Decime: ¿y a quién le interesa mis datos?

Noticias 20 de marzo de 2018 Por
A propósito del “escándalo” mundial por el uso político de los datos de Facebook, en este artículo se menciona la cantidad de información personal que brindamos sin darnos cuenta.
ESCÁNDALO INFORMÁTICO - HoraCero
Escándalo mundial por la utilización política de los datos de Facebook

Algunos de nosotros que estamos en el mundillo de la informática solemos advertir a amigos y conocidos que no compartan información privada en las redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram.

Luego de nuestro consejo y como ejemplo del escepticismo con que reciben nuestra admonición suelen preguntar:

-Decime ¿y a quién le interesa mis datos? ¡Soy un don nadie!

Con tal argumento siguen publicando fotos de sus vacaciones, salidas con sus amigos, fotos de sus hijos, de sus mascotas. Todo aquello que ellos creen que le interesa sólo a su círculo de amigos y conocidos.

Luego se asombran cuando Facebook les sugiere una publicación de todo el año, donde están sus fotos más relevantes, cumpleaños, festejos, con los hijos o los nietos o los sobrinos.

Estos resúmenes anuales que nos ofrece Facebook es un ejemplo perfecto del uso del “Big Data”.

Un informe de McKinsey & Co dice que por 2009, las compañías con más de mil empleados tenían más de 200 terabytes de datos de la vida de sus clientes acumulados. Considere agregar esa sorprendente cantidad de información almacenada al rápido crecimiento de los datos proporcionados a las plataformas de redes sociales desde entonces. Hay miles de millones de tweets, miles de millones de "me gusta" en Facebook y otros sitios de redes sociales como Snapchat, Instagram y Pinterest que se agregan a este diluvio de datos de redes..

Las redes sociales aceleran la innovación, generan ahorros en los costos y fortalecen las marcas a través de la colaboración masiva. En todas las industrias, las empresas están utilizando plataformas de medios sociales para comercializar e impulsar sus servicios y productos, junto con monitorear lo que la audiencia dice sobre su marca.

Además de Google, Facebook es quizás la única compañía que posee una altísima y detallada información de cada cliente. Cuantos más usuarios usen Facebook, más información acumularán de cada uno de ellos. Facebook no sólo invierte muy fuerte en su capacidad para recopilar, almacenar y analizar datos, sino en formas de determinar el comportamiento del usuario a partir de esta ingente cantidad de información.

Estos son algunos ejemplos:

  • Seguimiento de cookies: Facebook hace un seguimiento de sus usuarios en la web mediante el uso de cookies . Si un usuario inicia sesión en Facebook y navega simultáneamente por otros sitios web, Facebook puede rastrear los sitios que está visitando.
  • Reconocimiento facial: Una de las últimas inversiones de Facebook ha sido en reconocimiento facial y capacidades de procesamiento de imágenes. Facebook puede rastrear a sus usuarios a través de Internet y otros perfiles de Facebook con los datos de imagen proporcionados a través del intercambio de usuarios.
  • Sugerencias de etiquetamiento: Facebook sugiere a quién etiquetar en las fotos de los usuarios a través del procesamiento de imágenes y el reconocimiento facial.
  • Análisis de los "me gusta": Un estudio reciente realizado demostró que es viable predecir datos con precisión en una gama de atributos personales que son altamente sensibles sólo mediante el análisis de los "me gusta" del Facebook de un usuario. El trabajo realizado por investigadores de la Universidad de Cambridge y Microsoft Research muestra cómo los patrones de Facebook "me gusta" pueden predecir con precisión tu orientación sexual, satisfacción con la vida, inteligencia, estabilidad emocional, religión, uso de alcohol y drogas, estado civil, edad, sexo, raza y puntos de vista políticos, entre muchos otros.

¿Queda alguna duda de cómo se puede utilizar esta información que damos voluntariamente para administrar por ejemplo, elecciones nacionales?

Esta posibilidad se hizo patente con el escándalo de la consultora Cambridge Analytica, la cual utilizó de manera ilegal los datos de 50 millones de usuarios de Facebook para influir en las elecciones de Nigeria, Kenya, la República Checa, India y Argentina, además del Brexit y en la campaña de Donald Trump.

Segmentando el público según sus preferencias, se utilizan “fake news”, o sea noticias falsas, las cuales está demostrado que se dispersan más rápido que las noticias reales porque impactan sobre los prejuicios y creencias irracionales del público.

En el caso de Cambridge Analytica además utilizan otros recursos como el de contratar modelos ucranianas porque “son muy hermosas”, e influir por todos los medios sobre el electorado.

De modo que cuando te preguntés: “¿Y a quién le interesa mis datos?” ya lo sabés: a quienes quieren manipularte para que compres o votes de acuerdo a intereses que no son los suyos.

Te puede interesar