Luciano Arruga: 10 años de impunidad por no querer robar

Derechos Humanos 31 de enero de 2019 Por
A diez años de su desaparición, en Lomas del Mirador todavía continúa el reclamo por Luciano Arruga. El 31 de enero de 2009, luego de un año de ser perseguido por la Policía (quien seguía insistiendo en reclutarlo para delinquir) fue la última que su mamá lo vio.
Luciano Arruga
Luciano Arruga, el chico que se negó a delinquir para la policía

Este 31 de enero se cumplen diez años de la desaparición del adolescente Luciano Arruga, un episodio que reveló el accionar de la policía liberando zonas y reclutando jóvenes para delinquir. Sucedió en Lomas del Mirador, una localidad bonaerense del Partido de La Matanza.

En el barrio 12 de Octubre, Luciano y su grupo de amigos tenían su esquina favorita en Perú y Arriola, donde durante mucho tiempo supo estar su nombre grabado en el cemento. En 2008 un hombre que se presentó como policía le ofreció al adolescente "trabajar" para él. El trabajo consistía en robar chalets previo a la "liberación" de la zona, una práctica común en el Conurbano bonaerense.

Sin antecedentes penales y menor de edad (presumiblemente más fácil para sacar de la cárcel) Luciano era el candidato ideal para el "trabajo". El policía le aseguró que algunos chicos de la Santos Vega ya lo hacían, y que con eso podía tener su plata. Pero el joven se negó, y allí comenzó el hostigamiento.

En septiembre de ese año, acusado de robar un mp3, Luciano es llevado al destacamento ubicado sobre la calle Indart, donde es salvajemente golpeado. Vanesa, su hermana, y su mamá fueron a buscarlo allí, y escucharon sus gritos.

Luego de ser liberado, el joven contaría a su hermana que el entonces policía bonaerense Julio Diego Torales fue quien le propinó los golpes mientras otros dos oficiales lo sostenían, al tiempo que lo amenazó con llevarlo a la comisaría 8va donde "estaban todos los violadores", y que supo ser durante la última dictadura cívico militar un centro clandestino de detención conocido como "El Sheraton".

El 31 de enero de 2009, luego de un año de ser perseguido por la Policía (quien seguía insistiendo en reclutarlo para delinquir) Luciano fue visto con vida por última vez por su mamá, Mónica Alegre, a quien avisó que se dirigía al cyber, para nunca más regresar.

Desde ese día su familia y amigos iniciaron una búsqueda para dar con el paradero de Luciano, señalando a la policía bonaerense como el principal sospechoso de su desaparición.

El 17 de octubre de 2014, el cuerpo del adolescente fue encontrado en el Cementerio de Chacarita, donde había sido enterrado como NN. La causa indica que falleció el 1 de febrero de 2009, atropellado por un auto cruzando la avenida General Paz, a la altura de Emilio Castro. De ahí fue trasladado al hospital Santojanni, donde murió. Si bien su familia lo buscó allí esa noche, en el centro de salud les informaron que no había nadie con sus características, pues Luciano fue registrado como un masculino de 25 años.

La principal sospecha es que fue arrollado mientras era perseguido por policías de Lomas del Mirador.

A diez años del caso, la causa todavía sigue en etapa de instrucción. 

El último sábado, miles de personas marcharon en Lomas del Mirador bajo el lema “¿Dónde está Luciano Arruga? 10 años de impunidad”. Como suele suceder cada año, no fue el de Luciano el único caso que se visibilizó, y familias de distintos puntos del conurbano bonaerense pidieron dar a conocer sus casos a través de la radio abierta montada para la ocasión.

___________________________________________

Fuentes: Ámbito - Página 12 - La izquierda diario / HoraCero

Te puede interesar