La Marcha de los Barbijos contra el glifosato

Noticias 05 de junio de 2019 Por
En el Día Mundial del Medio Ambiente, confluyeron varios colectivos ambientalistas a la ciudad de Rosario para poner de manifiesto las enfermedades causadas por el uso de los agrotóxicos. Argentina encabeza el ranking de países en uso de plaguicidas por habitante por año, en la técnica de siembra directa.
MARCHA DE LOS BARBIJOS - HoraCero
La Marcha de los Barbijos como protesta contra los agrotóxicos

La organización ambientalista Paren de Fumigarnos junto a otras organizaciones, hicieron este miércoles una Marcha de los Barbijos para crear conciencia sobre las enfermedades causadas por el uso del glifosato y otros agrotóxicos.

La concentración de manifestantes portando barbijos en sus rostros, se realizó a las 17 en plaza San Martín. Desde ese lugar recorrieron las calles para terminar con un acto en el Parque Nacional a la Bandera de Rosario. Esta acción en la que también participaron sectores universitarios, fue el cierre del primer día del Congreso de Salud Socioambiental, que se extenderá hasta el 7 de junio, y cuyo lema es "Ciencia digna para la salud de la Madre Tierra".

Según datos oficiales del Ministerio de Salud de Santa Fe del año 2015, en el cordón industrial las localidades de Capitán Bermúdez y San Lorenzo tienen mayores índices de casos de cáncer registrados en general. Además de las fumigaciones, en la zona se condensan actividades industriales que producen grandes emanaciones de materiales tóxicos.

Esta problemática que se buscó reflejar a través de una manifestación con alto impacto en la opinión pública abarca 36 ciudades de 4 provincias: Entre Ríos, Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba. Las consecuencias para la salud van desde el incremento de abortos espontáneos, la identificación de diagnósticos de cáncer a edades más tempranas y una prevalencia del hipotiroidismo en las poblaciones que quedaron en el medio de territorios donde se producen transgénicos dependientes de agrotóxicos.

En 2015, la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC) de la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó al glifosato como "probable carcinógeno" humano.

Según Damián Marino, científico del Centro de Investigaciones del Medioambiente (CIM) dependiente de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y Conicet, "en los últimos 10 años entraron más de 1000 millones de litros de glifosato" al país. Cifra que significa 10 litros de plaguicidas por habitante por año.

Desde Paren de Fumigarnos se insta a cambiar este modelo de producción que es dañino para la salud y el ambiente, reemplazándolo por un sistema alternativo como la agroecología: un modo de producir con elementos propios de la naturaleza que permite defender la biodiversidad ambiental.

Greenpeace ha publicado un informe científico mundial que señala los efectos negativos del glifosato, utilizado en varios países para el cultivo de soja transgénica. Es el ingrediente activo en herbicidas comercializados en todo el mundo, incluyendo el conocido como Roundup, elaborado por la empresa multinacional Monsanto. Los herbicidas a base de glifosato son ampliamente utilizados para el control de malezas, pues no son selectivos y eliminan toda la vegetación.

Los organizadores y organizadoras del V Congreso Internacional de Salud Socioambiental y del II Encuentro Intercontinental "Madre Tierra Una Sola Salud" proponen "un diálogo sobre la salud de la Madre Tierra y la interrelación con los seres humanos y las otras formas de vida: animales, plantas, mundo microbiano y ecosistemas, sin los cuales se pone en riesgo la existencia del tejido de la vida".

_____________________________________

Fuentes: Paren de Fumigarnos - Conclusión - La Capital - Greempeace - Radio Cultura / HoraCero

Te puede interesar