Con licencia para picanear

Derechos Humanos 08 de mayo de 2019 Por
El Gobierno autorizó esta semana la utilización de las llamadas pistolas Taser para los miembros de las fuerzas policiales y de seguridad federales, a través de una resolución publicada en el Boletín Oficial. Estas armas pueden generar daños cardiovasculares, cerebrales y en algunos casos hasta provocar la muerte.
TASER
Las pistolas tipo Taser no serían letales

El Gobierno autorizó este martes que las fuerzas de seguridad utilicen las pistolas Taser para reprimir, fue en la misma semana que se conmemora el Día Nacional de la Lucha Contra la Violencia Institucional.

"Las armas electrónicas no letales de tipo Taser se incorporan en el cuidado de la ciudadanía. Hoy se dictó el reglamento de uso. ¡Un paso más contra la delincuencia!", celebró la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, a través de su cuenta de Twitter. En el Boletín Oficial la resolución publicada lleva el número 395/2019.

¿Qué son las pistolas Taser?

Las Táser es una de las marcas de armas que son consideradas como "electrónicas no letales" porque funcionan a través de descargas eléctricas y se consideran un remplazo de las llamadas "letales", es decir, todas aquellas que utilizan balas de plomo. Sin embargo, esto no es tan así.

Este tipo de instrumento dispara dos dardos punzantes de unos 50.000 voltios, que después descienden al llegar al objetivo, pero que genera una descarga eléctrica en todo el cuerpo de la persona durante varios minutos para neutralizarla a través de la inmovilización, como si se trataran de verdaderas "picanas portátiles".

Muchas organizaciones civiles luchan contra la utilización de este tipo de armas mal llamadas "no letales". En primer lugar, porque pueden generar daños cardiovasculares, cerebrales y hasta producir abortos en caso de embarazadas.

En Estados Unidos solamente se registraron “no menos de mil casos de muertos entre 2000 y 2007 por el uso inadecuado de las pistolas”, de acuerdo a un informe del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) que refuta la idea de que sean ”no letales". El propio fabricante advierte también sobre los severos daños que puede llegar a causar este tipo de armas electrónicas. La compañía texana Taser reconoce el peligro que implica su utilización, ya que tuvo un centenar de juicios por la pistola eléctrica que distribuye para fuerzas de seguridad en todo el mundo.

Pero también la calificación de "no letal" , puede conducir a que los integrantes de las fuerzas de seguridad realicen un uso "indiscriminado" de este tipo de pistolas, ya que con el uso de las tradicionales ha habido no pocos casos de "gatillo fácil".

¿Qué dice el reglamento publicado por el Gobierno?

"Los funcionarios de las Fuerzas Policiales y de Seguridad Federales cumplirán en todo momento los deberes que les impone la ley, sirviendo a su comunidad y protegiendo a todas las personas contra actos ilegales, en consonancia con el alto grado de responsabilidad exigido por su profesión, en cumplimiento y en protección de la dignidad humana y los derechos humanos de todas las personas. Sólo podrán usar las armas electrónicas no letales, cuando sea estrictamente necesario en el cumplimiento de sus deberes y en la medida que lo requiera el desempeño de sus tareas", enuncia el primer artículo del reglamento. 

En el 2° artículo, señala que "se hará uso de las armas electrónicas no letales cuando resulten ineficaces otros medios no violentos" y enumera los casos en los que los policías e integrantes de las fuerzas podrán utilizarlas: "a) Para inmovilizar, proceder a la detención o para impedir la fuga de quien manifieste peligro inminente de lesionar a terceras personas o de auto lesionarse; b) Cuando deba ejercerse la legítima defensa propia o de terceras personas; c) Para impedir la comisión de un delito de acción pública."

Además, el reglamento explica cómo deben proceder los miembros de las fuerzas frente a un delito antes de hacer uso efectivo de las pistolas electrónicas. "Ante el necesario empleo de armas electrónicas no letales, deberán identificarse a viva voz advirtiendo su inmediata intervención, salvo que dicha acción pueda suponer un riesgo de lesiones para otras personas, o cuando resultare ello evidentemente inadecuado o inútil, dadas las circunstancias del caso", indica el artículo 4°, con lo que deja buena parte de la voz de alto a consideración del policía.

En ese sentido, considera que existe "peligro inminente" cuando: "a) se desarrollen conductas amenazantes que pongan en peligro la integridad física del agente o de terceras personas; b) Cuando se manifiesten conductas violentas que indiquen la inminencia de un ataque al agente o a terceras personas; c) Cuando el número de los ofensores o la imprevisibilidad de la agresión esgrimida, impida materialmente el debido cumplimiento del deber, o la capacidad para ejercer la defensa propia o de terceras personas."

Por último, el texto oficial plantea que luego de la utilización de estas armas, se deberá "preservar la memoria interna del material utilizado" con la que cuentan estos aparatos para poder "efectuar el pertinente control administrativo."

_______________________________

Fuente: Ministerio de Seguridad - El País Digital - CELS - Amnistía Internacional - Página 12 / HoraCero

Te puede interesar