HoraCero

Santa Fe, Pequeño Paraíso y Fértil Infierno

El autor de este artículo se pregunta porqué vivimos en una ciudad de grandes contrastes con inversiones inmobiliarias millonarias y viviendas precarias en los barrios populares.

Opinión 15 de agosto de 2022 Antonio Miguel Yapur*
ILUSTRACIÓN REVISTA CIFRA
Ilustración de la revista Cifra sobre la construcción de edificios en Santa Fe

YAPURPor Antonio Miguel Yapur*

Vivienda, Inversion Inmobiliaria y Gobiernos

La contradicción entre paraíso e infierno es aplicable para muchas situaciones de la vida en nuestro planeta. La civilización occidental que nos ha adoctrinado durante siglos ha usado esa binariedad para enriquecer y dominar. Por supuesto, siempre enriquecer a unos pocos.

Es asomobrosa la asimetría que existe en nuestra ciudad entre el desarrollo de las viviendas como hábitat escencial para una vida con dignidad y la renombrada “inversión inmobiliaria”. Casi sin cuestionamientos la podríamos incorporar a la antítesis paraiso-infierno.

El radio céntrico de la ciudad de Santa Fe, con más precisión: el entendido en el sur desde la avenida J. Paso hasta unas cuadras más hacia el norte de lo Boulevares Gálvez y Candioti, y desde el oeste entre avenida Freyre hasta el puerto y extendido hacia la avenida costanera. En este sector, el desarrollo inmobiliario tiene una actividad extremadamente progresiva, tal es así que en mayo de 2018 el diario El Litoral titula “En la última década se construyeron más de 250 edificios en la ciudad”.

Podríamos afirmar que en la actualidad, cuatro años después, avisoramos cómo esa “inversión” se ha incrementado y magnificado. Observamos cómo antiguas casas que podrían ser parte del patrimonio histórico de la ciudad, son derruídas sin contemplaciones para montar sobre su destrucción torres edilicias.

A veces el panorama de la ciudad parecería tener una dinámica de guerra: destrucción y construcción. 

BARRIO ACERÍA - SANTA FE
Barrio Acería - Demolición de monoblock Fonavi - Foto Gentileza 91.5

Historia y apropiación

En otrora, el intendente y posterior gobernador Obeid anunció y luego ejecutó la demolición del muro que rodeaba al puerto de la ciudad como si fuera un coto privado. Él justificó la demolición de esos muros portuarios expresando que el puerto debe estar abierto a todos los habitantes de la ciudad, que nunca más debería existir un muro que nos separe, que el puerto debe pertenecer a todos los santafesinos.

Parece que el ideal del capitalismo neoliberal no permite tal osadez, su premisa inquisitoria es, nada debe ser público, todo debe ser privado. Es así que se construyeron otros formas de muros en ese puerto, muros llenos de edificios empresariales, muros de empresas y empresarios que tienen resguardados sus bienes portuarios con la Prefectura Naval sostenida por todos nosotros.

También el relleno interior del puerto está privatizado, ¡o no!, perdón, concedido por comodatos de hasta 99 años a Casinos, Hoteles internacionales, emprendimientos inmobiliarios de alta gama.

Las preguntas entonces deberían ser:

¿Quiénes son los que tienen tanto dinero para invertir en edificios lujosos mientras que la gran mayoría de los habitantes de la ciudad no posee vivienda propia?

Al Gobernador, al Intendente, a los Diputados, Senadores y Concejales, ¿no les llama la atención el origen de esos dineros en un contexto donde casi el 50% de la población santafesina es pobre?

¿A los jueces, fiscales y otros miembros del Poder Judicial, no les hace cosquillas saber de dónde surge tanto dinero?

Estas preguntas son avaladas por observaciones empíricas, cotidianas. Mientras transitamos por la ciudad observamos cómo los funcionarios municipales cortan el tránsito cuando llegan hormigoneras o camiones con materiales de construcción para ir elevando esas torres cual si fueran los nuevos templos citadinos.

También cualquier inquieto ciudadano puede avalar estas preguntas con investigaciones académicas o de oficinas municipales.

En el otro extremo de la binariedad propuesta originalmente, con solo caminar por los barrios no céntricos de la ciudad nos da el sustento necesario para sostener éstas mismas preguntas. 

Y para reforzar la tesis y no ser acusado de empirista, podemos mencionar una publicación de la revista NUPEM.

Es una revista de publicación cuatrimestral del Programa de Posgrado Interdisciplinario Sociedad y Desarrollo de la Universidad Estatal de Paraná, Brasil. En su número 16 del año 2017 en forma on line publicó un trabajo de investigación de Néstor J. Gomez, doctor el geografía y docente de la Universidad Nacional del Litoral, investigador del CONICET.

