Camarazo por el fotógrafo alemán reprimido en Neuquén

Noticias 13 de enero de 2019 Por
Reporteros gráficos de la Patagonia protestaron por el accionar de la policía de Neuquén, contra Stefan Borghardt, de 28 años, a quien le quitaron sus equipos de trabajo. El hecho fue denunciado penalmente, hubo un comunicado de la Embajada de Alemania en Buenos Aires.
5c38c131d62a8
Repudio de cronistas gráficos en Neuquén

Reporteros gráficos de la Patagonia repudiaron la detención, tortura y robo del equipo del fotoperiodista alemán Stefan Borghardt, quien expresó su denuncia al fiscal general José Gerez.

Stefan-Borghardt
Borghardt denunció que cuando sacaba fotografías en los piletones de residuos petroleros de la empresa Treater Neuquén S.A. fue arbitrariamente detenido, torturado y se le secuestraron los equipos por parte de la policía provincial.

“Hubo un claro exceso de la fuerza pública”, afirmó ayer el abogado del joven, Emmanuel Guagliardo, quien lo acompañó en la denuncia penal que realizó contra la fuerza por incumplimiento de deberes de funcionario y abuso policial.

"La policía actuó a pedido de la firma Treater que opera un basurero petrolero ilegal en Añelo (Vaca Muerta) donde las grandes petroleras tiran allí sus residuos peligrosos producto del fracking. La policía neuquina le robó las dos cámaras fotográficas (una digital y otra analógica), las memorias y rollos fotográficos que tenía el periodista alemán”, denunció el letrado.

En su cuenta de Facebook, el fotoperiodista describió los malos tratos que recibió en la comisaría: “…Me hicieron dejar todas mis cosas arriba de la barra de atención. Me hicieron un montón de preguntas mientras la oficial labraba el acta de mis pertenencias. Cuando me apresuró para que lo firmara, insistí en leerlo con calma antes de poner mi firma abajo, para asegurarme que estaba todo documentado de forma correcta. Se enojó y me llevó a un calabozo, empujándome e insultándome. A un testigo que habían llamado para firmar el acta por mí, no lo alcancé a ver. En el primer calabozo me pegaron, me patearon y un oficial que me maltrataba con una escoba desde lejos me dijo que odiaba a todos los alemanes. Otro policía me insistió que me apurara a quitarme los cordones de las zapatillas, porque sino me ayudaría él, y sacó un navaja del bolsillo para asustarme. También me dijo que si me decían que firmara, tendría que firmar y que las cosas no funcionaban como yo me las imaginaba. Yo durante todo ese proceso actuaba de manera defensiva pidiéndoles que no me lastimaran”.

___________________________

Fuentes: Diario Río Negro - Infonews - Agencia informativa Farco / HoraCero