A 50 años: Cómo se vivió la masacre de Trelew en Santa Fe

En este artículo, su autor recuerda cómo se vivió hace cincuenta años la masacre de Trelew en el ámbito de la militancia estudiantil santafesina universitaria.

Cultura - Historia 30 de agosto de 2022 Daniel Rafalovich*
TRELEW
Una imagen que recorre la historia argentina de los últimos 50 años

RAFA 1Escribe Daniel Rafalovich*

En un reportaje realizado por la revista “El Amante-Cine”, Juan José Saer decía bromeando: “Recuerden que todo, pero todo lo que pasa en Argentina pasó primero en Santa Fe”.  El gran narrador se refería al bagaje cultural y al movimiento social que tuvo la ciudad desde fines de los ’50 hasta avanzados los ’70.  Y en este lapso los hechos de 1972 en Trelew y su repercusión en la ciudad fueron más que significativos. Estos recuerdos son fragmentados y dictados solamente por la memoria, siempre incompleta.

En 1972 yo era un chico de 13 años y militaba en el M.A.S. (Movimiento de Acción Secundaria) que sería la base de lo que desde 1973 se constituyó como UES, la rama de estudiantes secundarios de la JP. El ’72 fue un año particularmente intenso en la ciudad: hubo luchas estudiantiles de los secundarios, una prolongada y combativa huelga de empleados municipales y los actos y asambleas se sucedían sin solución de continuidad.

La fuga de los presos políticos del penal de Rawson del 15 de agosto del ’72 era seguida con entusiasmo y expectativa por la militancia. Pero de los 25 presos que debían haberse fugado sólo lo lograron seis: Mario Roberto Santucho, Marcos Osatinsky, Fernando Vaca Narvaja, Roberto Quieto, Enrique Gorriarán Merlo y Domingo Menna. Por distintos problemas operativos hubo 19  combatientes que no concretaron la evasión. Estos fueron trasladados a la base Almirante Zar, de la Marina. Una semana después, en la madrugada del 22 de agosto, fueron fusilados.

RAWSON
El aeropuerto de Rawson tras la fuga de los presos políticos - Foto: archivo

Ese día 22 primero fue un rumor que corrió entre los militantes, con el paso de las horas el rumor fue confirmación. Recordemos que en esos tiempos aún quedaban dos décadas largas para la aparición de la telefonía celular y no había internet y mucho menos redes sociales. Recuerdo que esa siesta fui a la casa de la formoseña Norma, una compañera de escuela y de agrupación, en busca de noticias. Norma no estaba pero me quedé esperando porque su hermana y otra chica que vivía allí (no recuerdo sus nombres) militaban en la universidad y podían tener información sobre lo sucedido. La confirmación no tardó en llegar: “Los fusilaron a todos”. Iba a haber un acto esa misma noche. El clima era de pesadumbre y de indignación. Fue un golpe terrible para toda la militancia revolucionaria.

Al caer la noche se desarrolló un acto convocado con urgencia en el Aula Alberdi, la más grande de la Facultad de Derecho. El Aula desbordaba de gente: militantes peronistas del Ateneo, de Integralismo, del Peronismo de Base, de la “proto-JP”, militantes del PRT y de distintas agrupaciones marxistas, guevaristas y maoístas. Por una vez no se discutía con fiereza y con chicanas. Todos estaban (estábamos) unidos por el dolor y la ira. Varias agrupaciones expusieron su posición. No recuerdo quiénes fueron los oradores (puede ser que el del Movimiento Ateneísta fuese Roberto Mayol) pero fueron todos contundentes, fervorosos hasta quedarse casi sin voz. Creo que allí mismo nos enteramos de la existencia de tres sobrevivientes de la matanza. Uno de ellos un santafesino: el militante montonero Ricardo René Haidar quien junto a los otros dos sobrevivientes (María Antonia Berger y Alberto Camps) darían su testimonio a Paco Urondo para el libro “La Patria fusilada”.

