HoraCero

El rock olvidado de los ’70: La banda CONTRALUZ

Hubo una banda llamada Contraluz que tocó en los festivales B.A Rock, casi despuntando con los primeros grupos del rock nacional en las décadas del '70.

Cultura - Música 10 de mayo de 2022 Daniel Rafalovich*
CONTRALUZ
Arte de tapa del disco

RAFA 1Escribe Daniel Rafalovich*

No haremos aquí un racconto de los orígenes y pioneros de nuestro rock. Ya los conocemos: Los Gatos, Los Beatniks, Almendra, Manal, Vox Dei, Moris y unos cuantos más. Solo cabría agregar algunas bandas del llamado “interior” del país que comenzaron prácticamente al mismo tiempo que los más recordados.

Por ejemplo: en Santa Fe teníamos, entre otros, a Los Bichos de Candy (su nombre menciona al boliche donde solían tocar, en el subsuelo del bar “El Cabildo”, ubicado en calle Salta y Cortada Bustamante) y Alma Pura, base del que luego sería Virgem, banda de prolongada trayectoria.

Mencionaremos a algunas bandas por fuera de las más conocidas, que llegaron a grabar discos, no tuvieron la repercusión esperada o merecida y hoy se pueden hallar (casi todas) subidas a you tube o algún otro sitio de música.

Hubo una banda llamada Contraluz  integrada por  Carlos Barrio (guitarras), Néstor  Barrio (batería), Freddy Prochnik (bajo), Alejandro Barzi en flauta y Álvaro Cañada en voz. Contraluz tocó en los dos primeros festivales B.A Rock y tuvo una respuesta positiva del público, sorprendido ante una banda que sonaba muy bien y era original en su planteamiento musical.

Contraluz llegó a editar un long-play (esos discos hoy llamados genéricamente “vinilos”) que tuvo dos nombres en sus dos ediciones “Contraluz” y “Americanos”. El disco (con la producción artística de Billy Bond) es poderoso, eléctrico, con influencias ciertas de Jethro Tull, toques de folk muy elaborado, con la voz clara y potente de Cañada (una rareza para la época) y letras mayormente sociales. “Sin trabajo”, “La sarna del viento” ejemplifican esto. La canción que eligió la grabadora para difusión fue “Indios sin prisión”, que comienza como un carnavalito y deriva en un estribillo a puro rock con una letra de denuncia y esperanza.

CONTRALUZ 1973
Revista Pelo N°43 (1973) Foto del grupo Contraluz

El LP pasó sin demasiada gloria (aunque se estableció un grupo grande de seguidores entusiastas de la banda) y hoy es una especie de objeto de culto muy preciado para coleccionistas de discos de rock de distintos lugares del mundo.

En 1974 Contraluz graba un disco simple (esos que contenían una canción de cada lado) como anticipo de lo que seria su 2do LP. El lado A era “Que tu voz se escuche”, una canción que habla de un Jesucristo “predicando en las villas” y con un fuerte compromiso social. El ente llamado COMFER, que básicamente se encargaba de la censura en los medios, prohibió inmediatamente su difusión y fue luego retirado de los comercios: había una frontera muy nebulosa entre el Cristo al que se refiere la canción y los curas tercermundistas, particularmente Carlos Mugica, quien sería asesinado por la triple A pocos meses más tarde. El estribillo de la canción dice: “Tus ojos están/ en sonrisas de niños/ en ricos sin paz/ en los perseguidos por gritar tu verdad/ en los pobres de espíritu/ que dan sin mirar”

La prohibición del disco y el llamado al baterista para cumplir el servicio militar obligatorio aceleraron la disolución de la banda y el material grabado para el nunca aparecido segundo LP quedó (si es que quedó) en los archivos de EMI-Odeón, la compañía grabadora.

En el año 2000 la banda se reunió con tres de sus integrantes originales: Freddy Prochnick, Néstor y Carlos Barrio, a quienes se sumó Jaime Fernández Madero. Y tuvo la enorme virtud de no juntarse para montar un show nostálgico: presentaron material nuevo, agregando numerosos instrumentos, sobre todo autóctonos, incorporando a su música toques folklóricos y de música ciudadana.

El Contraluz de los 2000 es más “progresivo” que el de los ’70, y en tal carácter llegaron a actuar como banda soporte de Steve Hackett (el ex guitarrista de Genesis y baluarte del rock progresivo) en sus conciertos en el Teatro Coliseo en el 2001.

Con la formación del nuevo milenio Contraluz editó tres discos en forma independiente: El pasaje (2000), Ramos Generales (2003) y Novus Orbis(2011). Todos tienen una alta calidad y complejidad musical y son, en mi opinión, dignos de escucha.

Y, por supuesto, se encuentra en youtube el material del Contraluz hístórico, el del ’73  e incluso aquella canción que, por la censura lopezreguista, aceleró su disolución.
A  disfrutar, muchachxs.

*Daniel Rafalovich es poeta y coordina el sitio Metapoesía / Columnista de HORACERO

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias semanal

Recibilo gratis en tu correo