La censura no existe, mi amor...

Nacionales 01 de agosto de 2019 Por
El INCAA censuró un documental sobre la explosión en la escuela de Moreno argumentando que "no fue producido por el instituto del cine". Su director Juan Mascaró atribuyó la decisión a que el cortometraje pone sobre la mesa "un tema incómodo como es la desinversión en las escuelas".
Trailer de Escuela Bomba, Dolor y lucha en Moreno

En tiempos de la última dictadura cívico militar, Juan Carlos Baglietto ironizaba sobre la censura de aquel entonces con una canción que decía "La censura no existe, mi amor". A medida que repetía el estribillo iba quitando una palabra, hasta que al final sólo alcanzaba a cantar "La".

Hoy, en tiempos de democracia y Cambiemos, la censura vuelve a instalarse para temas que el Gobierno prefiere esconder bajo la alfombra de la impunidad. Tal vez aquella canción también pueda retratar este momento político: El Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) censuró un documental sobre la explosión en la escuela de Moreno, argumentando que "no fue producido por el instituto del cine". Su director Juan Mascaró atribuyó la decisión a que el cortometraje pone sobre la mesa "un tema incómodo como es la desinversión en las escuelas".

Horas antes de su estreno, la Gerencia de Exhibición del INCAA informó a los realizadores de "Escuela bomba, dolor y lucha en Moreno" que el film no se presentará en el Cine Gaumont, tal y como estaba programado porque “la película no fue producida por el Instituto de Cine”.

El film fue realizado por Juan Mascaró, del grupo DOCA (Documentalistas de Argentina), que en un comunicado cuestionó la decisión: "Este documental pone sobre la mesa un tema incómodo: la desinversión y el desinterés por la escuela pública en la Provincia de Buenos Aires y todo el país, que se cobró las vidas de la docente Sandra Calamano y el auxiliar Rubén Rodríguez en la explosión de la Escuela 49 en Moreno, hace casi un año".

En ese sentido, remarcó: “Seguiremos sosteniendo la difusión de la película como lo veníamos haciendo, a través de instituciones que creen que la educación pública es un derecho a ser reivindicado y exigido, cuya defensa implica, entre otras cuestiones, visibilizar su vulneración a partir de los procesos de abandono y desinversión por parte del Estado”.

Y completó: “La convicción de que somos todos merecedores de condiciones dignas y seguras para aprender y enseñar nos guía en los pasos que estamos y seguiremos dando”.

Ante esta situación, la proyección del documental fue sostenido por DOCA en el día y horario en que debería haber sido estrenada, esto es, el jueves 1 de agosto a las 20 horas.

Como la película fue bajada de las salas, la proyección se realizó en la puerta del Cine Gaumont, Avenida Rivadavia 1635, ante miles de personas.

____________________________________

Fuentes: El País - Página 12 - Noticias Argentinas / HoraCero

Te puede interesar