Los comunes sentidos humanos

Opinión 13 de enero de 2019 Por
El autor de esta columna de opinión analiza con ejemplos cómo el neoliberalismo construye un sentido común hegemónico, y propone que los sectores populares necesitan construir otro para contrarrestarlo. De acuerdo con esto, señala que debe ser una tarea concreta y no utópica.
Sólo Yo
El ideario neoliberal construye potencia el individaulismo como valor

turcoPor Antonio Miguel Yapur*

Creo sólo en mí

Era un hombre rubio, alto de pelo corto, vestía un pantalón de baño y una remera color durazno, tipo musculosa, tenía unos cuarenta años, escuché decirle al cajero de un negocio de ramos generales que le habían regalado un bidón de 5 litros de glifosato y le preguntó cómo tenía que prepararlo para poder fumigar los bordes del tejido de su casa para matar los yuyos.

El cajero sin mirarlo a los ojos le dijo que él no sabía como se utilizaba “eso”, el señor rubio de cuarenta años dirigió su mirada indagadora hacia mí. Antes de que me hablara, le pregunté si después de fumigar él bebería el agua de su pozo de bombeo. Sí, me contestó, total voy a fumigar a 180 metros de distancia. ¡Ah!, le contesté y luego hubo un silencio, el señor rubio de cuarenta años dio media vuelta y se retiró.

Sólo yo intereso

Un comerciante del centro de la ciudad de Santa Fe, le atribuye a los paros bancarios y a las manifestaciones cercanas a su local la razón esencial de sus pocas ventas y de su fracaso económico que “lo están llevando a cerrar su negocio”.

Para el tradicional diario santafesino, la queja individual de un comerciante es una noticia destacada, sin embargo no figuran en su páginas las marchas y los reclamos colectivos de los trabajadores despedidos o de los movimientos sociales que reclaman por la dignidad de su vida.

El pobre sólo es eso

En el supermercado vi a una vecina mía que lo recorría con el changuito vacío, mientras caminaba lloraba en silencio, las lágrimas delataban su angustia. Le pregunté si necesitaba algo y si la podía ayudar. Me dijo: No don, usted no puede, no sé que elegir para poder parar la olla hoy, nada de lo que veo me alcanza con la plata que tengo.

Pensé en el vecino de enfrente de la casa de la señora, recordé que muchas veces largó insultos contra la familia de esta mujer sólo porque según él, "viven como negros". Él es empleado público, con obra social y jubilación asegurada. Su casa está rodeada por un tapial alto con alambres de púa.

Hablo, escribo y digo solo para Él

Para la radio de la universidad es cautivador el puente que promociona el intendente de Santa Fe. ELLOS DICEN QUE es el más grande de Latinoamérica.

Para algunos periodistas de la radio, lo encantador es TENER LO más grande.

Para los vecinos de la costa, en cambio, el puente los va a inundar. Su construcción no es necesaria y mucho menos urgente. Así, mientras los negocios patricios son primera noticia, la condena al silencio recorre los corredores populares.

La radio universitaria no tiene un oído dispuesto escuchar esto, sí para la conmocionante y emotiva noticia de que un billonario argentino deje de serlo por la crisis económica de nuestro país. Por ahora sólo es millonario.

En tanto los miles de despedidos, desocupados, desasalariados y otros sufrientes de esta misma crisis no conmueven, pues para el silencio de los escribas es el dinero de los billonarios lo que importa.

Estas brevedades son el estribillo del simple sentido común que imponen los ricos para justificar sus beneficios. Ellos disuaden:

  • El glifosato no me envenena si lo uso justo en el límite de mi vecino y sí le da belleza a mi jardín.
  • Los bancarios, que se pongan a trabajar que para eso les pagan, si quieren protestar que lo hagan en la otra cuadra, nunca cerca de mi negocio.
  • La vecina de enfrente es peligrosa, justamente porque es pobre y su rancho está cerca de mi casa. Los ranchos deberían ponerlos a todos juntos en un lugar que no se vean.

