Cotidianidades que significan

Opinión 05 de agosto de 2019 Por
A través de situaciones de la vida cotidiana vividas por el autor de este artículo de opinión, se enuncia cómo estas anécdotas hablan de una realidad actual en donde la privacidad se confunde con privatización, las profesiones con mercancías y los significados textuales se menosprecian hasta su designificación.
SUJETO NEOLIBERAL - HoraCero
Neoliberalismo y vida cotidiana

turcoPor Antonio Miguel Yapur*

UNA MAÑANA…

Estaba comprando en una dietética de Santa Fe, cuando terminé fui hacia la caja del negocio para pagar y mientras esperaba ser atendido por la cajera que a su vez es la dueña escucho este diálogo entre ella y un señor cuarentón:

–Vos sabés que el viernes fui a tomar un café a un local nuevo en Bulevar, lo abrieron hace poco. Dijo el hombre.

–¡Ah mirá vos!, ¿sobre Bulevar? ¿En qué parte? , preguntó la mujer mientras miraba una lista de precios y cobraba a otra clienta.

-Justo al lado de la heladería, antes de llegar a Candioti, le contestó el señor que se había acomodado a un costado para no obstruir el paso.

La cajera en tono de duda le dice -¿Pero funcionará? Si la heladería que está al lado, también es cafetería y es mucho más antigua y conocida…

–Sí, funciona, seguro que sí, cuando fui estaba lleno de gente y sirven un café muy rico.

-¡Huy qué bueno que en Santa Fe haya un lugar donde tomar un rico café!

–Sí, sí es un rico café, es tan rico como el café que se toma en Europa. Le asegura el señor con mucha contundencia.

-¡Ah, no sabía!, ¿vos estuviste en Europa?

–No..., no estuve, pero lo sé por lo que uno escucha en todos lados de lo que se dice de Europa. Aclara el señor con mucha certeza.

–Ah claro, y sí, seguramente… Contesta la cajera mientras termina de cobrarme la compra.

..........

LA FE PROFESIONAL

Marianela tenía fiebre y tos. Ya hacía más de un día que estaba así, entonces decidió que era conveniente la consulta con un médico.

Habló por teléfono al consultorio del médico, le explicó su estado a la secretaria del mismo y le pidió un turno para hacer la consulta.

La empleada le solicitó su nombre y apellido, Marianela se lo dijo y además le indicó la obra social a la que pertenecía y por la cual haría la consulta. Entonces la secretaria le respondió:

-El doctor recién tiene turno para la semana que viene para la obra social.

-Pero necesito que me atienda hoy, pues estoy con fiebre, le dijo Marianela.

-Para hoy sólo le puedo dar un turno en forma particular.

Accedió al chantaje y le preguntó el importe de la consulta, la empleada le respondió que debía abonar setecientos pesos y en efectivo.

Ofuscada por semejante situación, le dijo:

-Bien, necesitaré que me haga una factura por ese importe, así la presento en la obra social.

-¡Ah!, en ese caso deberá abonar mil pesos…

..........

EL ALIMENTO INNECESARIO

Caminaba por un pasillo del supermercado y mientras comparaba los precios de unos paquetes de galletitas, en la góndola de enfrente, un señor de unos cincuenta años miraba insistentemente un cartel con el precio de la leche en polvo de una marca conocida, de pronto me mira y pregunta asombrado:

-¿Usted puede decirme cuánto dice ahí?

-568 pesos, le respondí.

-¡Ahh...! , me contestó y luego de una pausa meditada agregó: -¡Estos hijos de mil putas creen que con el dólar calmado está todo bien, les importa una mierda si nos cagamos de hambre!

Y mientras el señor siguíó caminando por el pasillo entre las góndolas, se dió vuelta y señalándome con el dedo índice me dijo -¡Tres meses más de este gobierno y nos morimos todos! .

Dejó flotando ese testimonio y siguió caminando con su esposa y el chango vacío.

..........

