Murió el ex canciller Héctor Timerman a los 65 años

Nacionales 30 de diciembre de 2018 Por
El ex canciller Héctor Timerman murió hoy por la madrugada a los 65 años a causa de un cáncer de hígado que padecía desde hace unos años, informaron sus allegados a la prensa. Era hijo de Jacobo Timerman, director de La Opinión, periodista secuestrado por la dictadura cívico militar.
Héctor Timmerman
Héctor Timerman, periodista y político argentino

El ex ministro de Relaciones Exteriores luchó con un cáncer que lo aquejaba desde hacía más de dos años, también tuvo que lidiar con una persecución política que bajo la figura de "traición a la Patria" buscaba convertirlo como encubridor del atentado terrorista a la sede de la AMIA.

Su última aparición pública fue el 13 de julio pasado, cuando declaró por videoconferencia ante el Tribunal Federal 8 en la causa por el pacto con Irán y el presunto encubrimiento del atentado a la AMIA, en la que estaba imputado.

"Lo lamento, pero es día a día. Además de cáncer tengo otras enfermedades", había expresado Timerman al declarar y negar ante el tribunal que haya habido alguna maniobra para encubrir a los iraníes buscados por su responsabilidad en el ataque del 18 de julio de 1994, que causó 85 muertos y cientos de heridos.

Timerman y Axel

LA DESPEDIDA DE CRISTINA

Por Twitter, Cristina Fernández de Kirchner publicó a modo de despedida una semblanza de quien fuera funcionario suyo:

"El Calafate, 30 de diciembre del peor año que se recuerde. Al bajar para desayunar miro mi teléfono: dos mensajes. En uno, Graciana Peñafort me avisa que en la madrugada falleció Héctor Timerman.

En el otro, Alicia Castro en un twitt, muy preciso, lo despide en la red:'Héctor Timerman será recordado como el canciller que defendió la soberanía y la unidad regional. Cuando la Argentina era un ejemplo de dignidad en el mundo.' 

Tiene razón. Pero no es suficiente para dar cuenta de esta muerte que, seguramente, no pocos adjudicarán a los infortunios propios de la vida misma y sus enfermedades terribles. Pero lo cierto es que no fue así.

Pienso y siento la necesidad de decir hoy lo que siempre dije en privado a quien quisiera escucharme: Héctor se enfermó por el dolor y el sufrimiento que le provocó el irracional e injusto ataque que ambos sufrimos con motivo de la firma del memorando de entendimiento con Irán para lograr el esclarecimiento del atentado terrorista contra la mutual judía y poder destrabar así la causa judicial de la AMIA, que a casi 25 años del hecho continúa paralizada y sin ningún condenado.

Es que en esa gestión, a Héctor lo había guiado no sólo su responsabilidad como canciller. Creo que lo que más lo había movilizado era su condición de judío creyente y practicante. Es que Héctor era un judío hecho y derecho.

Lo recuerdo organizando mi primer viaje a Israel y Palestina en el año 2005. Era cónsul en New York cuando me dijo que la Universidad Hebrea de Jerusalén me iba a invitar a dar una conferencia y le gustaría acompañarme.

Me sugirió que debía también visitar Palestina para honrar la postura histórica de la Argentina y el peronismo del reconocimiento de los dos estados. Porque, claro, Héctor además de judío era por sobre toda las cosas argentino y peronista.

Nunca he visto sufrir tanto a nadie por los ataques, las calumnias y las injurias que le propinaban. Me acuerdo en muchísimas oportunidades cuando venía a verme a mi despacho, lo notaba que estaba muy mal por los ataques de las instituciones de la comunidad judía.

Me contaba en detalle lo que cada uno de ellos había dicho sobre él y nuestro gobierno por la firma del acuerdo. No me lo contaba enojado o indignado. Lo que Héctor transmitía, era una profunda angustia.

Pude percibirlo desde el primer momento y me llevó en muchas oportunidades a decirle “Por favor Héctor no les des bolilla, te vas a enfermar, mirá cómo estás”. Es que a medida que me relataba las cosas que habían dicho o habían hecho se ponía muy tenso y nervioso.

Me viene hoy a la memoria esa escena tantas veces repetida. La persecución judicial posterior, dirigida por el actual gobierno y la insólita, aunque no inédita, calificación de traidores a la patria lo acabaron de demoler.

Pero hoy no sería justo, ni histórico, que esa fuera su última imagen.

Lo recuerdo como el verdadero artífice, junto a Axel Kicillof, de la resolución de la ONU sobre la restructuración de deuda soberana, en el marco de nuestra defensa de los intereses nacionales contra la depredación de los fondos buitres.

Héctor había asumido esa tarea con la pasión de siempre y una dedicación inclaudicable. El 10 de septiembre del 2015 la Asamblea General de la ONU votó por 136 a favor, seis en contra y 41 abstenciones la serie de principios básicos recomendados ante ese tipo de procesos.

En épocas de endeudamientos seriales. En tiempos de la vuelta al FMI y de diplomáticos que “reconocen” a los ingleses como autoridades en MalvinasHéctor había logrado que el voto negativo de muchos países que estaban siendo presionados para votar negativamente se convirtieran en abstención y obtuvo una victoria inédita en la historia de la diplomacia argentina.

