HoraCero

Nuestras orillas tienen Memoria

Los desarrolladores inmobiliarios miran con interés la costa santafesina y estigmatizan a la gente pobre como usurpadores, pero nada dicen de los usurpadores no tan pobres.

Opinión 27 de junio de 2022 Antonio Miguel Yapur*
costa 2
Una imagen de la costa santafesina - Foto del autor

YAPUREscribe Antonio Miguel Yapur*

CITAEl periódico centenario de la ciudad de Santa Fe publicó una nota donde evidencia sólo uno de los problemas reales que nos está sucediendo en toda la zona costera, la radicación en viviendas precarias de familias en las zonas de riesgo hídrico incluídas las franjas húmedas de los terraplenes. 

La nota no señala otras problemáticas, como las radicaciones de construcciones con material permanente en las mismas zonas y terraplenes -algunas de ellas están construídas con doble planta-, el funcionamiento de negocios de campings donde cobran dinero para ingresar y para “bajar lanchas”, el loteo ilegal de terrenos a la vera del Río Colastiné, la apertura de calles ilegales para llegar a esas “casas quintas”, la demarcación furtiva de terrenos, la competencia de vehículos 4x4 y de cuatriciclos de alta potencia sobre ambas márgenes de la misma zona de riesgo... la historia continúa.

El artículo del periódico evidencia como un mal la radicación de pobres en la costa, pero nada dice acerca de la usurpación por parte de personas no tan pobres que se apropian de la costa como una barata forma de tener su casaquinta.

Podríamos afirmar que mientras los pobres son estigmatizados, otros hacen un negocio inmobiliario con las orillas de nuestro río.

La intelectualidad que nutre los hechos que describe ese artículo está protagonizada por dirigentes políticos que fueron gobierno o funcionariios de la ciudad desde el 2007 al 2019, son un grupo de concejales de Juntos por el Cambio que tuvieron responsabilidad de gobierno durante las intendencias de Barletta y Corral. Dirigentes partidarios que incidieron en los destinos de la ciudad durante 12 años ininterrumpidos.

En el articulo del períodico local, estos concejales ejercen un rol lamentable de seres inmemoriados ante los problemas reales que tenemos quienes habitamos en la costa.

Callaron o hicieron caso omiso cuando nuestras organizaciones y colectivos sociales les advirtieron acerca de la ruptura del terraplen Garello o de la extracción y venta de tierra de la Laguna Setúbal, los incendios provocados en las costas e islas de nuestros ríos o la construcción de un nuevo terraplen a partir del kilometro 8,5 para garantizar el negocio inmobiliario, aquí también la historia continúa.

Identifican como asentamientos o usurpaciones sólo dónde los sectores más pobres de nuestra zona han levantado viviendas precarias, el artículo en sus fotos evidencia la estigmatización, los hace aparecer como seres no humanos que invaden parte del territorio. Tal como sucedió con los carpinchos en la zona de barrios privados del Delta del Paraná. 

Solo los pobres son los delincuentes, ¿O será que estos concejales tienen o defienden futuros intereses económicos sobre nuestras orillas?

Podrían ustedes pensar que todo lo escrito es por una animosidad hacia ese sector partidario, por las dudas entonces, debo agregarles que el actual gobierno de la ciudad de Santa Fe es un gobierno casi anómico hacia los que vivimos en la costa y el casi es porque reconocemos la decisión política que tomó el intendente al instalar la planta de agua potable para Colastiné Sur, es un hecho de justicia y es el cumplimiento de una reivindicación histórica hacia ese barrio de 359 años de existencia.

La memoria que tenemos la gente de la costa remite a las actitudes históricas de los concejales de Juntos por el Cambio, esto viene a cuenta de lo que les relataré a continuación, que no es un cuento literario sino que es la crónica de hechos concretos en épocas de sus gobiernos.

costa 1

Durante la última creciente del río, me refiero al Río Paraná, nuestro río el Colastiné había llegado a extremos de crecida riesgosos para nuestra zona, pero más aún para Colastiné Sur, pues su anillo de defensas no tiene las mismas características que el de Colastiné Norte, La Guardia y Rincón.

