Las críticas de Amnistía Internacional que el Gobierno ocultó

Nacionales 13 de abril de 2018 Por
Durante la reunión con Macri, la organización hizo planteos sobre la represión a la protesta social y la libertad de expresión, que las dependencias oficiales omitieron en sus comunicados. El secretario general criticó "los arrestos arbitrarios y la estigmatización de líderes sociales".
AMNISITÍA
Salil Shetty y Mariela Belski de Amnistía Internacional

Aunque el Gobierno emitió un comunicado sobre el encuentro que tuvo con Amnistía Internacional, en el mismo sólo destacó las coincidencias por el tema Venezuela y el debate la legalización del aborto en el Congreso. Escondió otros temas en los que la organización cuestiona duramente las políticas represivas a opositores.

En su reunión con el presidente Mauricio Macri y algunos de sus colaboradores, los representantes de Amnistía Internacional y de su sede argentina le hicieron al Gobierno una serie de planteos sobre la situación de los derechos humanos en el país, que las dependencias oficiales omitieron de los comunicados públicos.

El secretario general de Amnistía, Salil Shetty, alertó sobre la creciente represión a la protesta social y los "arrestos arbitrarios", las violaciones a la libertad de expresión y la responsabilidad del Gobierno en la "estigmatización de líderes sociales".

Durante una conferencia de prensa que la organización llevó a cabo, Shetty agradeció la "generosidad" de la Argentina hacia los inmigrantes venezolanos y consideró que la discusión sobre la interrupción voluntaria del embarazo es "un paso muy importante" que el país, al que destacó como líder en materia de ampliación de derechos, debió haber dado "muchos años antes".

Sin embargo, el secretario general también alertó sobre el "crecimiento de la protesta social" y las "respuestas desproporcionadas de las fuerzas de seguridad" y señaló que para Macri y sus colaboradores "fueron razonables". "Argentina debe tener un protocolo basado en estándares internacionales", afirmó, aunque aclaró que "no hay un manual, no es un trabajo fácil y requiere mucho entrenamiento" a los integrantes de las fuerzas.

Por otra parte, advirtió que hay una "estigmatización de los líderes sociales, que son deslegitimados", en especial a través de las redes sociales, que "se usan para atacar a los líderes, en especial a las mujeres", cuando manifiestan sus críticas al Gobierno nacional. "Hay un patrón: si los líderes son críticos, hay un ejército de trolls que los ataca", señaló, y remarcó que en ese sentido el jefe de Gabinete, Marcos Peña, sostuvo que "no se restringe a un lado u otro" del espectro político y que Twitter es una "red social de ataque". 

"Para nosotros no hay equivalencia entre los dos. La obligación del Gobierno es proteger la libertad de expresión, es una responsabilidad que los gobiernos asumen", subrayó Shetty, y agregó: "Hay una erosión del derecho a protestar y ataques a líderes, eso no puede pasar en una sociedad democrática".

Sobre este punto, la directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina, Mariela Belski, señaló que el informe sobre Twitter presentado por la organización "puso un tema de derechos humanos nuevo en la agenda" y reveló que la red social "se usa para deslegitimar a defensores de los derechos humanos". En ese sentido, dijo que cualquier persona puede opinar y manifestar su crítica sobre otra, "pero cuando esto es hecho por máquinas, algo hay que hacer". "En eso el Gobierno no estaba de acuerdo", remarcó.