El genocida Miguel Etchecolatz volvió a la cárcel

Noticias 18 de marzo de 2018 Por
La medida se hizo efectiva luego de que el viernes la Justicia le recovara el beneficio del arresto domiciliario al represor, que fue condenado en seis oportunidades por crímenes de lesa humanidad.
Etchecolatz - HoraCero
El genocida Miguel Etchecolatz volvió al penal de Ezeiza

El genocida Miguel Etchecolatz fue trasladado este sábado al Complejo Penitenciario Federal de Ezeiza luego de que la Justicia revocara el beneficio de la prisión domiciliaria al que había accedido en diciembre pasado.

Bajo un fuerte operativo de seguridad a cargo del Servicio Penitenciario Federal, el genocida que ocupó el cargo de director de Investigaciones de la Policía de la Provincia de Buenos Aires abandonó su casa del barrio Bosque Peralta Ramos, en la ciudad de Mar del Plata.

De esta manera, se efectivizó la decisión de la Cámara Federal de Casación Penal que había revocado la prisión domiciliaria del represor condenado a prisión perpetua por varios delitos de lesa humanidad.

La Sala IV del Tribunal había revocado lo decidido a fines de diciembre pasado por los jueces José Martínez Sobrino, Julio Panelo y Fernando Canero, del Tribunal Oral Federal 6, quienes tuvieron en cuenta los 88 años de Etchecolatz y su estado de salud para otorgarle el beneficio.

Los magistrados de Casación justificaron su decisión en el presunto hecho de que "el estado de salud de Etchecolatz no le impide permanecer alojado en un establecimiento penitenciario recibiendo la atención y los controles médicos adecuados", y cumplir con sus cinco condenas a perpetua.

Luego de que el represor arribara a la ciudad de Mar del Plata, vecinos de la zona y organizaciones de derechos humanos habían realizado varias protestas para repudiar la prisión domiciliaria y reclamar que cumpla su condena en cárcel común. Ayer, cuando fue trasladado también recibió insultos de vecinos y militantes de derechos humanos.

Etchecolatz fue la mano derecha del general Ramón Camps en crímenes de lesa humanidad en el llamado Circuito Camps y en casos emblemáticos del terrorismo de estado, como la Noche de los Lápices.

Actualmente, el genocida de 88 años, que había violado un arresto domiciliario en 2006, cuando su primera condena, es investigado por los crímenes ocurridos en la comisaría de Monte Grande y en Puente 12.

Te puede interesar