COPIA FIEL

Un docente distribuyó en el aula una fotocopia para una prueba que les estaba por tomar a sus alumnos. Su fiel texto decía:

“Una embarcación navegaba por el lecho de un río y se detuvo junto a una bolla de señalización que se encontraba a 500 mts de distancia de la próxima bolla. Un señor que se encontraba en la orilla del río formaba un ángulo de 30 grados con la primer bolla y con la segunda un ángulo de 130 grados, a qué distancia del barco se encontraba el señor de la orilla.”

No deseo que resuelvas el problema, pretendo que encuentres la aberración lingüística de un docente.

..........

MI BASURA ES TUYA

Estábamos con Abel tomando un café en el bar de 1º de Mayo y Salta, conversábamos sobre varios temas, somos amigos desde hace tiempo y cada tanto nos encontramos en el centro de la ciudad.

De repente Abel interrumpe la charla y me dice:

-¿Sabés lo que me pasó? ¡No lo puedo creer todavía!

-¿Qué?  le respondo asombrado por la repentina interrupción.

-Anteayer estaba en la vereda de mi casa cortando el césped y vi tirados un montón de escombros.

 -¿Y qué con eso?

-Que los habían tirado contra el tronco del ceibo que está en la vereda de mi casa y encima había cascotes desparramados por todos lados.

-Y bueno, a lo mejor la Municipalidad está tirando escombros para asentar la calle, le agrego como para provocarlo a que me siga contando.

-No, imposible, era una buena cantidad pero se notaba que la habían tirado como basura, me agrega Abel.

-¡Escuchá! me dice, -Resulta que miro en los alrededores y el vecino de enfrente estaba construyendo un tapial. Me quedo observando y en un momento veo que viene un peón de albañil con la carretilla, cruza la calle y vuelca más basura sobre el otro montón.

Y medio sonriéndome le digo -¿y vos qué hiciste?

-Y… me acerco y le pregunto porque volcaba los escombros sobre la vereda de mi casa y el hombre me contesta que eso le había indicado la dueña de casa.

Veía cómo Abel mientras relataba se enfurecía, y le pregunto, -¿Y entonces...?

-Crucé la calle, y me acerqué al portón de entrada de los vecinos y golpee la mano para llamarlos y se asomó la dueña de casa, me saludó, la saludé y le pregunté por qué ella tiraba los escombros sobre mi vereda y me contestó: "¡Ah!, porque pensé que es un espacio público".

Le pregunté -¿Y la vereda de su casa no lo es?

-¡Ah, no!, esa vereda es la mía... Me responde con expresión de ingenua

LA CONCIENCIA DEL NO PENSAMIENTO

Cotidianidades que hablan de la transformación de las conductas humanas en tiempos del neoliberalismo.

La privacidad se confunde con privatización, las profesiones con mercancías, los significados textuales se menosprecian hasta su designificación. Los engaños se transforman en valores de verdad. Los alimentos en inversiones financieras.

Los seres vivientes en objetos

Es un proceso programado del cual muchos humanos no lo registran como cambios en sus relaciones con otros humanos.

En este cambio de época las transformaciones pasaron esencialmente por las emociones y los deseos mientras el resultado real y concreto fue la acumulación de las riquezas hacia solo un 3 por ciento de la población humana.

Quizás puedas asombrarte y decir “cómo puede ser que no me dí cuenta”

Y quizás porque tus deseos los depositaste en el nuevo celular, en endeudarte para el auto de alta gama o simplemente en consumir sin darte cuenta, una “golosina con sabor a durazno” por “mermelada” de fruta cuando la compraste en el supermercado como una oferta inigualable.

Cambio de época…

Los humanos que sobran en el planeta pueden ser desechados y muchos otros humanos lo consensúan porque creen que es condición de su subsistencia.

Ese tres por ciento empresarial y rico del mundo, tiene como biblia el Ensayo sobre el principio de la población de Thomas Malthus, ese “benemérito” clérigo anglicano de fines del siglo XVII y principio del XIX y vos sos el vehículo sino te das cuenta…

_____________________________

*Ingeniero - Ex Docente Universitario - Escritor / HoraCero

Te puede interesar