La libertad de empresa es imprescindible para conculcar la libertad de prensa, así es para el tradicional diario santafesino y para la radio universitaria que convencen de la importancia de un puente majestuoso que cruce el río Paraná, y entrevistan intendente santafesino que se sensibiliza para cumplir los deseos de la familia del diario y de las otras parentelas patricias adheridas.

Si muchos santafesinos se llegaran a inundar o morir, aún les queda el eficaz y ya usado argumento de “a mi nadie me avisó”. Aún así, persuaden que el puente “trae progreso y desarrollo” y en ello los humanos son simples "daños colaterales".

Es la construcción de un sentido común, que desde las épocas de la conquista hasta las más tempranas luchas libertarias de nuestros países mostraban al indio, al gaucho y al pobre como seres residuales del proyecto colonizador que aún hoy persiste. Es el que te muestra a las protestas y luchas populares como actitudes de salvajes y de bárbaros.

Los únicos con derechos son los pertenecientes al selecto grupo de ricos que robaron, mataron y asesinaron para incrementar sus posesiones. Ellos tienen un proyecto de vida y bienestar que desecha cualquier atisbo de pretensiones de las clases populares.

Ese sentido común, también adoctrina que quien vive con menos privaciones debe transformar al más pobre en su enemigo para no correr el riesgo de ser desplazado y no considerar a los ricos como un riesgo. Es más, los admira y sueña con ser aceptados por ellos.

Ese sentido común es el que difama diciendo que las jubilaciones no puedan ser dignas porque "la culpa la tienen los presos", a los que en realidad se les paga una misérrima mensualidad.

Ese simplismo ideológico es constituyente de las propuestas neoliberales. El humano adoctrinado por el neoliberalismo no quiere saber que los pobres encarcelados tienen derechos, y mucho menos desean enterarse que el monto de sus jubilaciones son paupérrimas porque los poderosos deciden políticas para que ellos padezcan su vejez.

Ese sentido común indica que los ricos son honestos y los pobres son delincuentes. Asegura que los bolivianos, los paraguayos y otros latinoamericanos son narcotraficantes, usan nuestras universidades, hospitales y escuelas. Y a su vez, asegura que los europeos y norteamericanos nos protegen para que seamos mejores argentinos.

El sentido común conservador y neoliberal necesita amedrentar las esperanzas populares para que esa minoría pueda sostener sus privilegios.

La crudeza de sus pretensiones, la muestra esa vocera inhábil de los correveidiles del poder, Susana Giménez, cuando afirmó “Los pobres no tienen tanto derecho como creen”. La brutal sinceridad de esta torpe, expresa con claridad qué estadío en la escala animal ocupa el pueblo para las clases dominantes, somos justamente eso “pobres” que sólo merecemos fustazos ante cualquier atrevimiento de querer tener derechos.

Los sectores populares somos para el simplismo ne liberal una masa disforme que solo servimos para ser esclavos, con el beneficio adicional de haber logrado en muchos sectores sociales el consenso para esa esclavitud.

Cambiar una sociedad sometida es revolucionar ese status quo, ese sentido común. Los sectores populares necesitamos construir nuestro propio sentido común para que prevalezca sobre el sentido dominante.

Es necesario para erigir una sociedad nueva formar el humano nuevo que construya esa sociedad, el autor de esta concepción fue Ernesto "Che" Guevara. No lo planteó como utopía, sino como una tarea concreta y necesaria de cada uno de nosotros hacia la utopía de una sociedad sin seres humanos explotados.

El humano nuevo no es un ser inmaculado, puro e inmaterial. Es el que se construye junto a otros humanos, es hermano y hermana de su par. Es el ser que se piensa a sí mismo como eslabón firme de esa inmensa cadena que es nuestro planeta, donde todos los seres vivos somos necesarios para sostenernos, perdurar y construir presente y futuro.

El humano nuevo sueña con una sociedad equitativa, esa sociedad en que él y ella no sean cazadores, victimarios de sus hermanos y tampoco tolere ser víctima. Es el ser que construye la nueva sociedad, una sociedad que con seguridad no será capitalista.

____________________________

*Ingeniero, ex profesor universitario, escritor y militante social.

Te puede interesar