Te escribo y te prohíbo que leas

Opinión 10 de junio de 2019 Por
El autor de esta nota de opinión menciona que "la santidad del neoliberalismo consiste en asegurar que ellos son simplemente un enfoque económico para producir el bienestar del ser humano a través de la privatización de las vidas y la libertad de los mercados" y ha creado el homo neoliberal.
hamelin
El flautista de Hamelin

turcoPor Antonio Miguel Yapur*

"El absurdo es que salgas por la mañana a la puerta
y encuentres la botella de leche en el umbral
y te quedes tan tranquilo porque ayer te pasó lo mismo
y mañana te volverá a pasar."
Julio Cortázar

I. Un Arca para pocos

El Olimpo destinado a manejar y organizar la forma de vida neoliberal en el mundo es el Fondo Monetario Internacional, este paraíso tiene a los apóstoles mediáticos que pregonan sus políticas como creencias providentes e infalibles.

Las divinidades de ese Olimpo tienen el apostolado de presionar e intimidar a los países del globo terráqueo que sean de su interés, condicionar a los gobiernos y someter a los pueblos.

¿Esto sucede en todo el mundo?, la respuesta sería sí, pero con algunas aclaraciones, aquellos países que les interesan económicamente son su principal encanto y los que no, son abandonados a su libre miseria y exterminio.

Dos ejemplos claros son: Siria que es bombardeada para quebrar su soberanía económica y su independencia política y tratar de someterla para extraer sus riquezas del subsuelo, y Haití que es lisa y llanamente liberada a un exterminio solitario y cuidando además que nadie pueda ayudarla. Entre medio hay muchos otros ejemplos.

El FMI no tiene como objetivo ayudar sino someter. Para el éxito te necesitan a vos, el homo neoliberal, pues es necesario que les creas y obedezcas. Pero no subís a su arca.

II. La más dulce vida consiste en no saber nada. Sófocles

No solo son hechos sino también son palabras argumentativas. La santidad del neoliberalismo consiste en asegurar que ellos son simplemente un enfoque económico para producir el bienestar del ser humano a través de la privatización de las vidas y la libertad de los mercados.

Con este encuadre asegura que el ser humano y cualquier otro ser viviente del planeta puede ser dueño de su propio bienestar siempre y cuando no obstruya la libertad de los no seres vivientes, los mercados.

El uso de las palabras para el neoliberalismo son necesarias para convencerte que debes apoyarlo, no oponerte él, soportar el sufrimiento que te produce, pues es el principio de un goce futuro.

El neoliberalismo te da la libertad de sufrir el presente y así luego en tu sepelio serás reconocido y recompensado también con sus palabras.

III. Achicar el Estado es agrandar la Nación

Ese es el lema en el que muchos creyeron y creen. Bajo esta consigna se privatizaron las empresas del Estado.

Entonces el petróleo ya no fue mas tuyo, la empresa de teléfono no era ya propiedad de todos, el agua que bebías pasó a ser la dádiva que te proporcionaba un empresario.

Ya no sos un ser social, sos un individuo que produce ganancias. La Nación es solo parte del lema para reforzar tu creencia y ahí nomás.

Pero vos creíste que las empresas estatales eran ineficientes y así fuiste un emprendedor victimario de vos mismo.

IV Sólo hay un bien: El conocimiento. Sólo hay un mal: La ignorancia. Sócrates

El Estado esta privatizado, ya no te pertenece, tu territorio es probable que no sea tuyo y su organización política es la ilusión mediática que consumís, tu pueblo, tu vecino, tu compañero de trabajo ya no existen, sos solo vos y quizás, a veces, tengas en cuenta a tu familia.

El Estado es de los empresarios gerentes, es para ellos, entonces sólo lo necesitan a su medida, bien chiquito. Para qué otro, si vos no estás incluido.

El Estado nunca estuvo ausente. ¡No está presente sólo para vos homo neoliberal!