La figura de Héctor Timerman, no tengo ninguna duda, será recordada y reconocida por la historia por su dignidad y su incansable lucha por la defensa de los intereses nacionales.

Querido Héctor: judío, peronista y por sobre toda las cosas argentino, gracias y hasta siempre."

H TIMERMAN

¿QUIÉN FUE HÉCTOR TIMERMAN?

Héctor Marcos Timerman, nació el 16 de diciembre de 1953. Fue diplomático, político y periodista argentino, además de ministro de Relaciones Exteriores, Comercio internacional y Culto de nuestro país durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

Fue hijo del periodista Jacobo Timerman, quien fundó en el año 1971 el diario La Opinión expropiado en 1977 por la dictadura cívico militar y reeditado con una línea editorial opuesta (1977-1981).

Timerman a los 22 años dirigió en dos ocasiones (durante marzo y agosto de 1976) el diario que perteneciente a su padre, La Tarde, en que se condenaba al “extremismo”, a la “subversión” y a los “sediciosos”, a la vez que era complaciente con la dictadura.

Pero tras ser secuestrado y torturado su padre se arrepintió de su participación en el diario. Se convirtió en militante por los derechos humanos y en 1978 debió exiliarse en Nueva York, en donde cofundó Americas Watch, capítulo occidental de Human Rights Watch. Más adelante fue parte de la junta directiva del Fondo por la Libertad de Expresión, grupo con base en Londres.

Timerman permaneció activo en la militancia por los derechos humanos. Fue miembro del Consejo de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos desde 2002 hasta 2004, y presidió de la Coalición Internacional de Museos Históricos de la Memoria. Timerman fue el primer testigo en dar testimonio en el juicio a Christian von Wernich, un ex capellán de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, acusado de complicidad en numerosos asesinatos y torturas (incluyendo la de su padre) en la última dictadura.

En 1981 obtuvo un máster en relaciones internacionales en la Universidad de Columbia, y publicó columnas de opinión en los diarios New York Times, Los Angeles Times, Newsweek y The Nation.

Al regresar a la Argentina en 1989, cofundó dos revistas de noticias: Tres Puntos y Debate.

También se convirtió en un colaborador frecuente de la revista Noticias y del diario Ámbito Financiero.

Condujo un programa de entrevistas llamado Diálogos con Opinión.

Su carrera política

Después de las elecciones de 2003 se manifestó partidario del presidente Néstor Kirchner, quien en julio de 2004 lo designó cónsul general en Nueva York.

Hacia diciembre de 2007 pasó a ser embajador argentino en los Estados Unidos. Luego de la renuncia de Jorge Taiana, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner lo nombró Ministro de Relaciones Exteriores Comercio Internacional y Culto.

Durante su mandato priorizó la presentación de los autores del atentado a la AMIA en 1994 ante la justicia, y persuadió al gobierno vecino de Bolivia de acortar una visita de Estado a ese país en 2011 del ministro de defensa iraní Ahmad Vahidi (cuyo arresto las autoridades argentinas habían intentado desde 2007 en conexión con el ataque).

También trabajó para establecer una Comisión de la Verdad junto con Irán en 2013 para investigar el atentado de 1994.

Por otro lado, adelantó esfuerzos en curso contra los fondos buitre que buscaban el pago al valor nominal de los bonos comprados a los revendedores por centavos de dólar, y cuyos intentos de bloquear los pagos a todos los otros tenedores de bonos continuaron amenazando la reestructuración anterior de la deuda de Argentina.

La larga disputa de soberanía sobre las Islas Malvinas fue un punto destacado durante su mandato. Timerman afirmó que "hemos estado tratando de encontrar una solución pacífica durante 180 años". También obtuvo declaraciones de apoyo a la soberanía argentina de parte de naciones africanas y latinoamericanas.

EL ESCRITO DE RAÚL KOLLMANN

En una intensa semblanza que hizo en Página 12, el periodista Raúl Kollmann, especialista en temas judiciales y que conocía personalmente al ex canciller, escribió: "Su deceso se produjo tras una larga batalla contra el cáncer pero también después de un largo proceso de persecución en el que participaron la justicia de Comodoro Py, el gobierno de Cambiemos, las instituciones de la comunidad judía, AMIA y DAIA, que hasta fogonearon una acusación contra Timerman por traición a la patria, delito que no se aplicaba en la Argentina desde 1955, cuando se lo acusó con la misma figura jurídica a Juan Domingo Perón. Hasta el gobierno norteamericano le quitó la visa cuando urgía que continuara el tratamiento experimental contra el cáncer que había iniciado en Nueva York. Tuve la chance de cruzar unas palabras hace un mes, cuando estaba débil y apenas hablaba: lo ví satisfecho de haberle puesto el cuerpo y el alma a un gobierno distinto y seguro de que buscó, a través del Memorándum con Irán, una forma de destrabar la causa AMIA, paralizada desde hace casi 25 años."

________________________

Fuentes:  Twitter CFK - Telesur - Página 12 / HoraCero

Te puede interesar