¿Puede sobrevivir la Democracia a tanta desigualdad?

Opinión 23 de noviembre de 2018 Por
El ex presidente de Colombia Ernesto Samper aseguró que “los partidos políticos se desconectaron de los movimientos sociales en América Latina” y alertó que “existen poderes fácticos” que los están sustituyendo, al hablar en la segunda jornada del 1° Foro Mundial de Pensamiento Crítico, organizado por CLACSO.
ERNESTO SAMPER - HoraCero
Ernersto Samper, ex presidente de Colombia

“Coincido con Cristina (Fernández) en que atravesamos una crisis política profunda que tiene sus raíces en los partidos políticos de la región. Nosotros desarrollamos partidos en el siglo XIX, que se han ido perdiendo porque ya no representan los intereses sociales porque se han dedicado al clientelismo”, sostuvo Ernesto Samper.

Y continuó: “Los partidos se desconectaron de los movimientos sociales en América Latina, a excepción de Argentina. Hemos tenido en el pasado reciente la llegada de Evo (Morales) o de (Rafael) Correa acompañados de los movimientos, pero hoy los partidos tendrían que recuperar su sintonía con los movimientos”.

Samper identificó además como problemática de las democracias latinoamericanas otros dos factores: “por un lado, la presencia de las redes que no lo hemos analizado suficientemente y que funciona como un enjambre que todos siguen”.

“Por el otro -continuó- tenemos unos poderes fácticos que están sustituyendo a los partidos que son los grupos económicos, los medios de comunicación, y los jueces que buscan están puestos al servicio de estos poderes”.

En este sentido, Samper identificó un “hilo conductor” sobre el comportamiento de todo el poder judicial en los países de la región: “A Dilma le dieron un golpe de Estado, no como lo conocíamos antes, sino como producto de una conspiración de los poderes fácticos que es la misma que le están tratando de hacer aquí a Cristina y en Ecuador a Correa, y que tiene que ver con que utilizan la justicia porque no nos pueden derrotar en el plano político”.

El ex mandatario situó en este mismo plano la detención de Lula (Da Silva) y, por tanto, consideró que las elecciones en Brasil fueron fraudulentas: “Es como si se secuestrara a todos los jugadores de River para que gane Boca la final del sábado”, ejemplificó Samper.

Otra cuestión a resolver, según el ex mandatario, es “cómo vamos a actuar frente a la utilización de la democracia para hacer cosas antidemocrácticas, como va a suceder en Brasil con el gobierno de (Jair) Bolsonaro”.

Tras recordar que después del golpe a Dilma (Rousseff) en 2016 Colombia abandonó la UNASUR (Unión de Naciones Suramericanas), Samper concluyó en que “estamos enfrentando a monstruos que no son abstractos, son de verdad, tienen dientes, garras, y apetito, por lo que es hora que hagamos políticas para dar respuestas concretas a problemas concretos”.

Y añadió: “Alguien me dijo ayer que la izquierda debe dejar de hablar de sueños, yo creo que no se trata de cerrar la fábrica de sueños, sino de abrir un nuevo departamento para hacerlos realidad”.

Tras reclamar la soberanía de las Islas Malvinas y de Guantánamo (Cuba), “que pertenecen a nuestra AméricaLatina”, el ex mandatario alertó que en su tierra “unos 300 militantes sociales han sido asesinados en los últimos dos años” y que “a pesar del acuerdo de paz alcanzado en Cuba para Colombia, hay todavía quienes prefieren un país en guerra, que son los mismos que quieren una guerra en Venezuela”.

“Nosotros -concluyó- reiteramos lo que ya expresamos que es que la solución para Venezuela es un diálogo entre los propios venezolanos, sin ninguna intervención extranjera”.