V. Si tus órganos están sanos, todas las riquezas de un rey no aumentarán tu felicidad. Quinto Horacio

Tu capacidad de admiración aún persiste cuando veneras las mansiones de los ricos y decís, “este sí que la tiene atada” y ahí te quedaste sin poder comprar los ladrillos para hacerle el dormitorio a los chicos.

Pero vos, ¡qué pensaste!, ¿qué es mérito de ellos por “tenerla atada”? Parece entonces que también crees que son unos vivos bárbaros porque tienen medicina y educación privada pagada por sus empresas y otros lujos. Sí, sus empresas, en esas en la que quizás aún trabajás o quizás aún no te despiden.

¿No pensaste que al que tienen atado es a vos?, o te tragás que tu miseria es producto de tu falta de méritos suficientes para poder atarte una vaca.

¿No pensaste que a quién tienen atado es también al Estado?, sí, ese que achicaron, al chiquitito, al que ordeñan solo para ellos. ¡Para qué quieren un Estado más grande!, no lo necesitan!

VI. Alea iacta est (la suerte está echada)

A vos sí te haría falta un Estado grande que te incluya, pero no, no lo tendrás, pues tu educación no es necesaria, tu salud tampoco, para qué ese gasto, si solo te necesitan como cautivo para que les materialices sus bienestares.

Y cuando te enfermás, es mejor tu muerte, pues hay infinidades de homo neoliberales en la cola para reemplazarte.

Y así sí sos la Nación. Ahí la nombran para justificar que sos un inútil, que vivís como un parásito de ellos y si querés “superarte y crecer” te asignan el mérito de ser un emprendedor sin derechos.

Mirá, te cuento algo que quizás no le das importancia, tu vida es miserable por tu propio mérito, no busques explicación, es necesario que estés convencido. Y nunca será diferente porque todo lo que te sucede es un mandato del destino que tenés asignado como homo neoliberal.

VII. Yo hijo de las divinidades

Es también necesario que aceptes las catástrofes, las guerras, las cárceles, las invasiones, son un mandato divino del catecismo neoliberal tal como lo pregonan sus apóstoles mediáticos.

Tú, como homo neoliberal, debes padecer las inundaciones y las sequías como indefectibles sufrimientos que probarán tu convencimiento como fiel.

Creelo, son una continuidad de aquellas plagas del legendario Moisés.

No vayas a creer que el desmonte de los bosques nativos, la siembra directa, los pesticidas, las minas a cielo abierto, son cosas humanas y mucho menos que lo son de divinidades como las “del Campo” o “los Inversores”.

No oses creerlo porque dejás de ser el homo neoliberal que con tanto esmero te crearon y criaron.

VIII. El gobierno de la Fe

Los gobiernos neo-liberales son maravillosos devotos del Mercado, tienen Fe en ellos, en sus arcángeles y sus apóstoles pero también son respetuosos de una divinidad llamada Crisis.

El catecismo neoliberal dice que lo que te sucede es por esta divinidad, La Crisis. Los gobiernos neoliberales sólo deben aceptarla como tal.

Y vos tenés que creer en estas afirmaciones y repetirlas cada día al despertar:

  • El FMI subestimó la Crisis.
  • El gobierno está desorientado ante la Crisis.
  • Por la Crisis aumentan los alimentos.
  • El medioambiente está deteriorado por la Crisis.
  • La Crisis castiga a la gente.
  • Por la Crisis aumentó la atención en los Hospitales Públicos.
  • Ante la Crisis “la gente vive en las calles”.

Por eso los gobiernos neoliberales no tienen responsabilidad ante los hechos que se producen porque esta divinidad es muy poderosa. Creelo que,

Hasta lo inesperado acaba en costumbre
cuando se ha aprendido a soportar.
Julio Cortázar

__________________________________________________

*Ingeniero - Ex Docente Universitario - Escritor / HoraCero



Te puede interesar