Una semana non sancta en la frontera entre Gaza e Israel

Internacionales 31 de marzo de 2018 Por
Al menos dieciséis palestinos han muerto este viernes y más de 2.000 han resultado heridos, según el Ministerio de Sanidad palestino, en la protesta denominada Gran Marcha del Retorno, convocada por Hamas.
gaza2-655x368
Dieciséis palestinos han muerto este viernes y más de 2.000 resultaron heridos

Sin eufemismos, el Ejército israelí asegura haber bombardeado con aviones y tanques tres posiciones de Hamas en la Franja de Gaza, por lo que la cifra de víctimas podría aumentar. Israel alega que la actuación es la respuesta al ataque de dos palestinos contra los soldados israelíes en la valla de seguridad que separa Gaza de Israel, informó el Ejército.

Una portavoz del Ejército israelí dijo que dos sospechosos “se acercaron a la valla de seguridad y dispararon contra tropas del Ejército. Como respuesta, éstas respondieron, siguiendo el protocolo militar, tanto contra los terroristas como contra tres posiciones cercanas de Hamas”.

El comunicado del Ejército señaló que “este grave incidente prueba que las organizaciones terroristas de la franja de Gaza utilizan estas manifestaciones violentas para camuflar ataques terroristas”. Sin embargo, también informó que no se han reportado víctimas ni daños del lado israelí, algo que no parece estar de acuerdo con el argumento esgrimido.

En un día en el que los palestinos iban a celebrar el Día de la Tierra y su Gran Marcha del Retorno ha dejado un saldo de 16 muertos y más de 2.000 heridos.

Los organizadores de la marcha habían señalado que sería pacífica, Ahmed Abu Rteima, portavoz de la organización del evento por parte de Hamas, aseguró que “la Marcha del Retorno es completamente una procesión pacífica, de derechos humanos, que exige el cumplimiento del derecho al retorno”.

La ONU expresó este viernes su temor a que la situación en Gaza continúe deteriorándose en los próximos días y pidió a Israel que sólo utilice la “fuerza letal” como último recurso.

Así lo expresó uno de los responsables políticos de la ONU, Tayé-Brook Zerihoun, en una reunión de urgencia convocada por el Consejo de Seguridad.

El gobierno israelí parece no escuchar.