Transcurría el 30 de diciembre de 2015, Colastiné Sur estaba en medio de un trabajo heroico de vecinas y vecinos que reforzaban a mano tendida los terraplenes, colocando bolsas con arena para proteger al barrio del embate del río. En un momento de la tarde, se presenta el entonces intendente José Corral y les anuncia en forma intimidatoria que debían evacuar el barrio, venía acompañado con la Gendarmería Nacional y la GSI (guardia municipal). 

Inmediatamente las mujeres y hombres que estaban reforzando los terraplenes se hicieron presentes y en forma asamblearia lo interpelaron al intendente de Juntos por el Cambio, le anunciaron que no iban a abandonar su lugar y que lo iban a seguir defendiendo.

En ese momento José Corral les anuncia que el municipio no aportaría a la defensa, que el proyecto del gobierno municipal era relocalizar a todos, pues ese lugar estaba destinado para un proyecto empresarial turístico y agregó que los habitantes de Colastiné Sur eran usurpadores de ese territorio y que por ello también debían dejar el barrio.

Eso fue la gota que rebasó el vaso. En ese momento la creciente del río dejó de preocupar a los vecinos de Colastiné Sur y tomó protagonismo la defensa de la identidad histórica del barrio, ya no estaba sólo en juego la defensa contra la crecida, sino que el intendente con sus dichos y actitud estaba negando, borrando e hiriendo la identidad histórica de ese Distrito Costero.

El intendente Corral tuvo que retirarse bajo una lluvia de pedradas, lo echaron del barrio, le borraron la sonrisa sarcástica y omnipotente con la que había llegado junto a la Gendarmería,

Cabe decir que el barrio fue defendido exitosamente de la creciente de nuestro río y también su identidad histórica quedó resguardada y protegida.

costa 3

Colastiné Sur, ese barrio de 359 años de identidad, ese barrio que fue el primer puerto de Santa Fe donde el entonces virrey de España lo nombró como puerto necesario, ese distrito costero que se llamó Puerto Preciso, cumple todos los 31 de diciembre un año más. Aquí también la historia continúa.

Por toda estas cosas, no es disparatado pensar que el sector empresarial de dirigentes políticos de la ciudad y de la provincia estén haciendo un idéntico proceso de estigmatización con las costas del Río Colastiné, para luego dejarlas a merced de los “inversionistas privados”. 

Las y los costeros tenemos una identidad histórica y ancestral. Histórica por los hitos de lucha que vienen desde 1812 donde se produjo el primer combate patriótico contra los realista en San José del Rincón. 

Desde la costa ejercemos la memoria como forma de consolidar el presente y el futuro. De esto se trata concejales y no del sentido de la oportunidad y negocio para obtener réditos de una problemática real.

*Ing. Antonio Miguel Yapur - Ex Docente Universitario / Integrante del Consejo Editor de HoraCero

 

Te puede interesar

EL FALSO ESPEJO - HORACERO

Espejito, espejito...

Antonio Miguel Yapur*
Opinión 01 de octubre de 2022

Dice el autor de esta columna de opinión, "El espejo puede llegar a ser la memoria y la historia proyectada hacia el presente. Puede ser un predictor de sucesos".

PODER JUDICIAL

DEMOCRACIA Q.E.P.D. (Capítulo II )

Antonio Miguel Yapur*
Opinión 27 de noviembre de 2022

La corporación judicial valida y ejecuta las voluntades e intereses de los poderosos, dice el autor de esta nota que busca deconstruir Poder Judicial como sinónimo de Justicia.

LGBTQ+ HORACERO

"Ojo, te estoy mirando por si sos rarito"

Por Antonio Miguel Yapur*
Opinión 17 de septiembre de 2022

En todas las épocas el procedimiento fue el mismo, primero estigmatizar, para luego segregar y por último derrotar. Desde el panóptico del capitalismo te están observando.

Lo más visto

Boletín de noticias semanal

Recibilo gratis en tu correo