HoraCero

Último momento

Se cumplen 48 años sin Perón

El 1 de julio de 1974 moría Juan Domingo Perón en ejercicio de su tercera presidencia constitucional de la Argentina. Sus logros de gobierno y las tapas de los diarios sobre el fallecimiento.

Cultura - Historia 01 de julio de 2022 Redacción HC
JDP
Juan Domingo Perón en una de sus últimas apariciones públicas - Foto archivo

Tres veces presidente de los argentinos, creador del movimiento peronista, el mayor partido de masas del mundo occidental, luchó incesantemente por mejorar el destino de los desposeídos y establecer la justicia social, alterando la base productiva agraria y dependiente del país y promoviendo su acelerada industrialización. 

SUS LOGROS DE GOBIERNO

Creador y nacionalizador de los instrumentos básicos de un Estado industrialista y promotor, en sólo nueve años de gobierno nacionalizó la empresa petrolífera YPF, la red de ferrocarriles, el comercio exterior y los depósitos bancarios, creando Agua y Energía Eléctrica, Gas del Estado, Aerolíneas Argentinas, ELMA. Líneas Marítimas del Estado, la Comisión Nacional de Energía Atómica y el Centro Atómico Bariloche, haciendo particular hincapié en el desarrollo tecnológico como factor clave de la independencia económica.

Creó también el CONICET y la Universidad Obrera, estableciendo la gratuidad de toda la enseñanza pública, construyó una inusitada cantidad de escuelas y llevó a cabo una auténtica revolución sanitaria, no sólo en el aumento exponencial de las camas disponibles en el sistema de salud pública sino también en la abrupta reducción de la mortalidad infantil y el exitoso combate contra tres males endémicos: el paludismo, la tuberculosis y la sífilis.

A instancias de su esposa Eva Perón se consiguió al fin sancionar el voto femenino, con lo que nuestro sistema electoral fue por primera vez, realmente universal. Tomó antiguos reclamos sindicalistas, anarquistas y socialistas, así como leyes que no se llevaban a la práctica, y adaptándolas a los nuevos tiempos puso en marcha y en efectiva ejecución una formidable legislación social y laboral, dentro de la que cabe mencionar estatuto del peón, los derechos del trabajador, los derechos de la ancianidad, los convenios colectivos de trabajo, la ley de previsión social, la ley de accidentes de trabajo, la ley de vivienda obrera, el sueldo anual complementario, las escuelas sindicales, la ley de creación de la justicia del trabajo, los regímenes de jubilación, las reglamentaciones de las condiciones del trabajo y del descanso, las proveedurías sindicales, introduciendo además, las agregadurías obreras en las delegaciones diplomáticas en el exterior.

Pero tal vez el mayor aporte de su obra, la reforma más trascendente de la historia argentina en el siglo XX, fuera la Constitución de 1949, la primera junto a las de México y la República de Weimar en adscribir al constitucionalismo social que concibe al ser humano no sólo como un poseedor de derechos individuales sino fundamentalmente como acreedor de derechos sociales cuya satisfacción debe garantizar ineludiblemente el Estado. La avanzada Constitución de 1949, que sancionaba además la estratégica nacionalización del subsuelo argentino fue absurda e ilegalmente anulada mediante un decreto presidencial de un régimen de facto ante la algarabía de una constelación de fuerzas y dirigentes políticos superados por la historia.

Las transformaciones producidas en tan sólo nueve años de gobiernos fueron tan significativas y de tal magnitud que, mientras fue principal obsesión de todos los gobiernos posteriores a 1955 anularlas y volverlas atrás, al mismo tiempo garantizaron, a pesar de las persecuciones y las campañas de silenciamiento y difamación, la vigencia tanto del movimiento peronista como de su líder, quien pudo regresar al país recién tras 17 años de exilio. La proscripción que pesaba sobre él se prolongó un año más, y fue recién en 1973 que en las elecciones convocadas tras la renuncia a la primera magistratura de su delegado Héctor J. Cámpora, pudo presentarse a elecciones presidenciales, en las que se impuso con más del 60% de los votos.

Lamentablemente para el país, su salud se encontraba seriamente deteriorada y su edad era muy avanzada, por lo que pudo gobernar apenas unos meses. El país igualitario, justo, pujante e industrialista que creó sólo pudo ser destruido tras dictaduras, masacres, asesinatos, gobiernos débiles y gracias a la defección de hombres de su propio partido.

LA TAPA DE LOS DIARIOS

DOLOR

Se cumple un nuevo aniversario del fallecimiento del viejo líder. El hecho fue tapa de todos los medios, aunque la tapa escrita por el autor de “Operación Masacre” sintetizó como ninguno aquel episodio que conmocionó al pueblo argentino.

La muerte del entonces presidente era algo previsible, pero no esperado por la amplia mayoría que lo había elegido con el 61.85% de los votos. Desde entonces muchos medios recuerdan que el suceso se convirtió en el eje informativo de los diarios nacionales: Crónica tituló “MURIÓ”. La Opinión: “La muerte del presidente de la república afecta a todos los sectores de la actividad nacional”. La Razón: “LUTO NACIONAL”. Clarín: “Inmenso dolor popular por la muerte de Perón”. La Nación: “Juan D. Perón dejó de existir ayer; asumió la vicepresidenta”. Mayoría: “El pueblo vela a su conductor”.

Pero hubo una tapa que se destacó, fue la del diario Noticias que en su número 214 publicó con letras muy grandes la palabra: “DOLOR”. Debajo de este título, una breve bajada que escribió Rodolfo Walsh sin firmarla: “El general Perón, figura central de la política argentina en los últimos 30 años, murió ayer a las 13.15. En la conciencia de millones de hombres y mujeres la noticia tardará en volverse tolerable. Más allá del fragor de la lucha política que lo envolvió, la Argentina llora a un Líder excepcional”.

En esa síntesis histórico-periodística, Walsh supo interpretar el sentimiento de millones de argentinos y argentinas que sentían una profunda tristeza por la muerte del presidente y fundador del movimiento peronista, pero también contextualizar la importancia de su figura política.

El diario “Noticias” era uno de los emprendimientos mediáticos de Montoneros. A diferencia de El Descamisado que estaba dirigido casi exclusivamente a la militancia, “Noticias” buscaba hablarles a sectores que no necesariamente adscribían al peronismo. Ello explicaba un estilo y criterios de contenidos más parecidos al hoy llamado periodismo independiente. “Noticias” fue dirigida por Miguel Bonasso entre 1973 y 1974 y clausurado por el gobierno de María Estela Martínez el 27 de agosto de ese año.

Hubo un total de 267 números. Entre los destacados periodistas que pasaron por la redacción estuvieron Juan Gelman, Rodolfo Walsh, Horacio Verbistsky, Franciso Urondo y Noberto Habegger.

Agenda eh - Cuarto / HORACERO

Te puede interesar

EVITA

EVA, La Grieta...

Daniel Rafalovich*
Cultura - Historia 26 de julio de 2022

Insultada de todas las maneras posibles, agraviada por su origen, por su género, por animársele a los poderosos, por despreciar la “beneficencia” de la oligarquía y concretar derechos para los más humildes

Lo más visto

Boletín de noticias semanal

Recibilo gratis en tu correo