Macri cerró la campaña a los gritos

Nacionales 06 de agosto de 2019 Por
El Presidente de la Nación cerró la campaña en la Ciudad de Buenos Aires gritando anécdotas y pidiendo perdón en inglés por haber dicho "carajo", una palabra que sólo en España significa pene, pero que en los demás países denota una exclamación vinculada con el enojo y la ira.
MACRI - HoraCero
Macri sobreactuando en el acto de cierre

El presidente Mauricio Macri cerró su campaña en la Ciudad de Buenos Aires con un acto en el microestadio de Ferrocarril Oeste antes de las PASO de este domingo, acompañado por María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta y otros dirigentes de Juntos por el Cambio, donde se mostró con una euforia sobreactuada y a los gritos.

Tras las palabras de la gobernadora bonaerense y del jefe de Gobierno porteño, Macri tomó el micrófono y recordó los inicios de su gestión en la Ciudad en 2007. "Fueron ocho años de desafíos, de hacer, de aprender. Cuando empezamos nos llamábamos 'Compromiso para el Cambio'. Cambio era ya nuestra obsesión", mintió frente a un público adicto.

Entre otras cosas, mencionó el entubamiento del arroyo Maldonado y contó un supuesto diálogo con un periodista en un tono exultante. "Me dijo 'el año que viene se va a inundar', y le dije 'el año que viene la obra va a estar empezando, entonces dentro de uno se va a volver a inundar, dentro de dos también, dentro de tres también y dentro de cuatro ¡no se inunda más, no se inunda más, carajo!'", dijo, con unos gritos que ya tuvieron una gran repercusión. Después pidió "sorry por el carajo".

En otro tramo, pidió a sus seguidores "convencer" al votante "que está enojado". "Pídanle perdón en nombre mío, llevó más tiempo que el que soñábamos, pero eso no invalida la dirección de lo que estamos haciendo, eso no invalida la intencionalidad", volvió a mentir. 

Y nuevamente solicitó a pedir que participen de las PASO del próximo domingo, ya que sus simpatizantes no son muy proclives de la participación ciudadana.

Como si todo esto fuera poco, el Presidente hizo el famoso "Topo Gigio", que el propio Juan Román Riquelme le hizo a él en 2001 cuando era presidente de Boca, cuando los funcionarios y militantes de Juntos por el Cambio gritaban el "Sí, se puede". 

Te puede interesar