La ingenuidad puede cultivar el campo antipopular

"La historia aparece así como propiedad privada cuyos dueños son los dueños de todas las cosas", escribió Rodolfo Walsh en el periódico en 1969.

Opinión 05 de septiembre de 2022 Antonio Miguel Yapur*
OLLA POPULAR
Una olla popular frente al edificio del Banco Central - Foto La Ciudad

YAPURPor Antonio Miguel Yapur*

En una entrevista radial me preguntaron sobre las políticas de los gobiernos provincial y nacional, no supe cómo hacer una síntesis que pudiese comprender a ambos. 

Luego de unos días de introspección donde me preguntaba porqué no logré esa respuesta, llegué a la conclusión: no había una síntesis. Son dos gobiernos con sólo algunos puntos de contacto o coincidencias políticas. 

El gobierno Nacional está impregnada de vacilaciones y connivencias. Parecería que no se aprende de la historia tal como es el decir de Rodolfo Walsh: "Nuestras clases dominantes han procurado siempre que los trabajadores no tengan historia, no tengan doctrina, no tengan héroes ni mártires. Cada lucha debe empezar de nuevo, separada de las luchas anteriores. La experiencia colectiva se pierde, las lecciones se olvidan. La historia aparece así como propiedad privada cuyos dueños son los dueños de todas las cosas", en el artículo publicado ante el Cordobazo en el periódico de la CGT de los Argentinos en 1969.

La novedad actual es que en lugar de una junta militar, la acechanza al golpe de Estado Democrático está ahora en manos de la Corte Suprema  y de un núcleo de jueces; los carros de asalto militar son reemplazados por el bombardeo de los medios hegemónicos de comunicación.

En antaño el Poder Judicial y los medios de comunicación jugaron otros roles, los primeros legitimaban los asaltos cívico militares a los gobiernos democráticos, además de ser sus albaceas, y los segundos eran entusiastas divulgadores y propagandistas.

Hoy son partícipes llanos del atropello a la Democracia legitimando golpes de mercado, imponiendo más privilegios, disciplinando al gobierno y a algunos dirigentes políticos hasta reducirlos a observadores acurrucados u obedientes.

En tanto, en referencia a la Provincia de Santa Fe, está gobernada directamente por el núcleo sojero, agro exportador, mediático y portuario. Las políticas de gobierno en su mayoría, son ampliamente favorecedoras a este pequeño grupo constituído por ganaderos, pool de siembras, empresas lácteas, empresarios portuarios y financieros que a su vez son dueños de los medios hegemónicos de comunicación.

POBREZA

Señales de estas políticas son las decisiones que se tomaron con respecto a la estafa de Vicentín, nave insignia de estos sectores, los silencios e indefiniciones acerca del río Paraná como eje del desangrado económico a través de los puertos o la notable existencia de superavit en las finanzas provinciales, como si la Provincia fuese una empresa privada más del sector empresario gobernante y no gobenante.

La provincia de Santa Fe es campo orégano empresarial, no importa qué partido político la gobierne, ayer el socialismo, hoy la derecha del peronismo, mañana el radicalismo o el Pro, el poder yace en este núcleo mínimo de empresarios cuyo germen se encuentra en las Bolsas de Comercio y en las empresas socias a la Fundación Libertad.

Pero la ingenuidad no radica en el gobierno, pues ellos no son ingenuos sino actores precisos de los factores de poder. 

La ingenuidad radica en nosotros, en la militancia social, popular sea partidaria o no. Ponemos ejes tácticos como las elecciones del 2023. La transformamos en una estrategia con el pretexto de impedir que gane el radicalismo-pro porque se dice que ellos son la derecha. Sí es cierto y son peor aún, son la ultraderecha.

Ahora ¿ésta es la vara con la que queremos medir el bienestar de nuestros pares, de los miles y miles de santafesinos y santafesinas que hoy no tienen ni para pagarse una comida diaria?

Ni siquiera somos vos o yo, pues ambos tenemos algún tiempo, yo (el burro primero) para escribir este artículo y vos para leerlo. La historia es sabia, así no se construye poder popular y mucho menos el bienestar popular.

Los que militamos en organizaciones sociales, políticas o partidarias y hacemos alharaca ser de izquierda o progresistas no podemos conformarnos, ni militar y ni siquiera votar a los que bautizamos como la mejor alternativa de la derecha.

Una elección no es un tema de fondo sino solo una herramienta. ¿Una herramienta para qué? ¿Para ganarle a la derecha? ¿A cuál derecha?, ¿A la propia o a la ajena? 

O una elección es una herramienta más de un proceso de construcción para erradicar a esa derecha y establecer un gobierno Nacional y Popular que recupere nuestra soberanía y garantice la comida, la educación, la salud y los otros derechos.

Ojo que cuando remendamos la rodillera del pantalón, ésta se volverá a romper si seguimos arrodillados pidiendo sus migajas al sistema.

UNICEF-Argentina-Esteban-Widnicky-2-corte-1280x549

Nuestros níños se están muriendo de hambre mientras exportamos soja, maíz, trigo, leche, quesos, aceites, carnes de vaca, cerdo y pollo, pesacado. Y vos militante ves en el barrio como un narco le paga mucho más a los jóvenes de lo que podría pagarle cualquier plan gubernamental de empleo o desempleo, y le pagan contante y sonante cada día.

Y aquí va un párrafo especial para los compañeros peronistas, los no peronistas aspiramos a que ustedes sean parte de una avanzada de lucha para instalar ese proyecto Nacional y Popular.

Ustedes compañeros peronistas, militantes sociales con quienes estamos cotidianamente en la lucha, en la calle, representan una tradición de lucha histórica. Muchos estamos dispuestos a construir ese proyecto junto a ustedes. 

Ustedes compañeros, no son un apéndice de un gobierno de empresarios, son la esperanza junto a muchos de nosotros para lograr que nuestros pares tengan una vida digna, tengan la seguridad de que podrán comer, trabajar y enviar a sus hijos a la escuela todos los días.

El miedo a enfrentar a la derecha y ultraderecha por no ser violentos nos paraliza ante una realidad en donde estos mismos sectores matan a más de un niño o más de un viejo o más de un laburador por día. Ellos ejercen cada día esa violencia contra nosotros.

No queremos ser violentos, no la vamos a generar, pero no toleraremos la violencia de los empresarios gobernantes. Debe ser nuestro compromiso histórico. De algo somos dueños, de nuestra dignidad y de la lucha en la calle. Casi todo el resto fue privatizado con la complicidad de gobernantes, legisladores y jueces.

Si bien no hay un camino ya trazado, la vida nos dice que hacemos camino mientras andamos. Solo debemos andar y no precisamente junto a la derecha.

Antonio Miguel Yapur - Ingeniero y Docente universitario / Miembro del Consejo Editor de HoraCero

Lo más visto
659165e9805aa_1200

El transporte público de pasajeros y el amén de su Karma

Por Antonio Miguel Yapur*
Opinión 25 de febrero de 2024

Para que el transporte sea público, necesariamente debe estar en manos del Estado en sus diferentes instancias. El Estado es un excelente administrador y un eficiente proveedor de servicios, en nuestra provincia de Santa Fe tenemos ejemplos claros.

imagen_61287

Acindar paralizará sus plantas durante un mes por la caída de ventas

Redacción HC
Noticias 28 de febrero de 2024

"La caída es muy superior a la que proyectamos”, admitió uno de sus ejecutivos. "En los 20 años que tengo en la empresa nunca se registró un derrumbe semejante”. El grupo siderúrgico Acindar que paralizará sus plantas fabriles en todo el país en las próximas semanas.