

A diferencia de las guatemaltecas, las celebraciones hondureñas están menos guionadas y las procesiones se desarrollan con bailes y cantos de los que participan prácticamente todo aquel que se acerque, sin preparación alguna.

La celebración en Sevilla

A su hispánico modo, en la capital andaluza los fieles despliegan en Semana Santa una ceremonia mucho más dramática que la de sus pares caribeños.  Con imágenes de poderosa simbología e imponente aspecto, en una gama cromática más oscura pero no menos impactante, los sevillanos también salen a la calle en procesión.

Entre el Domingo de Ramos y el Domingo de Resurrección, 60 hermandades marchan desde distintos puntos hacia la catedral de la ciudad. En este caso, el guion de la ceremonia es estricto en relación directa con la Pasión de Cristo: entrada a Jerusalén, última cena, viacrucis, muerte y resurrección.

8
 Pascua cristiana en Sicilia. Foto: 123RF.

La actividad comienza el Domingo de Ramos y finaliza el Domingo de Resurrección e incluye un riguroso protocolo dentro del cual se establece el rol de los distintos elementos que engalanan el paso procesional y portan los acólitos: estandartes, trompetas (que no se hacen sonar, pero refulgen) las plataformas que sostienen imágenes evangélicas, entre otras.

A los fines organizativos, El Consejo General de Hermandades y Cofradías de Sevilla es el encargado de la regulación del conjunto de procesiones de la Semana Santa. A su vez, el Consejo agiliza trámites y acuerdos con las instituciones oficiales y controla los horarios de paso por cada ruta establecida en el centro de la ciudad.

Brasil

El gigante sudamericano presenta similitudes con América Central a la hora de celebrar la Semana Santa y las pascuas. En el caso brasileño, tal como ocurre con muchos de sus santos y deidades, el sincretismo religioso se apodera también de la celebración pascual e incluye elementos panteístas.

9
Sendero procesional en El Salvador. 

La adoración La flor Macela, que florece sólo en la Cuaresma, o la elaboración y ofrenda de la “Paçoca”, un alimento que se prepara con la mezcla de maníes triturados y azúcar forma parte de los ritos habituales en estos días de abril.

La quema de Judas Tadeo en señal del término de la Cuaresma se escenifica incendiando un muñeco que representa la traición y es otro de los ritos muy replicado en todo su territorio.
También en Brasil se realizan desfiles multitudinarios, particularmente en las ciudades del norte, donde se cumple con “la bendición de las palmas” tejidas en intrincados patrones que representan cruces, aves, flores y otras imágenes temáticas.

Tantas Pascuas como culturas

Desde América hasta el norte, centro y este de Europa, la tradición muta calidoscópicamente en versiones que expresan en un sentido u otro a cada pueblo. Los detalles son tan variados como curiosos.

10
Una particular forma de desfile, en Guatemala. 

Durante la semana pascual, la población húngara desarrolla un ritual que busca aumentar la fertilidad de las mujeres jóvenes rociándoles determinados perfumes que garantizarían la continuidad de una progenie.  En cuanto al domingo de resurrección, suele destacarse por un plato en particular: el “húsvéti sonka”, o pierna de cerdo ahumado durante varios días que se sirve en largas mesas. 

11
El Vía Crucis representado en México. 

En Rumania, las prácticas del periodo de Pascua responden a tradicioes instauradas por la iglesia cristiana ortodoxa. Cuando las familias asisten a misa, suelen encender velas que transportan encendidas hasta sus hogares para marcar cruces con ellas en las puertas de sus casas.

En cuanto a la caza del huevo de pascua o conejo de chocolate, quizá no guarde relación simbólica alguna con el significado de la Semana Santa, pero es una tradición aliada al feriado cristiano que se practica especialmente en Finlandia, Suecia, Noruega, Polonia y se ha extendido a muchos países, incluyendo algunas ciudades argentinas. 

12
En Brasil, conjunción de creencias concitadas en Semana Santa. 

Finalmente, Roma, epicentro del cristianismo es sin duda la más concurrida con sus procesiones que progresivamente se fueron articulando con los rituales paganos de los muchos pobladores de Sicilia que se establecieron en la capital italiana dotándola de nuevas prácticas en este y otros tantos aspectos.

En definitiva, la Pascua, como la fe misma, es, además de un acontecimiento religioso puntual, un marco donde se expresan de distintos modos, idiomas y formas, una voluntad de creer y celebrar esa creencia en comunidad; acaso la más noble de las pulsiones humanas.

Télam / HORACERO

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias semanal

Recibilo gratis en tu correo