LOS FUSILADOS
Les combatientes, víctimas de la masacre en Trelew - Foto: archivo

Tras el multitudinario acto salimos en manifestación hasta Bulevar Pellegrini y de allí hasta Urquiza. No recuerdo otra manifestación tan furiosa. Justamente furiosa. En esas tres cuadras se cortaban todos los cruces de calles con barricadas y bombas incendiarias para impedir la eventual llegada de la policía. La consigna ya clásica de la JP “Fap, Far, Montoneros/son nuestros compañeros” mutó en “Erp, Far, Montoneros...” incluyendo a las tres organizaciones participantes en la fuga y víctimas de la masacre. Y rápidamente cambió a “Todos los guerrilleros/ son nuestros compañeros”. Esa misma noche surgió la consigna que por mucho tiempo acompañaría los actos: “Ya van a ver/cuando venguemos los muertos de Trelew”. Al llegar a Urquiza la manifestación se dispersó.

Un par de días después llegaron a Santa Fe los restos de Alejandro Ulla, santafesino, militante del ERP, fusilado en Trelew. La marcha del cortejo fúnebre hasta el cementerio municipal fue interrumpida en varias oportunidades por la represión policial. Sin embargo, cortando camino por el Parque Garay o por las calles internas del barrio Barranquitas la mayoría de los participantes llegaron (llegamos) al cementerio.

Acompañaban el cortejo los curas Atilio Rosso, Leyendecker, Osvaldo Catena y José Serra, todos, claro, tercermundistas. Se arrojaron claveles rojos al paso del ataúd, cubierto por una bandera argentina con la estrella roja de cinco puntas del Erp.

Contaba el matutino local Nuevo Diario: “ …se entonaba el Himno Nacional camino hacia el panteón familiar. Previamente en el tarjetero colocado a la entrada las tarjetas eran llenadas por jóvenes que escribían solamente la sigla ERP, mientras otros desplegaban carteles con inscripciones de las organizaciones clandestinas que operan en nuestro país, así como de gremios locales que se habían hecho presentes también”. Finaliza diciendo que allí se entonaron “las estrofas del himno ‘Venceremos al fin’ y se dieron vivas por la libertad, la Patria, la revolución, y las organizaciones ERP, FAL, FAR y Montoneros”.

En  tanto el vespertino El Litoral narraba: “…antes de la inhumación de los restos de Jorge Alejandro Ulla en el panteón familiar de la familia de Nicanor Álvarez el cura José María Serra pronunció una oración. Luego hablaron tres estudiantes jóvenes, una representante de la Comisión Nacional de Familiares de Presos Políticos; el presidente del Centro de Jubilados Azul y Blanco, José Bugilolo y una delegada de los barrios marginados.”

Y más o menos así fue “nuestro” Trelew. Una llama que hoy, 50 años después, sigue viva en la memoria y la conciencia.

*Daniel Rafalovich coodina el sitio Metapoesía / Columnista de HoraCero

Lo más visto
820224-7-a-leandroteysseire

Mejor no hablar de ciertas cosas

Por César Malato
02 de marzo de 2024

El Presidente, no solo que ya eligió de qué lado quiere estar, sino que en cada intervención pública lo reafirma con un extraño y patético gozo. Podría sintetizarse, en contraposición a las creencias y enseñanzas peronistas, en "Al capital y al extranjero todo, al pueblo solo hambre y ni justicia".

estallido-19-y-20-de-diciembre-1070x660

¿Se viene un estallido o está lejos el desborde social?

Por Aram Aharonian*
03 de marzo de 2024

Altos funcionarios estadounidenses y del Fondo Monetario Internacional (FMI) temen que el bombardeo de medidas de ajuste y de otras represivas para calmar el disenso, tenga como final de fiesta un estallido social o la balcanización del país.

imagen_61398

La libertad retrocede: el Gobierno cerró la agencia de noticias Télam

Redacción HC
Noticias 04 de marzo de 2024

En una medida tomada sin decreto oficial ni ley del Congreso, personal policial valló la agencia oficial de noticias, se suspendió su portal web y a los trabajadores se les impide ir a trabajar. Lo hizo a la medianoche, con personal de la Policía de la Ciudad que valló sus edificios.

820484-whatsapp-20image-202024-03-03-20at-2023-41-06-281-29

Los sonidos del silencio y la cuestión moral

Redacción HC
Opinión 04 de marzo de 2024

El presidente Javier Milei, ahora le dice a los gobernadores que "si pretenden un alivio fiscal antes del "Pacto de Mayo" le tienen que aprobar la Ley Ómnibus. Ley que ya fue rechazada porque incluye la suma del poder público, por lo que replantearla es sencillamente una extorsión.