Charla sobre el Juicio de Coronda en Festram

Ciudad 05 de abril de 2018 Por
Con la presencia de ex presos políticos, se realizó en el Complejo de FESTRAM Santa Fe una exposición sobre el juicio oral y público que se desarrolla en nuestra ciudad por delitos de lesa humanidad.
CORONDA - HoraCero
El penal de Coronda, durante la dictadura fue un centro de tortura y muertes

Se llevóa cabo en FESTRAM, Av. Freyre 1635, una charla expositiva a cargo de ex presos políticos de la Agrupación El Colectivo, referida al juicio que se prosigue en Santa Fe sobre delitos de Lesa Humanidad ocurridos hace cuarenta años en la cárcel de Coronda.

El 14 de diciembre del año pasado, comenzó este juicio en donde los acusados fueron comandantes de Gendarmería y directores de la cárcel de Coronda durante la última dictadura cívico militar. Un juicio que demoró cuatro décadas y tiene como querellante a la Asociación Civil El Periscopio, integrada por presos políticos que pasaron por ese penal a partir del golpe del ’76.

HoraCero habló con dos personas que estuvieron detenidas en el penal, Froilán Aguirre y Luis Larpín.

¿Cuál es la importancia, luego de tantos años de llegar a este juicio?

Froilán Aguirre: Desde el regreso a la Democracia, allá por 1984, quienes fuimos presos políticos denunciamos los vejámenes a los que fuimos sometidos en la cárcel de Coronda, pensando que algún día no sólo se supiera la verdad de lo que pasó con nosotros, también para que se hiciera justicia.

Luis Larpín: Los hechos que se juzgan hoy se remontan al período comprendido entre 1976 y 1979, ya que en ese lapso esta cárcel que era para presos comunes se convirtió en un centro de concentración de presos políticos, practicándose la destrucción psicológica y física de quienes éramos llevados a ese lugar.

¿Por qué en la causa se juzga a Comandantes de Gendarmería?

Luis Larpín: Porque a partir del golpe, la fuerza de seguridad que se hizo cargo del penal fue Gendarmería Nacional. Los acusados son los Comandantes Adolfo Kushidonchi y Juan Ángel Domínguez, quienes dirigieron el penal en ese entonces.

Froilán Aguirre: Yo fui secuestrado siendo menor de edad, tenía 17 años, esperaron que cumpliera los 18 para llevarme a la cárcel como preso legal. La cárcel de Coronda era para nosotros, como presos políticos, parte de un plan fríamente elaborado por los militares, un laboratorio de prueba de los más diversos métodos de destrucción física, psíquica y moral a la que se pudiera someter a una persona.

¿Se registraron muertes durante ése período?

Luis Larpín: El régimen carcelario de tortura diaria que soportamos los presos políticos llevó a la muerte, en el mismo penal, de los compañeros Juan Carlos Voisard, Raúl Manuel San Martín y Luis Alberto Hormaeche.

Froilán Aguirre: El inicio mismo de este juicio oral ya fue una victoria de la memoria colectiva y de justicia para esos compañeros. Durante mucho tiempo dudamos que se pudiera concretar este proceso, ya que si bien las primeras declaraciones de algunos de los ex - detenidos, denunciando el régimen de terror carcelario se dio al comienzo de la democracia, las leyes de la impunidad luego frenaron todo.

(Luis Larpín) –Hubo otro caso que ocurrió en la cárcel, el de Daniel Gorosito que estando detenido en el penal es secuestrado del mismo en septiembre del 76, para ser asesinado en Rosario. Un caso que fue juzgado en otra causa, pero que ocurrió bajo las directivas de los Gendarmes que eran dueños de la vida y de la muerte de todos nosotros. Nos decían “de aquí saldrán muertos o locos”.

¿En este contexto político actual, cómo valoran el hecho de que sean miembros de Gendarmería Nacional los acusados?

Froilán Aguirre: Demás está decir que en esta coyuntura actual en la cual estamos reclamando que se juzgue la responsabilidad de Gendarmería Nacional en las muertes de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel, este juicio que comienza luego de cuarenta años en el que también están acusados miembros de esa fuerza tiene una carga simbólica muy fuerte.

Luis Larpín: No podemos dejar de pensar que en medio de las políticas de retroceso a nivel nacional en materia de Derechos Humanos, cada juicio es una batalla más en contra de aquellos que quieren impunidad.

Te puede interesar