Rodríguez Saá quiere cobrarle a Macri lo que le debe

Nacionales 27 de febrero de 2019 Por
El gobernador de San Luis solicitó una audiencia con el presidente porque quiere establecer forma y tiempos de pago tras el fallo de la Corte Suprema que fijó el monto en $15.000 mil millones. Un fallo que también genera expectativa en el gobernador Miguel Lifschitz.
Saá
El gobernador de San Luis: Alberto Rodríguez Saá

Tras el fallo de la Corte Suprema, que fijó el monto de $15.000 mil millones que Nación deberá pagarle a la provincia de San Luis por la detracción de fondos coparticipables entre 2006 y 2015, el gobernador puntano, Alberto Rodríguez Saá, solicitó formalmente una audiencia al presidente Mauricio Macri para establecer "forma y tiempos de pago".

La decisión, firmada por los jueces Juan Carlos Maqueda, Ricardo Lorenzetti y Horacio Rosatti, los tres integrantes de la Corte a los que se considera "independientes" del gobierno nacional, cayó muy mal en la Casa Rosada, en un año electoral en el que el gobierno se puso como meta un ajuste en el Presupuesto para reducir el déficit fiscal.

Durante una conferencia de prensa en el Salón Blanco de Terrazas del Portezuelo, el mandatario local aseguró que "la provincia necesita contar con un plan de pago de esta deuda para poder planificar". "Queremos tener un plan de pago para que ese dinero no se termine perdiendo en la burocracia", agregó.

"La resolución de la Corte nos alegró enormemente, ya que se trata de un fallo que se dictó hace más de tres años y que ahora las partes tienen 120 días para acordar la forma de pago", destacó, y remarcó que busca "iniciar un procedimiento de diálogo sereno y amable".

Respecto de qué podría pasar si no llegan a un acuerdo en el plazo de los 120 días, advirtió: "Tenemos la posibilidad en septiembre de iniciar la acción judicial ejecutiva para que se efectivice el pago". Sin embargo, recalcó: "No queremos llegar a eso, sino acordar una forma de pago".

Por otra parte, relativizó el importe, al mencionar que no es representativo para las arcas nacionales y aseguró que el pago "no desequilibra los planes del Gobierno en su meta del déficit cero".

"El Presupuesto nacional es de $4 billones, equivalentes a u$s100.000 mil millones, cuando la deuda con San Luis asciende a u$s400 millones de dólares, el 0,4 por mil; si se acomoda algún gasto superfluo, se nos podrá pagar", analizó.

Y recordó que el fallo de la Corte hace referencia que a San Luis "no se le puede oponer el Pacto Fiscal porque no lo firmó". "Hoy resulta un enorme beneficio no haberlo firmado; hoy vemos que ninguna provincia firmante lo pudo cumplir ni mucho menos el Gobierno nacional y que implicaba renunciar a las deudas y sus intereses", veneró la decisión.

Por último, el gobernador que buscará este año su reelección, en medio de una disputa electoral con su hermano Adolfo, anunció que el dinero de la deuda se destinará a obras en la provincia.