El trabajo está titulado como CALIDAD DE VIDA Y DESIGUALDAD EN EL MUNICIPIO DE SANTA FE (ARGENTINA): UN ANÁLISIS DESDE DIMENSIONES SOCIOECONÓMICAS Y AMBIENTALES. En el mismo toma varios componentes del estudio para determinar un índice de Calidad de Vida como Salud, Educación, Equipamiento Tecnológico, Vivienda, Problemas Ambientales e Infraestructura y Servicios.

Específicamente en lo referido a la vivienda, el trabajo vislumbra que el 9,71% de los hogares del municipio no dispone de inodoro o descarga de agua para el mismo, menciona también que el 15,05% se encuentra con hacinamiento. 

El estudio aclara que estos parámetros se van desfavoreciendo desde el casco céntrico hacia la periferia y se ubica muy concretamente en el sector Oeste y Noroeste de la ciudad. Aquí los niveles de carencia de inodoro y la existencia de hacinamiento alcanzan hasta un 50% y un 65%, respectivamente. 

En cambio las zonas más desarolladas y con mayor índice de calidad de vida se observan en el centro y macrocentro, con extensión hacia la ribera de la Laguna Setúbal (distrito ‘Este’). Se agregan algunos lugares del distrito de ‘La Costa’.

Estos datos por otra parte son fácilmente confirmables con el solo hecho de “caminar la ciudad”, observamos que más de la mitad de la población de la ciudad está expuesta a cunetas, basurales y desagues a cielo abierto

Fuera del sector de privilegio, Santa Fe es una ciudad rodeada de olores nauseabundos, calles sin pavimentar con barrios y zonas que carecen de transporte público. 

Algunas sospechas

Hace bastante tiempo que se sospecha y también es de conocimiento público, que los bienes raíces son uno de los objetivos favoritos de contrabandistas, narcotraficantes y otros criminales para lavar sus activos.

Según datos de la ONU esta forma de lavado supera el 2% del PIB global, siendo una de las problemáticas más grandes con respecto a este tema. Los bienes de lujo y las operaciones financieras que rodean esta industria son las preferidas para realizar esas acciones.

“Los lavadores solicitan asesoría legal para colocar los activos fuera del alcance, y así evadir responsabilidades: pueden intentar confundir o disfrazar a través de la formación de fideicomisos; pueden usar las transferencias de propiedad para servir como cobertura para transferencias de fondos ilegales; y utilizar a contadores para realizar operaciones financieras en su nombre o como intermediarios.” (Sentinel blogspot https://blog.smartsoftint.com/2021/09/15/los-bienes-raices-y-el-lavado-de-dinero/)

Quizás ésta pueda ser una pista para nuestros gobernantes incautos. 

Quizás ésta sea una punta para desovillar el antagonismo paraiso-infierno.

El medio de esta antinomia no está vacío, es un limbo lleno de santafesinos y santafesinas que evitamos el permanente desequilibrio que nos impone el extremo paradisíaco para empujarnos hacia averno.

Ese ínfimo paraíso que nos acecha solo merece nuestra resistencia.

Debemos pertenecer a una única ciudad, sin cercos de desarrollo para una minoría. El capitalismo no concibe esta posibilidad, parecería que muchos de nosotros tampoco. 

Quizás sea necesario entender que el paraíso no es alcanzable, pero el infierno sí nos espera con sus fosas abiertas. 

El limbo es un estado transitorio hacia el averno, no hacia el paríso.

*Ing. Antonio Miguel Yapur - Miembro editor del consejo editorial de HoraCero

Te puede interesar

PROMETEO

DEMOCRACIA Q.E.P.D. (Capítulo III)

Antonio Miguel Yapur*
Opinión 08 de diciembre de 2022

Esta columna continúa desarrollando la idea de una democracia que sea la herramienta para luchar contra los poderosos y no un instrumento para perpetuar la desigualdad.

DEMO QEPD

DEMOCRACIA Q.E.P.D.

Antonio Miguel Yapur*
Opinión 11 de noviembre de 2022

Dice el autor de esta columna de opinión que "el paraíso fascista tiene mucha leña para aventar su fuego y sus calores, tanto que están quemando el fondillo de los progresistas".

ELECCIONES

De conductas, río, canal y futuro corto

Por Mempo Giardinelli*
Opinión 09 de enero de 2023

Ante un contexto bélico en el exterior y de cipayage hacia adentro del país, las expectativas están en nuevas candidaturas que dignifiquen nuestra historia soberana.

PODER JUDICIAL

DEMOCRACIA Q.E.P.D. (Capítulo II )

Antonio Miguel Yapur*
Opinión 27 de noviembre de 2022

La corporación judicial valida y ejecuta las voluntades e intereses de los poderosos, dice el autor de esta nota que busca deconstruir Poder Judicial como sinónimo de Justicia.

Lo más visto

Boletín de noticias semanal

Recibilo gratis en tu correo